jueves, 30 de enero de 2014

arroz con bofe

En la Costa Rica de antaño y en común con muchos países de Latinoamerica, la alimentación se basaba de ingredientes simples y económicos. El uso de hojas, flores, tubérculos y de vísceras o “menudos” de animal como pollo y res. 
Dentro de estos se encuentra el Bofe, que constituye los pulmones de la res. Dado su función orgánica tiene una textura esponjosa y liviana. Pero aporta un sabor característico de la carne, por lo que se usa para dar sabor a las sopas, hacer sustancias. Pero también como ingrediente principal en recetas, como el BOFE EN SALSA y PICADILLO de bofe.
Otra de las preferencias al usar esta víscera es combinarla con arroz. En tiempos recientes ya no se vende con facilidad en los establecimientos. Se logra encargar en algunas carnicerías o se consigue en mercados rurales. Para la receta se necesita ½ kilo de bofe. Se pone a cocinar en agua, con sal, hierbas frescas, tomillo, orégano, apio y especias como cebolla, chile dulce, ajos y los de su agrado. Simplemente dejar cocinar hasta que esté suave. En olla de presión en 30 minutos puede estar listo. 

Luego se saca del caldo y se pica en cuadritos pequeños. En una olla se cristaliza en aceite una cebolla picada, chile dulce y apio. Se añade achiote y el bofe picado. Puede agregar un par de cucharadas del caldo donde se cocinó para dar humedad y sazonar al gusto. Luego incorpore 3 tazas de arroz blanco cocinado y mezcle todo bien.

Decore con culantro picado y sirva acompañado de plátanos hervidos, yuca frita o una ensalada. 

uchuva refresco natural

Esta simpática fruta, que procede de los Andes, se le conoce de diferentes nombres, pero tiene muchas propiedades nutricionales y curativas, de ahí que también se le llame “fruta del amor”. Parece un tomate minúsculo, tiene semillas tan pequeñas que se puede consumir el fruto completo. Se disfruta en ensaladas, salsas, se usa en repostería.
 Quizás la receta más simple sea preparar un fresco natural.  La perla de sus frutas están envueltas en una especie de capucha, material como una hoja, la cual se retira. Se lavan las frutas y se licua 1 taza de estas con 1 litro de agua. No es necesario colar. Se vierte en un pichel, se endulza al gusto y se sirve con hielo.


Su aporte terapéutico purifica la sangre, tonifica el sistema óptico y colabora en problemas de boca y garganta. Apoya el trabajo de los riñones y se recomienda contra parásitos intestinales. 
Además de conocerse como un tranquilizante natural, a la Uchuva se le atribuyen propiedades afrodisiácas, por eso se le dice la “fruta del amor”. Haga la prueba! 

jueves, 23 de enero de 2014

ravioles de cantina

Los raviolis (del italiano ravioli, plural del genovés raviolo, ‘plegado’), conocidos en el área rioplatense y en América como ravioles,  son básicamente cuadros de pasta replegados y rellenos, variando estos según las diferentes regiones, recetas y culturas culinarias. Toda la explicación de posibles orígenes e historia se pueden leer en este ENLACE de la Wikipedia.

Como sucede con muchas recetas que se extienden a nivel internacional, se adaptan y en otros casos se “maltratan” de su forma original, en Costa Rica tenemos los llamados Ravioles de cantina, que vienen siendo básicamente los mismos canelones (pasta tubular) rellenos, pero no rebozados en huevo que es la forma tradicional, sino que se cubren con harinas y cerveza. Es una boca (entrante, botana, tapa) que se sirve en algunos bares, denominándose “cantina” en las zonas rurales del país. Así también podrían encontrarlo en algún menú como canelones de cantina. 
Otra diferencia de los canelones, es que éstos se sirven o bien solo en su cobertura de huevo batido, o servidos con salsa de tomate. Los ravioles de cantina, más bien se acompañan de ensalada y salsas extras, como mayonesa, mostaza y kétchup. Aquí Cocina Costarricense les comparte un acercamiento a la receta.
Requiere para la mezcla del rebozo o cobertura, la misma cantidad de harina de trigo que de harina de maíz (1/2 taza por ejemplo) y 1 taza de cerveza. Simplemente mezclar las harinas y añadir a pocos la cerveza, para formar una pasta húmeda, suave y floja, pero tampoco muy líquida. 

 Es importante dejar reposar, al menos 30 minutos, pero puede ser desde horas antes;  el harina de maíz dará el toque crujiente de la textura; queda al gusto si le añade una pizca de sal o algún condimento de su preferencia. Se mezcla con batidor globo suavemente.
La pasta, que son los canelones, se cocinan en agua hirviendo (según las instrucciones del fabricante) y luego se rellenan típicamente de carne mechada, pollo arreglado, carne molida (podrían hacerse de queso y/o tocineta). Una vez rellenos se pasan por la mezcla a cubrir bien, tapando los extremos y se fríen en aceite caliente, dorando por ambos lados y se escurre el exceso de grasa en servilletas.

