miércoles, 29 de mayo de 2019

mimbro


El mimbro (Averrhoa bilimbi ), es un simpático fruto que nace de un corto árbol (5 a 10 metros de altura) y se genera del tronco mismo. No de las ramas como la gran mayoría.

Su color es verde y tiene familiaridad con la carambola. Se le conoce también como bilimbina, calamias, bilimbi, pepino de indias, grosella china o vinagrillo. Su alta acidez es lo que le caracteriza. De los más tiernos a estar maduros, lo diferencia un poco el tono amarillento del color, conforme madura, así como la acuosidad y sabor.



Lo típico es comerlo con sal. Bien puede licuarse y prepararlo con jugo de limón como un refresco natural. Hay quienes lo mezclan con cebolla, chile dulce y jugo de limón para acompañar carnes. Una opción que resulta bastante bien es incluirlo en chileras (ver receta). El aporte de su sabor e imagen la acentúa perfecto.


lunes, 27 de mayo de 2019

garbanzos con salchichón



De las recetas prácticas, cuando el hambre aprieta y el tiempo corre. Se puede hacer una combinación de productos enlatados, como los garbanzos, salsa de tomate y embutidos.

Pero con un poquito más de tiempo se puede dar más sabor a la misma receta. En una olla con una cucharada de aceite, se cristaliza una cebolla, un chile dulce y 1 ajo. Luego se añaden dos tomates rallados. Se condimenta con 1/2 cucharadita de sal y 1 de azúcar. Un poquito de agua para que se vaya formando una salsa natural.

Bien puede añadir otros condimentos, como salsa inglesa, comino, pimienta. E incluso un sobre de salsa preparada tipo ranchera. Se  añaden 2 salchichas en rodajas, o salchichón en trocitos o medias lunas. Que se cocine en la salsa. Pasado unos minutos, se incorpora 1 lata de garbanzos escurrida.

Se baja el calor al mínimo, se añade culantro y se tapa la olla. Se deja apenas que se integren los sabores. Estará listo para servir con un arroz blanco y ensalada.

miércoles, 22 de mayo de 2019

té en leche


Era una tarde fría, acompañé a mi Madre de visita a la casa de una señora amiga de la familia.
Después de un rato de conversada en la sala, nos ofrecieron algo de tomar. A la mesa del comedor pasamos. Pan cuadrado, ligeramente tostado, con unos chorritos de leche condensada dieron luz a mis ojos!

Pero, la mayor emoción la sentí cuando me pusieron una taza de leche algo teñida. Un sobrecito con una cuerda y tarjeta de papel que caía a un lado!
En mi casa se tomaba café y "bebida" (que así le decían a la aguadulce). Negro o con leche. Pero aquella presentación era nueva para mi que apenas entraba a la escuela. El sabor sorprendente. Una mágica espumita y la curiosidad de ver la bolsa dentro. Que inocencia la mía! Descubrí el Té! si señores!

Para la época se vendían en sobre sueltos en las pulperías. No era una bebida tradicional en mis tiempos. Ya luego me encargué que trajeran uno en el "diario" para la casa. Así quedó como uno de los hermosos recuerdos gastronómicos de mi infancia. Y es que el Té "en" leche tiene su magia, cuando se empieza a calentar le leche en una ollita con una mínina porción de agua. Y el sobre de té desde el inicio. A fuego medio bajo, que el té vaya soltando y atento con cuchara de madera para que no "suba" la leche y se impregne del sabor!.


Allá si quiere ponerle un clavito de olor, o astilla de canela mientras todo se calienta. Hoy, en estas tardes lluviosas me volví a antojar. Me dí la tarea a recordar!

lunes, 20 de mayo de 2019

amapola silvestre



En la Costa Rica de antaño, las cercas o divisiones de patios y jardines, se hacían con plantas y arbustos. Una de las más empleadas era la amapola. Esta planta ofrece variedades, desde la ornamental con flores abiertas y de varios colores, hasta la amapola silvestre o de montaña. Muy fácil de sembrar, por el intercambio de estacas leñosas inclinadas directamente sobre el suelo, siendo la época de invierno el mejor momento para  hacerlo.

La flor silvestre no abre por completo. Es roja y alargada. Al final de su base siempre conserva un líquido o néctar, que al desprenderse de la planta, se succiona directamente con la boca y es de un delicioso sabor dulce.

Las cercas de amapola bien podadas, hasta sirven para tender la ropa y secar al sol. Le da sombra a los animales domésticos y adorna muy bonito el jardín.

Como remedio casero, en los hogares se pone una olla con agua al fuego, se añade un puñado de flores y se deja hervir por 3 minutos. Se apaga y se deja reposar unos tres minutos más. Se pasa por colador y el "jarabe" resultante, se cree sirve para refrescar el estómago, cuando se ha comido  mucho dulce o hay un tipo de indigestión.

