miércoles, 30 de abril de 2014

tamal de pejibaye horneado


El pejibaye, fruto de la palma con igual nombre, es sin duda uno de los alimentos representativos de Mesoamérica. En otros lugares también se le conoce como “chontaduro”. En Costa Rica, dada la excelente y buena producción, lo disfrutamos casi a lo largo del año y después de saborearlo en su forma más simple con mayonesa, se disfruta en una gran variedad de recetas dulces y saladas, que puede encontrar en la sección de etiquetas aquí mismo en el blog. 

Aplicando la misma técnica de los tamales de elote, envueltos en hojas y cocinados al horno, Cocina Costarricense les comparte esta opción que se luce muy típica y cobra un sabor extra por la combinación de sus ingredientes. Requiere como ingredientes 2 tazas de harina cernida con 2 cucharaditas de polvo de hornear (royal), 1 taza de pejibaye cocinado, pelado y rallado; ½ barra de mantequilla (60gr), 1 cucharada de vainilla, ½ taza de leche*, 2 huevos, 1 taza de azúcar, 1 cucharadita de sal. Opcional pasas o arándanos o trocitos de pejibaye adicional.

Precaliente el horno a temperatura media. Bata la mantequilla hasta que esté cremosa, añada  poco a poco el azúcar y continúe batiendo, luego los huevos y vainilla. Incorpore el  pejibaye y la harina. Finalmente la leche, calculando un mínimo de ½ taza, pero puede añadir más para que la mezcla no quede muy compacta.  Al final incorpore pasas o trocitos extra de pejibaye, mezclando suavemente con la pasta. La misma debe tener una consistencia para tomarse en cucharadas.
Sobre cuadros de hojas de plátano soasadas (pasadas por el fuego para ablandar), vierta una cucharada de la mezcla. Doble las hojas como envoltura de tamal sin amarrar y vaya acomodándolos en bandeja engrasada, de manera que se sostengan entre ellos mismos.


Hornee a temperatura media alta 350°C por unos 40 minutos. Los bordes y las hojas mismas tenderán a quemarse, lo que le dará un gusto extra al tamal. Por la misma razón, no deben quedar muy cerca de las resistencias del horno. Un horno de barro es excelente, pero en el horno de  la cocina se logran bien.

A los 40 minutos, puede medio abrir un tamal, para confirmar que ya está dorado y compacto. Sino, lo deja un ratico más.


Deje al menos entibiar para disfrutar con un café o bebida caliente como primera sugerencia. 

lunes, 28 de abril de 2014

pasta tres dos uno

En el tema de repostería existen cientos de técnicas, masas, pastas y rellenos. Dulces y saladas, hornos y temperaturas. Una receta clásica es la llamada pasta tres dos uno (pasta 3 - 2 - 1), llamada así por la cantidad de sus ingredientes y la perfecta combinación como principio básico, para hacer empanadas con cualquier tipo de relleno.

Son TRES tazas de harina, DOS barras de mantequilla y UNa caja de crema dulce.

Se usa harina de trigo o para todo propósito. Mantequilla de preferencia, pero también aplica margarina o lactocrema (que es una mantequilla con menos grasa) y la crema dulce que es crema para batir (o montar) la misma que se usa para hacer chantilly (whipping cream). Hay otras pastas similares, donde se cambia la crema dulce por queso crema. También se puede usar agua o cerveza fría. Pero esta se llama 3 2 1 por los ingredientes indicados.

Usando esta pasta elaboré las empanadas de higos, que había cocinado en miel en la cocina de leña (ver receta).

Se une la mantequilla (a temperatura ambiente) con la harina. Se pica hasta convertir en borona. Luego a poquitos se añade la crema dulce (1 caja equivale a 1 taza), hasta formar una pasta. Se compacta y se forra en plástico y se conserva en refrigeración unos 30 minutos. Luego se extiende con rodillo sobre una superficie enharinada, se corta en circulos y se rellenan. O bien, se toman pequeñas porciones, se trabaja con las manos, primero formando una bolita, luego se aplasta y se coloca el relleno. Yo rellené con los higos picados.