Se sirven sobre tortillas y se acompañan con una ensalada simple, repollo picado y las salsas para que cada quien se sirva. Entre antojos y formas de presentación podrían acompañarse de guacamole o “pico de gallo” (tomate picado). Si comparten la receta, recuerden indicar mi blog como FUENTEde información. Espero sea de provecho! 

miércoles, 22 de enero de 2014

sopa de arracache

No pongo en duda que las recetas nacen según el área donde se viva, según las necesidades y recursos con que se cuente. Si es de influencia más agrícola, marina o con otras tendencias. Y también dependiendo la curiosidad de quien las prepara. En tiempos de antaño se recurría a muchos ingredientes como plantas, tallos y flores, experimentando con ellos o marcando para siempre una misma forma de hacer la preparación.

Hay comidas que toda una vida he disfrutado de la misma forma. O se encasilla a un ingrediente en tres procedimientos y nada más. A través de la lectura en libros de gastronomía y ahora con el auge de las redes sociales, se topa uno ingredientes que no sabes exactamente lo que son. Esto porque son llamados diferentes de dónde vives. 
 En Costa Rica el tubérculo o raíz llamado Arracache, que tiene un sabor muy singular, y que es conocido por manchar la piel y prendas cuando se le quita la cáscara, siempre lo he visto y comido en picadillo. Hervido y picado y luego arreglado con papa, carne, chorizo o simple. Pero siempre en picadillo. No había tomado ni tiempo ni consideración para creer que se lograra hacer de otra forma. 
Hace un corto tiempo un seguidor de la página me dijo que había experimentado en hacer arepas, usando arracache y que las bautizó como arrechas (VER RECETA). Pues yo también quise hacerlas y resultó interesante y bueno. Ahí quedó la historia y volví a mis picadillos. Estos días, vi una entrada con el ingrediente “cepa de apio”, la curiosidad por aprender me condujo a internarme en varias fuentes y dar con que es nuestro “arracache”. Paralelamente aprendo que el nombre más común es ARRACACHA (con A) y que se consume en diferentes países de Suramérica, en variedad de recetas!

Como raíz milenaria precolombina, es en Perú donde existen también variedades. Brasil lo cultiva en grandes proporciones, donde también lo convierten en harina para otras recetas, como postres, panes y sopas. En Venezuela, se le conoce “apio verde” y en Ecuador es llamada “zanahoria blanca”. Contiene mayor valor nutricional que la papa y es cultivada en las regiones andinas, convirtiéndose en un alimento completo para niños y ancianos. Es rico en betacaroteno,  vitamina A, calcio y hierro.  Es un excelente antioxidante y  fortalece el sistema inmunológico.
Siempre busco un punto de inicio fácil. Y entonces preparé una sopa o crema, pues aunque simple, no podría imaginar su sabor. En nuestros mercados y ferias del Agricultor se logra comprar entera la raíz, considerando el pelar la misma de cuidar no mancharse. Pero también se consigue ya pelado y picado; como en los supermercados. Una vez que logres conseguirlo, considere un medio kilo (500 gr) de arracache pelado y picado.

Ponga una olla con 1 litro de agua a fuego medio, añada el arracache y 1 cucharadita de sal. Adiciones unas 4 papas peladas y partidas en mitades. Deje hervir y calcule la suavidad de la papa, para determinar que ya está listo. Retire del fuego y espere a que enfríe un poco. Lo que procede es licuar todo el contenido para obtener la crema.
En lo personal siempre me ha gustado “sentir” algo de textura del ingrediente principal. Entonces dejo aparte al menos 2 cucharadas grandes sin licuar. En la licuadora combine con 2 cucharadas de queso crema, un ramito de culantro. Una vez licuado, se regresa a la olla. Yo añado lo que tenía en reserva. Verifique el sazón y añada pimienta blanca o algún condimento a su gusto. Se le puede dar realce de color con 1 zanahoria pequeña cruda rallada que también se pone en este momento.
Deje calentar nuevamente hasta que alcance el primer hervor y estará lista para servir. Puede servir en platos hondos o bien usar pan campesino (redondos) a los que se les corta una tapa, se les extrae el relleno y se hornean unos minutos para que se tuesten y sirvan de recipiente. La experiencia me gustó mucho, un sabor que mantiene la esencia del arracache, pero en una consistencia y presentación que no imaginé, pero resultó muy buena. 

martes, 21 de enero de 2014

chilotes, picadillo con pollo

 Ya sea que lo disfrute con tortillas caseras o acompañado de arroz fresco, las mazorcas tiernas del maíz (chilotes) con su sabor dulce, le darán ese toque especial a su comida. 

Requiere 1 pechuga de pollo cocinada y picada, 2 tazas de chilotes picados en rodajas, 1 cebolla, 1 chile dulce, apio, culantro, achiote (colorante natural) y condimento al gusto. 
Cristalice en una olla la cebolla, chile y apio. Añada los chilotes y deje por un par de minutos.