También se cree es bueno para ayudar a combatir la tos y tiene un efecto expectorante. Se puede tomar como una infusión en la noche y ayuda a relajar y dormir mejor. Se puede endulzar con miel de abeja o saborear de forma natural.




domingo, 19 de mayo de 2019

helados de pitanga



Estos meses de abril y mayo, la producción de pitangas de mis arbustos ha sido generosa. Y me he dedicado a la preparación de varias recetas con esta acidulce fruta.

Los helados con cualquier pulpa de fruta siempre son fáciles de preparar y combinarlos con leche evaporada, le da una textura cremosa bastante buena para los mismos.


Disponga de unas 2 o 3 tazas de pitangas maduras, lavadas, en  un recipiente con agua suficiente a que las cubra. Ahi mismo exprima cada una para retirar las semillas.

Licue el agua resultante con la misma que ahí quedó contenida. No hace falta colar. Seguido añada a la licuadora 1 lata de leche evaporada y azúcar al gusto. Según sea el tamaño de la licuadora, puede hacer este paso en dos partes.

Luego vierta en moldes para helados o en un pyrex y lleve al congelador varias horas hasta que corte. Antes de terminar su proceso puede ponerle palitos de madera. O cortar en trozos y punzar con palillos. Así de simple tiene un postre de temporada.


viernes, 17 de mayo de 2019

licor de pitanga



 La pitanga “Eugenia uniflora”, también es conocida como ñangapiry, capulí, grosella o cereza de Cayena es un árbol pequeño o arbusto neotropical de la familia de las mirtáceas, se encuentra de forma silvestre, en Costa Rica se tiene de forma ornamental y decoración de parques.

Tiene propiedades medicinales y se usa para hacer refrescos y postres. También se puede preparar licor de forma casera. Para esto se requiere de unas 2 tazas de frutas bien maduras, se lavan, se les extrae la semilla y se colocan con unos 300 ml de alcohol  etílico, (guaro de “contrabando”), o  un ron dulce, en un recipiente de vidrio de boca ancha y se deja macerar por al menos una semana o dos.

Al tiempo se  cuela y se rescata la fruta. Esta se licua con un poquito de agua que haya sido hervida y  que esté a temperatura ambiente. Se deja reposar de nuevo por 1 día.

Al día siguiente se pone ½ litro de agua a calentar con ½ kilo de azúcar (o menos según gusto), a fuego lento hasta que se diluya por completo en forma de un almíbar. Una vez frío se mezcla con el licor, se añaden unas gotas de vainilla y se deja reposar al menos 2 días más. Entonces estará listo para brindar por el esfuerzo y paciencia de una receta artesanal.

miércoles, 15 de mayo de 2019

flotatina


Flotatina!!!
Así de divertido es su nombre, así su presentación y combinación de sabores. Es la idea que hoy les ofrece Cocina Costarricense, como postre de fin de semana y de alguna ocasión especial. 

En síntesis son dos gelatinas. Se prepara una primero, se deja cuajar y luego se añada la otra en estado líquido, de cualquier sabor y color para hacer una armonía simpática. 

En este caso, la gelatina blanca se prepara mezclando 1 cajita de queso crema (220gr), con una lata de leche condensada (390g) y otra de leche evaporada (350g). Aparte se hidratan 3 sobres de gelatina pura (sin sabor) en ½ taza de agua. En unos 5 minutos se lleva al calor (microondas) para que se transforme en líquido y se combina con la mezcla anterior. 

Engrase un molde (aceite está bien) para gelatina, vierta la preparación y lleve a refrigerar al menos 2 horas hasta que corte por completo. 

Al tiempo prepare la segunda gelatina del sabor a su gusto (color). Eso sí, use la mitad del agua sugerida en las indicaciones de la caja. Mezcle con el agua caliente el polvo, diluya, deje enfriar. Con ayuda de un cuchillo o espátula, suelte la gelatina blanca del molde sin sacarla. Vierta lentamente y con cuidado la segunda gelatina para que cubra todos sus lados y supere a la blanca. 

Lleve de nuevo a refrigerar y en unas horas estará lista. Desmolde para que la presentación del color, quede en la parte superior. Corte en rebanadas y disfrute.

martes, 14 de mayo de 2019

arroz con papa



Entre las costumbres al preparar el arroz en cada casa, siempre se tienen detalles especiales. Hay quienes añaden variedad de especias (cebolla, chile, culantro, ajos), otros lo hacen la forma más simple.

Uno de los detalles para resaltar la presentación del arroz, quizá por ser fin de semana o para festejar algún acontecimiento, es añadir achiote (colorante natural) y para destacarlo más es añadir papas en cuadritos.


Aquí les comparto esta opción, que además de papa también lleva repollo. Ya sea que lo haga en olla convencional, o en la arrocera, debe primero colocar unas 2 cucharadas de aceite en la olla, calentar y sofreír ahí unas 4 papas pequeñas, 2 tazas de repollo picado, 1 cebolla, 1 chile dulce, ramita de culantro y cebollino.