Se cierran en medias lunas, se sella haciendo presión con un tenedor. Luego se barnizan con 1 yema de huevo mezclada con 1 cucharada de agua. Se lleva a horno precalentado a 200° por unos 20 minutos, hasta que doren. Se sacan y se dejan refrescar sobre una rejilla. Con esta cantidad salen unas 40 empanaditas pequeñas. Si el relleno tiene mucho líquido o dulce, también se le puede hacer una incisión en la parte superior a la pasta antes de hornear.



martes, 22 de abril de 2014

higos a la leña


La semana pasada vino Don Bolivar
Me trajo unos higos y los hice almibar

Prendimos la cocina de hierro
Pa’que sepan más ricos y más ligero

En un poco de agua, medio punzados los pusimos a hervir
Cuando ya aclararon, más ingredientes le fui a añadir

Un poco de tapa de dulce y azúcar, un chorro de rojo sirope
Los movimos de a poco para que no se apelote


Clavitos de olores y astillas de canela
Cucharada de vainilla pa’que la miel se ponga buena

Ahí mientras los higos se van cocinando y la miel secando
Pues también uno puede hasta ir cantando

En un ratico más cuando la miel seca y deja de hervir
Fue tiempo de sacarlos y dejar enfriar para servir.

lunes, 21 de abril de 2014

empanadas de engrudo


El engrudo es un material adhesivo elaborado con agua y harina. Un tipo de pegamento casero para pegar papel, construir máscaras y era muy popular hace muchos años en educación y trabajos manuales, por su bajo costo y facilidad de elaboración. Simplemente se mezclaba harina con agua y luego se cocinaba. Recuerdo que aquella pasta gomosa, entre travesuras o ideas, le añadíamos azúcar y nos comíamos algunas cucharadas, bajo la premisa que podía caer mal. “Se le van a pegar las tripas” le advertían a uno en la casa y la Escuela. El término jamás lo volví a escuchar y la verdad ya no lo recordaba.

Hace poco en un grupo que hablaba de cocina criolla, alguien comentó lo ricas que eran las empanadas de engrudo. De inmediato quise salir de la duda y busqué en internet, sin encontrar más receta que la misma goma casera. No obstante, por medio de los certámenes que elabora el Ministerio de Cultura, encontré la receta de dichas empanaditas, como parte de la gastronomía de San Pedro de Poás de Alajuela.


Ni había escuchado, menos había probado. Pero me aventuré y aquí les comparto mi resultado. La pasta no va diferir mucho de otras empanadas de harina, pero el relleno es lo que lo hace especial. En sí mismo, el “engrudo” es el relleno de más harina, con achiote y otros ingredientes. Terminan siendo algo similares a las “quesadillas” de panadería, que tienen un relleno compacto y harinoso muy colorido.

Como ingredientes para la pasta se necesita 2 tazas de harina, 1 taza de azúcar, ½ barra de mantequilla o margarina (60 gr), 3 huevos, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de polvo de hornear o royal, ½ taza de natilla (crema- sour cream) y harina extra para ajustar (1/2 taza al menos). Cernir los ingredientes secos, añada la mantequilla y pique en borona, luego agregue huevos, natilla. Puede mezclar con una cuchara y siga con las manos, añadiendo harina extra para tener una masa elástica y que no peque en los dedos. Deje reposar mientras elabora el relleno.

El relleno es el engrudo en sí mismo. Necesita 4 huevos, 1 taza de queso blanco (tierno rallado o ahumado), ½ taza de natilla, ½ taza de tapa de dulce rallada o azúcar moreno, Jamaica, canela y clavo de olor al gusto, ½ cucharadita de bicarbonato. Mezcle todos los ingredientes mencionados en un recipiente. Aparte caliente 2 cucharadas de mantequilla y 1 cucharadita de achiote (colorante natural), apenas a derretir y combinar. Añada a la mezcla anterior. 

