viernes, 19 de julio de 2013

sabrosera

En la Provincia de Guanacaste, al norte de Costa Rica, se encierra una de las mayores riquezas de platillos que destacan la gastronomía nacional. Si bien es cierto, cada provincia tiene su sello característico, esta zona tiene un sabor muy especial. Quizá por el empeño en recetas artesanales, la manipulación manual de sus masas, el cocimiento en hornos de barro y el exótico clima.

Mucho destaca en la repostería salada, los bizcochitos de maíz, tanelas y rosquillas. Pero entre los dulces está la “Sabrosera”. Este es un pan auténtico de la Zona de Cañas, que se rellena con un dulce atol, receta de tradición y herencia familiar.

Cuando uno viaja a Guanacaste, pues se satisface de probar estas delicias. Recién este año, se abrió un local en Heredia llamado LECHE DORMIDA TO GO, donde ofrecen batidos, leche dormida, repostería todos los días de la semana. Y los sábados tienen un completo menú Guanacasteco. En su página de Facebook pueden ver el menú e información. Las fotografías que acompañan esta entrada son de este local, para que visualicen el producto y se antojen. Están ubicados Del Costado Este del nuevo Hospital de Heredia 225 metros Norte. Cabe indicar aquí, que el nombre "Leche Dormida" corresponde a un batido regional, receta secreta y que solo se vendía en Cañas. Ahora también puede disfrutar en este local todos los días. Pueden leer esta ENTRADA que hice previamente sobre la misma. 
Ahora bien, si se anima a prepararlo en casa, aquí les comparto esta receta. Requiere para la masa 1 tapa de Dulce (panela), 2 barras de mantequilla (110gr c/u), 5 huevos, 1 kilo de harina de trigo, 2 cucharadas de Royal (polvo de hornear), 1 cucharadita de Bicarbonato.

Se derrite la tapa de dulce en dos tazas de agua, para formar una miel espesa. Se deja enfriar y se agrega el bicarbonato, después el royal, revolviendo constantemente. Después se añaden los huevos, la mantequilla suavizada (no derretida) y de último la harina. Debe revolverse en todo momento, si bien puede usar una paleta de madera al inicio, luego puede usar sus manos, para obtener una masa de una textura manejable, es decir que no esté muy húmeda y que se desprenda fácil de las manos.
Para hacer el atol de relleno se ocupa 3 tazas de leche, 1 taza de azúcar, 4 cucharadas de Maicena (fécula de maíz), 1 cucharadita de esencia de vainilla, canela al gusto. Primero se pone a hervir la leche con la canela y el azúcar. Cuando hierve se quita del fuego y se le agrega la maicena diluida en media taza de agua y un punto de sal. Se revuelve bien y se pone nuevamente al fuego medio, revolviendo hasta que hierva y se espese. Se aparta finalmente del calor, se le agrega la vainilla y se deja enfriar.

Con ambos ingredientes preparados,  de la masa se parten trozos y se estiran con un bolillo de madera, para formar tortas gruesas y ovaladas o rectangulares. Forme al tamaño de su agrado, pero no muy  grandes para que sea más fácil manipular y cocinar. En el centro de cada uno se extiende un poco de atol y se cierra juntando los extremos de la pasta formando una tira.
Se colocan en una bandeja. Se les aplica suavemente un poco de clara de huevo y se baña con un poquito de azúcar.  Se llevan al horno de barro (es lo que originalmente aplica) por 20 minutos. O bien use horno eléctrico por el mismo tiempo a 160°C.  Una vez horneados  se dejan  y se parte en rodajas gruesas para servir.

3 comentarios:

Márcia Rocha dijo...

Seu Blog é uma TENTAÇÃO... Huuuuuuummmmmm!!!
Tenha um Bom Fim de Semana :0)
Beijos Márcia (Rio de Janeiro - Brasil)

http://decolherpracolher.blogspot.com

Vanessa Carvajal dijo...

Hoy aprendí algo más, nunca antes había escuchado de la “leche dormida” y la “sabrosera”. Las dos recetas se leen, se ven y han de saber a gloria.

Pilar dijo...

Que delicioso debe estar ese plato y que nombre más bonito, gracias a tu blog voy conociendo más tu bonito país. Un abrazo y buen fin de semana