viernes, 15 de julio de 2016

Restaurante Lo Nuestro

Costa Rica en muchos aspectos tiene la influencia extranjera, producto de la Colonización, migración y por estar posicionados en el Centro de América. La herencia indígena de nuestros antepasados, la adaptación de nuevos ingredientes y el ingenio y creatividad de los nuevos profesionales en gastronomía dan como resultado la elaboración de excelentes platillos.

En la zona de Grecia, en la Provincia de Alajuela, en un hermoso y pintoresco rinconcito llamado Santa Gertrudis Norte, el Chef Cristian Bonilla, junto al Administrador Jossie Rodríguez, ofrecen por medio de su Restaurante "Lo Nuestro", un servicio de comidas, bocas y antojitos de excelente calidad y buena varidad.


El sello de la Cocina tica se distingue con sus chorreadas, ceviches, el pescadito frito, combinaciones de arroz. En la zona tienen servicio express. Además del bonito recorrido en la zona cafetalera, el cálido clima, disfrutar en este local es toda una experiencia. Para grupos de turismo, senderistas, viajeros, también se les ofrece paquetes grupales.

Están ubicados en la Calle San José, 100 metros de la plaza de Santa Gertrudis Norte. En horario de jueves de 5 a 9pm y viernes a domingo de 11am a 10pm. Aceptan Tarjetas y hacen servicio express en la zona. Más información al teléfono (506) 72517818





lunes, 11 de julio de 2016

Dompling Mami Yetty


Los dumplings son pelotitas de masa que se cocinan en un líquido, como agua, caldo o sopa. Se elaboran con harina y sal y se les añade agua hasta formar una pasta; algunas recetas incluyen puré de papa, queso, huevo. Los jamaicanos fueron los primeros en crear dumplings en el Caribe, que eran de influencia inglesa. Una receta simple de una masa espesa con harina con levadura, agua y sal, fritos en aceite hasta dorar. La receta se extendió por las Antillas y llegó hasta la Provincia de Limón, donde se elabora de forma simple y donde tomó el nombre de “domplin”.

Doña Lidieth Brenes Ramírez, llamada con todo cariño “Mami Yetty”, vecina de la zona de Turrialba tiene su versión en un sustancioso caldo, que sirve para levantar los ánimos  a cualquiera. Ya sea de un fin de semana intenso, o cuando se requiere cargas de buenas energías.

Para 12 personas bien llenitas, requiere de 2 kilos de carne “cecina” en trocitos, 1/2 kilo de frijoles rojos, 1 sobre de cola de res, tomillo, ajos, orégano, culantro, 1 consomé de carne, Sal al gusto, 2 plátanos verdes en rodajas, 1 tarro de leche de coco (390g) y 1 chile panameño.
Es cosa de poner a cocinar la carne con agua suficiente que la cubra y todo lo anterior. Cuando está cerca de hervir, se elaboran los dompling: mezclar harina, una pizca de sal, agua a poquitos. Se forman bolitas pequeñas (del tamaño de un popi – confite) y se incorporan en el caldo a terminar de hervirse con la carne y los frijoles. Una delicia. Todos los sabores se fusionan y se crea algo sin igual. Se puede servir con arroz blanco fresco, tortillitas tostadas o pan con ajo. 

viernes, 8 de julio de 2016

queque de remolacha


Una receta fácil, sabrosa, nutritiva y diferente, con remolacha, que también se le conoce como betabel o betarraga. Por lo general la utilizamos en ensaladas, chutney, pero también se luce en sabor y presentación en esta receta.

Tuve la invitación del programa de Televisión Sabores y en compañía del Chef Daniel Vargas se grabó para transmitirlo. Una grata experiencia de cocinar para las cámaras, aprender las técnicas televisivas, entre el profesionalismo técnico y la espontaneidad de lo que la cocina misma implica. Si ya tener un blog, donde uno intenta dejar fotografías se convierte en toda una experiencia, el grabarlo es un nivel superior, ameno y lleno de adrenalina. Desde aquí un agradecimiento especial para quienes me hicieron partícipe del mismo y a todo el personal técnico y de apoyo. Aquí la receta: 

Empiece por precalentar el horno (temperatura media 300°F/180°C). Cernir los ingredientes secos: 2 ½ tazas de harina integral, 1 taza de azúcar moreno, ½ cucharadita de bicarbonato, ½ cucharadita de polvo de hornear (royal), ½ cucharadita de sal y 1 cucharadita de canela.

Aparte combine 1 taza remolacha rallada bien fina, ½ banano grande en puré (o uno pequeño), 1 y ½ taza de leche de soya (sabor naranja le queda bien), ½ taza de aceite vegetal, 1 cucharadita de jengibre fresco rallado, 1 cucharadita de esencia de vainilla o almendra.

Primero se mezcla los ingredientes secos. Luego se agregan los húmedos y se revuelve bien, pero nunca demasiado, apenas a integrar (si mezcla por mucho rato la masa no sube).

En un molde engrasado y enharinado, se vierte la mezcla y se esparce  encima pasas y/o nueces picadas. Se lleva al horno  por al menos  40 minutos o hasta que al insertar un cuchillo este salga limpio. Deje refrescar y disfrute!
LA PUBLICACIÓN DEL PROGRAMA EN ESTE ENLACE

jueves, 7 de julio de 2016

pastel de guineos


El guineo es una variedad de los plátanos verdes, pero más pequeño y bastante suaves o fáciles de cocinar. Estando verdes se añaden en sopas y caldos, se combinan con frijoles y se convierte en puré. Aprovechando su suave sabor, hoy le ofrezco esta receta para armar un pastel. Puede rellenarse de carnes a su gusto, atún o solo vegetales. Yo he preferido una combinación de camarones y coles de bruselas (repollitos).