Entonces añada cucharadas de harina, hasta formar una mezcla suave, húmeda y pegajosa.
Para armar las empanadas, puede estirar la pasta en una superficie plana y enharinada, usando rodillo y cortar círculos con medida o un vaso. O bien, tome pequeñas porciones, haga bolitas y aplaste. Coloque una cucharadita del engrudo en cada una, cierre los lados y selle los bordes con un tenedor. 
Pase a una bandeja engrasada y enharinada. Usando un cuchillo haga incisiones por encima de la pasta, para que el engrudo respire y sobresalga al cocinarse. Lleve al horno a temperatura media (350°C aprx) por unos 20 minutos o hasta que estén doradas.

El resultado es una empanada, tipo tostel diría yo, doblemente harinoso, mixto de color y con un sabor y textura muy suave. Les invito a probar y revivir esta receta de antaño. 

viernes, 18 de abril de 2014

ensalada rusa con atún


En Costa Rica se denomina "ensalada rusa" a la preparación a base de la remolacha (vegetal que también se conoce como betabel, betarraga). Es curioso porque en otros países y regiones el nombre de la ensalada incluye otros ingredientes. 

La base común incluye dos remolachas, 3 papas y 2 zanahorias. Todo cocinado y picado en cuadritos y mezclado con mayonesa al gusto. A partir de aquí según el gusto personal, se añade huevo duro picado como primer ingrediente extra. Se adereza con sal, jugo de limón y/o vinagre blanco. 
 
Algunos añaden un poquito de salsa de mostaza, culantro o apio. En mi familia para la época de Semana Santa se prepara con los ingredientes básicos, se omite el huevo duro, pero se añade 1 lata de atún. Esto le da cuerpo y un sabor extra a la ensalada. Contando con la gran variedad de atunes, como ahumado, vegetales o escabeche, cada lata proporciona un sabor particular. 
Les invito a prepararla en cualquier ocasión, servir acompañada de lechuga, aceitunas, palmito o cualquier otro ingrediente de su agrado. 

tortas de camarón seco.


El camarón seco es el resultado de haberlos secado al sol, al igual que otros crustáceos como los langostinos. Este proceso les reduce su tamaño pero intensifica los sabores, por lo que hace que se emplee molido como condimento en gran parte de las cocinas asiáticas. En Costa Rica se luce mucho para ésta época de Semana Santa, siendo la mayor preparación en arroz con camarones. En el Caribe se les añade leche de coco y chile picante, generando nuevos sabores.

Tiene la garantía que dura bastante tiempo en su conservación, por lo que si no se usa en estos días, puede realizar otras recetas más adelante. Buscando una nueva forma de saborearlo, elaboré estas tortas, donde originalmente pensé que hacerlas con papa, idea que me parece también acertada (aunque pendiente), pero terminé usando plátanos verdes.


Empiece por hidratar 1 taza de camarones secos con 1 lata de cerveza (la que guste!), déjelos reposar un par de horas. Luego lleve a cocinar, con el mismo liquido de la cerveza, añade 1 taza de agua y 1/2 taza de vino de cocinar. No incluya condimentos! En unos 15 minutos tapados ya estarán suaves. Escurra y procese para convertirlos en puré o una pasta suave. 

Aparte cocine 2 plátanos verdes (o guineos) en agua con sal, cuando estén suaves los maja en puré. Añada el puré de camarón, 2 cucharadas de masa de maíz, 1 huevo y condimente con "sazón completa" de hierbas. 