Incorporar unas 3 tazas de arroz crudo (de grano entero es mejor), 1 consomé de pollo y otro de color, pizca de sal, una ramita de tomillo y agua suficiente para cubrirlo. La arrocera se encargará del resto, sino, pues tape y deje que se seque el líquido, baja el  calor del fuego y cubra parcialmente, para que el arroz termine de reventar. Estará listo para servir con  el acompañante que prefiera!

lunes, 13 de mayo de 2019

arepas secas



Las arepas en Costa Rica son una preparación con harina de trigo. Las hay esponjosas al estilo "pan cake".  Pero, está la opción de hacerlas con una textura crocante, tostadas, quebradizas. Para las mismas requiere 1 taza azúcar, 1 huevo, 1 barra mantequilla (120 gr), 1/2 taza leche en polvo disuelta en 1/2 taza de agua, 2 cucharaditas de polvo de hornear (royal), canela en polvo al gusto, pizca sal y harina la necesaria hasta secar la mezcla.

Primero hay que cremar la mantequilla con el azúcar y el huevo con la batidora, luego agrega los demás ingredientes y de último el polvo de hornear. La harina se añade calculando que tenga una consistencia compacta, pero manejable. 

Forma bolitas y las palmea como una tortilla y en un sartén caliente sin grasa las cocina, a dorar por ambos lados. Y listo, a disfrutarlas. 

fresco de pitanga


Delicioso, refrescante y muy sencilla su preparación.

Coloque una taza de pitangas maduras en un recipiente con agua (1 litro aproximadamente). Manualmente retire la semilla, dejando la pulpa en el agua.
Licue, cuele, endulce al gusto y sirva con bastante hielo. Si le gustan los sabores encendidos, añada unas hojitas de menta o yerbabuena cuando licua.

jueves, 9 de mayo de 2019

escabeche



Esta es una versión picante del escabeche de verduras. Ideal para comer como boquitas con tortillitas tostadas, o bien complemento de una comida de carnes.

Requiere de 1 kilo de cebollas, 6 chiles dulces (pimiento) rojos y/o verdes, 1 kilo de zanahorias tiernas, 2 tazas de aceite vegetal, 2 tazas de vinagre blanco (sintético), 2 cucharadas de mostaza, 6 cubitos "maggie" y 1 tarro pequeño (5.5 onz) de chile jalapeño (malher) en trocitos.

En una olla alta, ponga el aceite a calentar, añada la zanahoria en tiras delgadas y deje ablandar unos minutos. Luego coloque la cebolla en "plumilla" o juliana y el chile dulce en tiritas delgadas y deje cristalizar mezclando todo.

Entonces vierta el vinagre, deje que se caliente y condimente con los cubitos y la mostaza (no lleva sal!). Apague el fuego, retire del calor y vierta los trocitos de chile jalapeño. Deje enfriar y mantenga en refrigeración hasta el momento de servir.



domingo, 5 de mayo de 2019

almibar de pitanga



Pitanga, también llamada ñangapirí, grosella, cereza de cayena, capulí, (“Eugenia uniflora”). Una simpática fruta que se disfruta al natural, pero con la que también se puede hacer jalea (mermelada), licor y almíbar. 

Disponga de una buena cantidad de la fruta bien lavadas. Las introduce en un recipiente con agua suficiente que las  cubra y manualmente retire las semillas. Licue el agua resultante con la pulpa de la fruta, la cuela y la pone en una olla al fuego.  Agregue azúcar al gusto y deje que caliente y empiece a hervir. 

En ese momento añada unas 3 cucharadas de maicena (fécula de maíz) disuelta en agua y mueva constantemente para espesar la mezcla. Puede saborizar con sirope de kola, vainilla, canela o clavo de olor en polvo. 

Una vez espesa, retire del fuego, deje enfriar y mantenga en un recipiente en refrigeración. Luego se puede disfrutar con helados de vainilla o sobre arepas (estilo pan cake). O bien, como su creatividad lo disponga. 

jalea de pitanga



Pitanga, ñangapirí, grosella, cereza de cayena, capulí, (“Eugenia uniflora”) esté en cosecha con el Verano, en casa nos gusta disfrutarla como fruta fresca y hacer postres. Aunque es una fruta con una semilla grande respecto a su tamaño en general, el sabor predominante de la misma, entre dulce, ácida y amarga la hace única. 

Se seleccionan las más maduritas. Se lavan bien y se colocan dentro de un recipiente con agua, y se lleva al fuego. Conforme se van cocinando, se va desprendiendo la semilla. Se deja unos minutos y se retira. En la misma olla se presiona para desprender todas las semillas  y se eliminan estas. 

La pulpa resultante se vuelve a poner al calor con igual cantidad de azúcar (es la receta básica para jales o mermeladas), o un poco menos si se prefiere. De aquí en adelante es solo mover con una paleta de madera, hasta conseguir que espese. Se retira del fuego, se pasa a un recipiente de vidrio grueso de preferencia y se deja enfriar. 

Es importante saber que una vez frío la mezcla endurece un poco más. Por lo que no se debe dejar mucho tiempo al fuego. Ya fría se envasa y se mantiene en refrigeración. Con pan o galletas es una delicia.