Cocine los guineos en agua hirviendo con sal. Puede cortar los extremos de la cáscara, hacer una incisión a lo largo y añadir al agua. Cuando empieza a desprenderse la cáscara se retiran y se terminan de pelar. O bien, se pelan desde el inicio se cocinan directo al agua. Aromatice la misma con ajo y  tomillo para resaltar sabores.
Una vez suave, maje en puré y condimento con pimienta y una cucharada de mantequilla. Un puré compacto.

Aparte prepare un sofrito con olores (cebolla, chile, apio), integre camarones limpios, deje unos 3 minutos a que cambien de color. Añada una salsa de tomate preparada (estilo ranchero) y un puñado de coles de brusela, previamente hervidos en agua y sal también. Procure que la salsa no sea muy acuosa, sino consistente.

El pastel se arma colocando una capa de puré en un pyrex engrasado de mantequilla. El relleno seleccionado, queso blanco rallado y tajadas de queso mozarella o para derretir. Termine con el resto del puré, extienda bien, un poquito más de queso y lleve al horno precalentado, a temperatura media (350°F/180°C) por una media hora, hasta que el queso haya gratinado. Deje refrescar antes de partir y estará listo para disfrutarse.


miércoles, 6 de julio de 2016

chilotes vinagreta

Los chilotes, conocidos en el lenguaje costarricense como los “eloticos tierno”, son de poco consumo en la dieta, primero porque no están de mucha oferta o por que se necesitan muuuuuchos para hacer cualquier receta. Una de las más típicas es el guiso (ver receta AQUÍ) que previamente les había compartido. 

Ahora les ofrezco la opción de hacer una vinagreta con ellos. Y de forma casera, que bien se puede usar la misma fórmula para cebollas, pimientos, coliflores y otras. En los supermercados se encuentran ya elaborados, pero siempre es rico y fácil prepararlos en casa.

Basta quitar las cáscaras y cabellera a los chilotes (1 kilo). Cocinarlos en agua nada más por unos 10 minutos. Se escurren y se dejan enfriar.

Aparte preparamos el jugo, a razón de mezclar 1 taza de agua por ½ de vinagre blanco, 1 cucharadita de azúcar y ½ de sal. Le podemos añadir tomillo fresco o bien 1 ajo en láminas (opcional), así como gotas de tabasco si lo prefieren picantillo.

Se incorporan los chilotes partidos y se deja reposar al menos 24 horas, en refrigeración se mantienen buen tiempo y en sistema de envase de conserva también. Se pueden degustar acompañándolos en las ensaladas o como complemento de cualquier comida.


martes, 5 de julio de 2016

pastel chile dulce verdolaga


Los chiles han formado parte de la dieta humana en América desde al menos el 7500 a. C. Cristóbal Colón fue uno de los primeros europeos en encontrarlos (en el Caribe), y los llamó «pimientos» por su sabor, parecido al de la pimienta negra usada en Europa, del género Piper, y que era una de las razones de sus viajes: encontrar una ruta hacia el Oeste para llegar a las Indias y a sus codiciadas especias, en particular la pimienta. (información Wikipedia)

Aji, pimiento, son términos que también se les denomina. En Costa Rica, la variedad más común es conocida como “chile dulce”. Es más bien de sabor dulcete y se usa como una de las especias básicas de la Cocina Costarricense, para hacer todo tipo de comidas. Se disfruta crudo en ensaladas y añadido en arroz, picadillos, sopas. Enteros se rellenan y se fríen cubiertos de huevo batido para obtener los “chiles rellenos”.

Hoy les comparto esta receta usándolos como base de un pastel. Es necesario primero eliminar su cáscara o piel, para lo cual se barnizan de aceite y se pueden pasar por una llama de fuego (cocina de gas, leña), bien en el horno o dentro de una bolsa plástica en el microondas. Bajo el chorro de agua o dentro de un recipiente con agua se les elimina fácil el “pellejo”, se parte a lo largo y se les extrae las semillas, tratando de obtener una bonita pieza. Es como intentar hacer una lasaña sustituyendo la pasta por chiles.

Aparte cocine carne molida, cristalizando primero cebolla, chile dulce picado, ajos, apio, tomillo y luego añade la carne. Sal y condimento al gusto y mueve hasta que dore y se suelte. Reserve.
Una de las plantas rastreras de las zonas rurales en nuestro país es la verdolaga, que he querido usar para darle un aire más típico o folcklórico. Con un puñado de ellas, se lavan bien, se desinfectan con gotas de limón o vinagre y se pasan por agua caliente solo para ablandar. Estas servirán de relleno, junto a hongos blancos (crudos o de lata). Puede usar otro tipo de hojas (espinacas) o vegetales como relleno.

Para armar el pastel, barnice con mantequilla un recipiente o pyrex de horno. Coloque una capa de salsa natural (natural o preparada), luego una primera capa de chiles dulces, carne, verdolaga, hongos y queso (mozarella y blanco) y repita el mismo orden hasta terminar en queso arriba.

Distribuya unas pelotitas de mantequilla en la parte superior y lleve al horno precalentado a temperatura media (350°F/180°C) por unos 30 minutos al menos, hasta que el queso haya gratinado. Deje refrescar antes de partir. Servir como una entrada o bien acompañarlo con arroz blanco o puré de papas como plato principal. Estoy seguro que les va a encantar.