Forme tortas y fría en aceite (podría considerarse hornear) hasta que estén doradas. Para acompañar el café, para ajustar en almuerzo, para picar a media mañana.


pan de queso, masa y harina

Les comparto una receta que incluye tanto harina de trigo, como harina de maíz. Una propuesta del proyecto Tradiciones de Costa Rica, de la Universidad de Costa Rica, en el curso de comidas tradicionales, con la participación de personas adulta mayor. 
Fotografía Tradiciones de Costa Rica TCU
Ingredientes
1/2 taza de agua tibia
1 1/2 cucharadas de levadura granulada
1 pizca de azúcar
2 tazas de harina de trigo refinada o integral
1 taza de harina de maíz (maíz blanco o amarillo)
2 huevos,
1 cucharada de sal
1/2 taza de leche tibia
1 barra de margarina suave
1/2 taza de queso blanco rallado con poca sal.
1 yema de huevo

Procedimiento
En un tazón coloque la levadura con el agua tibia y la pizca de azúcar y disuelva. Deje reposar la levadura por diez minutos. En un tazón aparte mezcle la leche, levadura, margarina, la mitad de las harinas y los dos huevos. Agregue la sal y queso, y amase incorporando el resto de las harinas, hasta obtener una masa homogénea y de textura lisa y elástica.

Deje reposar la masa por treinta minutos. Con las manos enharinadas, tome pequeñas porciones de masa y forme los bollitos. Coloque los bollitos en una bandeja previamente engrasada y enharinada, tape la bandeja con un limpión y deje reposar por treinta minutos más. En una taza bata bien la yema de huevo y con ayuda de una brocha barnice cada bollito.
Precaliente el horno a 275 oC por unos cinco a diez minutos e introduzca la bandeja. Hornée por 20 minutos o hasta que el pan dore.
Nota: En mi aporte personal a la receta, debo indicar que es importante contar con extra de harina para dar el punto de manejo a la masa, así para el momento de armar los bollitos. También incluí un poquito de condimento de hierbas para resaltar sabores, pero la receta original funciona muy bien!


jueves, 10 de abril de 2014

cajeta flor de itabo


La flor de itabo o flor de izote, florece en los meses de marzo y abril en el verano de Costa Rica. El paisaje se viste de bellos puntos blancos y sus espigadas flores. Si bien es la Flor Nacional de El Salvador, en nuestro país es platillo tradicional de la época y se luce en varios platillos salados. 


Pero también la creatividad de la gente la ha llevado a figurar en este dulce de leche, conocido como cajetas. Les comparto una receta básica de la misma. 

Requiere como ingredientes 1 litro de leche, 3 tazas de azúcar corriente, 1 taza de azúcar moreno, 1 taza de leche en polvo, 8 clavos de olor y 2 astillas de canela, 1 cucharada de vainilla, 1 flor de itabo pequeña (solo pétalos), semillas o pasas (1/2 taza).

Diluya en una olla la leche con azúcar, ponga a fuego medio con la vainilla, clavos de olor y canela. Mueva hasta que alcance el primer hervor. Retire la canela. Siga moviendo para que seque el líquido y se espese la preparación. Preferible con una cuchara de madera, procurando siempre raspar el fondo de la olla. Cuando se logra ver el mismo y la miel se desprende de las paredes, incorpore la flor de itabo y las semillas y/o pasas.


Pase la mezcla a una superficie húmeda y siga moviendo para que enfrie, al tiempo que le va añadiendo en cucharadas la leche en polvo y ayude a terminar de tomar consistencia. Mover, es la dinámica de las cajetas.  Puede extender toda la mezcla en forma rectangular y cuando está completamente fría cortar en trozos, o bien tomar cucharadas y colocar en cápsulas de papel y quedan listas para servir. 

miércoles, 9 de abril de 2014

pan salado casero


Esta es una opción de pan salado, que también se prepara en los días de Semana Santa, para rezos y celebraciones con café o té.

Mezcle en un recipiente grande 1 kilo de harina,  4 barras de mantequilla (120 gramos c/u), 1 taza de leche líquida, o bien 4 cucharadas de leche pinito disueltas en agua, 3 cucharaditas de polvo de hornear (royal), 1 taza de queso blanco molido y sal al gusto pero que sea muy poquita, considerando el nivel de sal que tenga el queso.

