jueves, 17 de octubre de 2013

ternera en crema de hongos

Se llama carne de ternera a la carne de las vacas que se han criado por lo menos seis meses de edad hasta el momento de sacrificio. La carne de vacuno es un alimento completo y esencial para una dieta sana y equilibrada, destacando por su elevado contenido proteico, de vitaminas y minerales.
Esta carne varía de un color rosa claro a un rojo suave, de aspecto magro, de consistencia firme, ligeramente húmedo y brillante, con grasa de color blanco nacarado bien distribuida, dando una textura suave, con intenso y agradable sabor, jugosidad y suculencia, que como resultado uno de las mejores sensaciones para quienes disfrutamos de la carne.

Puede prepararse de diferentes formas, fileteada, en salsas de tomate, salsa blanca, con papas y/o verduras. El añadir vino o brandy en su preparación hace que tome extraordinarios sabores. Coincidí en tener en casa unos filetes de ternera adobados, cuando decidí preparar también la crema de hongos (champiñones).

Así que integré ambas recetas para presentar en un solo plato. Una experiencia que repetiré muy a menudo. Como para esos días en que “vienen visitas”. Puede usarse la carne en filetes o trocitos, 500 gramos. Se hace un adobo con ajo majado, tomillo fresco suelto de sus ramilletes, orégano seco molido, pizca de sal y salsa tipo inglesa. Puede adobarse desde la víspera, para que se tomen los sabores, pero si es importante que guarde reposo al menos 1 hora.
Llegado el momento, en un sartén con el mínimo de aceite, se añade la carne sellando parejo, se adiciona ½ taza de caldo de verduras y ½ taza de vino blanco. No lo tape. Deje que el alcohol se evapore y que la carne absorba el líquido, cuide que no se seque. Aparte, reserve tapado.

Como acompañamientos usé coles de brusela, que se cocinan partidos en mitades, en agua hirviendo con poquita sal. Se dejan hasta suavizar y se escurren. Los hongos se cristalizan en una sartén con aceite, tomillo y ajo picado.
La crema de hongos (ver receta) para los efectos de servir la carne se deja espesa, sin añadir leche extra. Se sirve acompañada de arroz blanco o bien una ensalada. Se monta sirviendo una cucharada de la crema, encima la carne, coles y hongos. 

3 comentarios:

Vanessa Carvajal dijo...

Esto es, de lo que se come los domingos en el cielo. Una preparación, para complacer el paladar del más exigente de los comensales, la carne de ternera es muy rica en sabor y textura, seguro que el vino le aporta un sabor inmejorable.

Márcia Rocha dijo...

Huuuuuuuuuummmmmmmmm!!!!!
Sempre que dou uma espiadinha em seu blog, fico com “água na boca” com todas as delicias que vejo :0)
Beijos Márcia (Rio de Janeiro - Brasil).
 
http://decolherpracolher.blogspot.com

Luis González dijo...

Vanessa, sin duda es una receta para lucirse celestialmente, en presentación y sabor. Estoy seguro también desfilará sobre el mejor de tus manteles!

Márcia. É bom ter você visita e obrigado por seus comentários pensativo