viernes, 16 de agosto de 2013

arreglado, pasteles arreglados

Entre lo curioso y simpático que en un mismo idioma se conozcan las cosas por diferente nombre. Y en la cocina los ingredientes, alimentos y recetas son el mejor ejemplo. El “pastel” en muchos lugares se refiere a esa obra que usamos para celebrar los cumpleaños. Torta le dicen en otros lados y en Costa Rica será nuestro “queque”.  Por eso cuando se busca en la red pastel arreglado, verá datos de estos queques “decorados”.

En nuestro país, “pastel” va más referido a los bocadillos de repostería, elaborados con diferentes tipos de pastas, hojaldre, quebrada o filo. Y se hacen pastel con diferentes rellenos, dulces y salados.  En una entrada anterior les había presentado nuestros “PASTELES DE VIENTO” que se hacen rellenos de picadillo de papa y son muy gustados y tienen alguna semejanza con los pasteles de carne. 

La oferta de pasteles, pastelitos, se da más en las panaderías, en los servicios de comida en fiesta, reuniones (catering services), no es un asunto tan hogareño o casero, dado que requiere de un proceso de amasar en formar trabajosa para conseguir ese aspecto laminado especial. O bien se logra conseguir en los supermercados las pastas congeladas y frescas listas para usarse.
Otro dato interesante, es que en Costa Rica los pasteles de carne, serán entonces estos bocadillos de pasta rellenos con carne molida y la información que se obtiene de la red por “pastel de carne” le va a remitir a recetas que son elaborados de pura carne, en forma de rollos, arrollados, tipo albondigón o cocinados en capas con rellenos, muy de corte europeo. Así que creo que esta es la primera vez que saldrá un “pastel de carne arreglado” a la Tica, al estilo Costarricense.

Debe entenderse al menos que la pasta de hojaldre se elabora con masa de harina, agua y sal, se le añade bastante mantequilla o manteca vegetal en pasta, margarina o aceite. Se trabaja en forma de golpes, doblando y amasando, con el fin de que la misma grasa al momento de hornear las separe en láminas, tal como la disfrutamos visualmente. El hojaldre es especial en cuanto a que su sabor lo hace conveniente para recetas dulces y saladas. La pasta filo (philo) es más moldeable. Es decir, se presta más para elaborar figuras, es más fina y queda más crujiente al hornear e incluso se puede freír, como los rollitos primavera. En resumidas cuentas, es más fácil ir a comprar la pasta al super.
Si quiere hacer sus propios pasteles de carne en casa, tenga ya lista la carne molida, cocinada con todos los “olores” que quiera, especias, hierbas y condimento. Estire las láminas de hojaldre y  recorte forma de discos (círculos), ponga una cucharada de la carne en una base y tape con otro disco para formar el pastel, selle los contornos con un poco de agua y presione alrededor. Pinte con huevo batido cada uno y lleve al horno por 30 minutos a 180° hasta que doren. 

Aquí les quiero contar, que es muy típico en Costa Rica, ir a las sodas (pequeños restaurantes) o los mercados y pedir un “arreglado” o bien un pastel arreglado. Simplemente será tomar un pastel ya hecho, abrirlo al centro, ponerle más ingredientes, salsas y poner entre “prensas” para que se caliente la pasta y listo. Incluso, vas a escuchar: “lo quiere con todo?” sí!.. con todo lo que le puedan poner! 
Los pasteles se hacen rellenos de pollo, de palmito y de carne que son los más gustados y tradicionales para hacer “arreglados”. Abra cada pastel a la mitad y pase una capa de frijoles molidos. Lo más común es poner láminas de mano de piedra (que también la venden en el super ya lista, tajadeada – o cocine en su casa la carne, pero le va a salir más caro y dura mucho más). Bien arregladitos se le puede poner 2 láminas a cada pastel.
Se le pone 1 hoja de lechuga, rodaja de tomate fresco  y un poco de salsa de tomate, mayonesa, mostaza y salsa inglesa. Le puede añadir queso amarillo o algún ingrediente a su gusto. Se tapa de nuevo y aunque así está listo para comer, a muchos les gusta llevarlos a la “prensa” para calentar la pasta. El microondas no sirve, pues cambiará la textura del pastel. La otra opción sería tener los pasteles en el horno convencional, con calor suficiente apenas antes de arreglar. Espero que esta entrada les sirva a los Ticos para ahondar un poquito entre lo que disfrutamos y a los extranjeros que en algún momento estén de visita en nuestro terruño y puedan salir a comer “arreglados”! 

2 comentarios:

Pilar dijo...

Es buena verdad que en cada lugar tenemos nuestros modismos para denominar a las mismas cosas. Yo nun ca había oído hablar de queques ni de pies hasta que empece en el mundo de los blogs. Aquí creo que a lo que tu has hecho le llamaríamos empanadilla si es pequeño y empanada si es grande. Las taras suelen ser dulces y los pasteles dulces o salados. Viendo tu receta me han entrado ganas de hacerla yo, y no te digo que no la prepare mañana. Un beso

Vanessa Carvajal dijo...

Muy bonita entrada…… Ah y por favor el mío con todo.