Mezcle al inicio los ingredientes con una cucharada y de a poco vaya usando las manos. Revuelva bién para disolver los ingredientes, amase bastante, y añada poquitos de agua para ir dando humedad y formar una pasta que no se pegue en las manos.


Haga pequeñas bolitas y estire con sus manos sobre una superficie, hasta formar rollitos. Los cierra en forma de rosca. Pase a un molde engrasado y enharinado y lleve a horno moderado 350°, por unos 20 minutos hasta que doren. Puede usar la mitad de los ingredientes para una menor cantidad de pan.

pan dulce casero


El pan dulce casero se hace en Costa Rica para la Semana Santa. Pero es una receta que siempre está presente a lo largo del año, pues siempre es bien recibido para los tiempos de café y varias celebraciones más. Es importante señalar el uso de levaduras en las recetas de pan, punto que hace crecer las masas y la diferencia de ellas en su funcionamiento. 

Está la levadura prensada, que viene en bloques; se le conoce también como levadura de cerveza o levadura fresca, hay que mantenerla en refrigeración y tiene una duración más corta de conservación. Casi no se usa en recetas caseras. Luego está la levadura GRANULADA, o seca activa, que es deshidratada. Hay que rehidratarla en líquidos antes de añadir a la masa, tan solo hay que tener cuidado la temperatura del agua, si está muy fría no se activa y si está demasiado caliente puede fallar. De ahi que el agua debe ser tibia. 

Y está la levadura instantánea seca o levadura de panadería. No necesita rehidratarla en líquidos, se añade directo a la masa. Esta levadura, al igual que la granulada, al mezclarse con los demás ingredientes, sí hay que dejar que la masa repose para que haga crecer la preparación. 

Le comparto un par de opciones de pan dulce con las diferentes levaduras. En levadura instantánea, requiere 
4 tazas de harina
250g. de margarina (2 barritas)
3 cdas. de levadura instantánea
3 huevos
½ taza de leche
½ taza de azúcar

Cernir la harina y colocar en un bowl , adicionar la margarina e ir mezclando con los dedos hasta hacer una borona.

Con la borona lista formar un volcán en la mesa de trabajo, adicionar la levadura, de seguido los huevos y el azúcar, mezclar muy bien las manos, adicionar poco a poco la leche hasta el punto de formar una masa homogénea.

Divida la masa en porciones y trabájela formando el pan de la forma deseada, coloque en una bandeja engrasada y enharinada, deje reposar cubierto por unos 20 minutos hasta que duplique de tamaño.

Pasado el tiempo de reposo, barnice con huevo batido y hornee por unos 15 minutos en horno precalentado a una temperatura de 180ºC hasta que dore.


Otra opción con levadura granulada: requiere 1 ¼ tazas de agua, 2 y 1/2 tazas de harina,  4 huevos, 1 taza de azúcar blanca, 1 ½ cucharadita de sal, 2 cditas de levadura granulada,1/2 cucharadita de azúcar, 2 cucharadas de leche en polvo y 1 barra de margarina (120gr).

Inicie disolviendo la 1/2 cucharadita de azúcar en la mitad del agua tibia, añada la levadura;  aparte mezcle la leche en polvo con la otra mitad del agua.  Luego junte ambas mezclas y empiece añadir harina de a pocos. Vaya amasando para que se una bien. Incorpore huevos, sal y azúcar y siga amasando. Agregue la margarina y amase hasta que tenga una masa lisa, elástica y no pegajosa. Puede requerir más harina según la temperatura del ambiente. 

Divida la masa en bolitas pequeñas, unas 20 aproximadamente, estire con las manos en rollitos y deles forma de espiral. Pase a una bandeja engrasada y enharinada. Tápelos con una tela limpia y deje crecer una media hora. Luego barnice con un poquito de agua para darles humedad.

Precaliente el horno a 480°F (240ºC) por cinco minutos antes de hornear el pan. Introdúzcalos y baje la temperatura a 400°F (200°C) y hornee por unos 20 a 25 minutos. Cuando estén firmes, los retira.

Opcional mezclar azúcar y canela y rociarlos al salir del horno, para darle un poquito de brillo y más color. Deje enfriar y disfrute. 

martes, 8 de abril de 2014

bocaditos de banano


Esta receta que les comparto, bien puede llamarse rollos, rollitos, bocaditos y hasta sushi de banano. Es una idea fácil con el objetivo de que sea ejecutada por niños en edad pre y escolar, o bien personas con alguna discapacidad, para que sean partícipes en la cocina, disfruten del proceso, se sientan útiles; se considera mínimo riesgo al no tener contacto de calor y usar instrumentos plásticos para su realización, evitando mayor peligro. 

Por cada persona, va a necesitar 1 tajada de pan de molde o pan cuadrado, yo les recomiendo en este caso pan integral multigrano, que contiene avena y otros ingredientes que lo hacen más nutritivo, igual puede usar del tipo común; 1 cucharadita de dulce de leche que se adhiere mejor (o mermelada a su gusto) y 1 banano pequeño.


Aplaste con un rodillo el pan para hacer una base laminada, bien se puede usar una botella plástica, haciéndola rodar sobre una superficie limpia. Unte el dulce por un solo lado del pan, coloque el banano y cierre formando un rollo. Si desea lo puede forrar en plástico y mantener así en refrigeración un rato para que se enfríe un poco. 


Corte en rebanadas cada rollo (usted puede colaborar o bien usar un cuchillo plástico), en promedio salen 5 o 6 rollitos. Como merienda, como postre, como su primer receta en la cocina! Para adultos cae muy bien en merienda o como bocadillo dulce de fiesta también! 


lunes, 7 de abril de 2014

ceviche de guanábana


La guanábana (Annona muricata) es una fruta considerada muy efectiva para la buena salud. Su sabor suave y dulce, la hace disfrutar como fruta fresca. También se elaboran muchas recetas dulces a partir de la misma, como helados, refrescos, flanes, queques y repostería.

En Costa Rica, se ha quizá mal usado el término “ceviche” no solo a la receta que tiene pescado, sino también se aplica a cualquier otro ingrediente que se mezcle con cebolla, chile dulce (pimiento), apio, culantro, todo bien picado y que se bañe con jugo de limón y sal.

Así hay un repertorio de ceviches de mariscos, de guineos o bananos verdes, chayotes y de algunas frutas ácidas como mangos celes. Recién descubro que en algunos países se prepara esta misma “picadura” de especias mezclando con la guanábana, razón que quise probar para un resultado dulce cítrico muy interesante.

Basta desmembrar un parte de la fruta o una pequeña completa, eliminar las semillas y mezclar con las especias picadas, limón ácido y sal. Es común balancear los sabores añadiendo refresco carbonatado de limón (sprite, fresca, ginger ale), manteniendo la cantidad de líquido según sea el gusto.



Luego es cuestión de dejar unas horas en refrigeración. Esto es ideal para aquellos que no consumen carne y quieren disfrutar de la receta del ceviche, entre apariencia y un refrescante sabor nuevo. Les invito a probarlo. 

sábado, 5 de abril de 2014

arroz con flor de itabo

La bella flor de itabo (Yucca guatemalensis - conocida como flor de Izote o Espadillo) luce su hermoso blanco color, adornando el paisaje en el verano de Costa Rica y complaciendo los paladares, de quienes disfrutamos del leve amargo de sus flores. Con solo hervir en agua y sal unos minutos los pétalos y centros (pitos) se reduce la intensidad de su sabor. Pero si se hierve mucho, desaparece el encanto de su sabor. Parece que lo más amargo son los pitos grandes, que eran pétalos que no abrieron. Pero lo pequeñitos y tiernos, ellos son los que mejor aportan su clásico sabor
Florece en los primeros meses del año en Costa Rica, con el verano y coincidiendo siempre con la Semana Santa. Así se disfruta en picadillos, con papa, con huevo. Pero la creatividad en la cocina la hace figurar también en ensaladas, escabeches y vinagres. 

Les invito a poner en práctica este arroz con itabo, inspirado en el mismo arroz con palmito, receta clásica de nuestro repertorio. La base es tener arroz blanco cocinado previamente y frío o a temperatura ambiente, 1o 2 flores de itabo hervida, 1 taza de queso blanco y 2 tazas de mozarella  y hacer una salsa blanca.

La salsa se prepara sofriendo 1 cebolla  bien picada en mantequilla y chorrito de aceite. Se agrega 1 caja de crema dulce (o leche evaporada), 1 taza de leche común, 2 cucharadas grandes de “crema de hongos” en polvo para espesar y dar sabor (no hace falta añadir sal, pero puede rectificar sabor para ajustar a su gusto, con pimienta o más crema de hongos). Esto se deja que alcance el hervor y se incorpora la flor de itabo. 
 Opcionalmente  puede añadir maíz dulce, palmito, hongos o espárragos, aunque con la flor es suficiente! Podría considerarse adicionar algún tipo de embutido como jamón de pavo, pero que los ingredientes extras no roben el sabor de las flores. 

Puede mezclar unas 3 tazas de arroz, los quesos con la salsa y pasar a un molde. O bien armar capas, entre salsa, arroz y queso, en ese mismo orden hasta terminar los ingredientes. Encima puede colocar 2 cucharaditas de mantequilla para darle un color bonito. Lleve al horno a temperatura media hasta que se concentren los líquidos y el queso superior esté gratinado. 

miércoles, 2 de abril de 2014

flan café y chiverre


Los flanes me gustan mucho, creo que la suavidad y ser escasos de azúcar los hacen muy atractivos a mi paladar. Según sea el molde la presentación añade elementos para hacerlos más apetecibles. En la industria hay varias marcas, sin embargo la “Royal” tiene las recetas básicas de flan, de vainilla y con otros sabores, así como con miel o caramelos incluidos.

Hace unos días vi la receta usando la mitad de leche y la otra mitad de café y me pareció curioso. Lo mejor según se indicaba, es que ocurre en algunas ocasiones, que los colores tiende a separarse, aunque no debería ser la norma. Quise llevarlo a la práctica, pero aportando algo de mi imaginación y usando la miel de chiverre que es tradicional para estas fechas, así como el café, uno de los mejores productos de exportación de Costa Rica y aproveché que mi amigo Eduardo Palma, me obsequió un paquete "Café Gran Dragón, de Llano Bonito de León Cortés, tipo Tarrazú, sin duda con un gran sabor, para añadir a resaltar la receta. 

Primero hidrate 1 sobre de gelatina pura en ¼ de taza de agua, deje que se esponje y lleve 20 segundos al microondas para convertir en líquido. Mezcle con ½ taza de miel de chiverre o un poquito más. Vierta en la base de un molde y espere que empiece a cortar. Al volcar será la parte superior del postre.

Mientras prepare el flan de vainilla según las instrucciones del paquete (la caja de cualquier tamaño). Use la mitad de lo indicado de leche y ajuste café preparado para completar la otra mitad. Disuelva ahí el contenido del flan y lleve a fuego medio. Apenas inicie a hervir se retira del calor, añada 1 sobre de gelatina pura hidratada y mezcle bien. Esto para garantizar que corte mejor. Vierta sobre la base de chiverre en el molde y refrigere varias horas hasta cortar. Puede hacerlo desde la víspera.

Los moldes tipo “tupperware” tienen un sello que hace entrar el aire y desprender fácil las preparaciones. Otros plásticos requieren usar aceite para garantizar que el flan se deslice fácilmente.



La combinación suave o liviana del flan, con su matiz de café y el toque dulce del chiverre se complementan bien. Lo hice como un primer experimento, que creo si resultó. No dudo en repetirlo y variar algo en sus pasos. Aquí les contaré!