Condimente con achiote, sal, comino o salsa inglesa y vierta poquitos de agua para que se vaya cocinando los elotitos. Mueva ocasionalmente y mantenga con poco líquido. Una vez suave todo, añada el pollo, mezcle y rectifique la sazón, apague el fuego. 
Decore con culantro picado, tape y deje reposar unos pocos minutos antes de servir.

ensalada de palmito fresas


Una fresca opción para acompañar sus comidas, va muy bien con carnes, pasteles o lasañas, usando las fresas que aportan ese toque dulce y cítrico a la vez, mientras aporta humedad y el Palmito (chonta o jebato), que se obtiene de los cogollos de ciertas palmeras, siendo la de Pejibaye en Costa Rica la de mayor uso. 

Parta el palmito en rodajas. Si usa palmito fresco se cocina en agua con sal previamente, se escurre y se deja enfriar. O bien use palmito enlatado y escurra del líquido de conservación. No hace falta pasar por agua. Parta las fresas limpias en rodajitas o divida en 4 partes, según el tamaño.  


Coloque una base de lechugas tiernas, o bien use algunas hojas verdes en un recipiente. Combine palmito y fresas. Aderece con miel de abeja y jugo de limón si le gusta un sabor cítrico o bien con yogurt natural licuado con hojas de menta y pimienta.

bolas de plátano verde

Para acompañar el café o como boquitas de fiesta!  El plátano verde que por lo general se usa en picadillos y sopas, esta vez lo podemos presentar como una entrada. 

Cocine 2 plátanos verdes pelados en agua con sal hasta que estén suaves. Luego májelos para formar un puré. Añada 1 yema de huevo y 1 cucharada de mantequilla, condimento al gusto y 1 taza de queso blanco rallado. Mezcle bien y forme una masa.
 Tome cucharadas de la mezcla, forme tortillas usando papel encerado y rellene al gusto, con trocitos de queso o carne cocinada.
Cierre en forma de bolita, pase por harina o polvo de pan y fría en aceite, dorando por todo lado. Escurra en papel toalla. sirva de inmediata para disfrutar lo crocante de su textura. 

viernes, 10 de enero de 2014

queque de naranja entera

Queque elaborado por Marilyn Gómez, seguidora de la página

Aprovechar todo el sabor, nutrientes y textura de las frutas es muy nutritivo. Disfrutarla en la forma más simple puede ser lo mejor, pero bien sabemos la cantidad de recetas donde se emplean las frutas, siendo postres y la repostería las que se lucen en primer lugar. En el caso de las naranjas, el sabor cítrico siempre será muy apetecido, se usa la ralladura para encender sabores y con la cáscara hasta se puede hacer cristalizada o en dulce. 
En este caso les comparto esta receta de un queque (torta, cake, pastel) donde se usa la naranja completa, únicamente se eliminan las semillas. 

Se coloca en la LICUADORA 1 naranja mediana bien lavada (de cáscara delgada preferiblemente), picada en trozos, donde solo se desechan las semillas; 3 huevos enteros, 1 y ½ taza de azúcar y ½ taza de aceite. Licue varios minutos a integrar bien. 
Pase a un recipiente y añada en forma envolvente 2 tazas de harina de trigo y 1 cucharada de polvo de hornear. Mezcle bien y vierta en un molde engrasado con mantequilla y enharinado. Hornee a temperatura media de su horno (precalentado) y deje unos 50 minutos hasta que esté cocinado al centro y dorado. Haga la prueba de punzar el centro para que el cuchillo o palito de madera salga limpio. Deje refrescar un poco y desmolde.

Haga una cobertura o lustre con el jugo de 1 naranja y 2 cucharadas grandes de azúcar en polvo. Mezcle y deje caer sobre el queque aún tibio. Deje enfriar por completo y regálese un cítrico gusto. 

martes, 7 de enero de 2014

empanadas harina de garbanzo


La harina de garbanzos es el producto obtenido de pulverizar finamente el garbanzo. Tiene otros nombres, como harina chana o besan. Se considera como un elemento muy importante en la cocina india y se emplea incluso para empanizar frituras, según reza la Wikipedia.  Es un alimento rico en proteínas, hidratos de carbono, fibras, minerales y vitaminas. Suele emplear en las dietas sin gluten como un sustituto de la harina de trigo.
En Costa Rica se consigue en algunos supermercados y macrobióticas; la empresa Morrjons S.A tiene en su lista este producto, con el que se pueden hacer varias recetas. Siendo las empanadas algo tan típico, me di a la aventura de hacer unas y aquí el resultado.

Requiere 2 tazas de harina de garbanzo, 3 cucharadas de harina de maíz, ½ taza de queso blanco rallado o molido, sal al gusto (considere la que pueda tener el queso), agua tibia la necesaria.

En recipiente cierna las harinas con la sal, añada el queso y mezcle. Incorpore el agua en cucharadas hasta alcanzar a una masa manejable que pueda “amasar”. Divida en mitades y luego en bolitas (salen unas 10). Aplaste como tortilla, coloque una cucharada de relleno, cierre en forma de medias lunas y fría en aceite a dorar por ambos lados.


Escurra en papel servilleta y sirva acompañadas de café o su bebida favorita. Para el relleno utilicé gallo pinto en unas y jamón con queso en otras. Cualquier picadillo podría funcionar bien. 

domingo, 5 de enero de 2014

sangría de fresas

La sangría es una bebida alcohólica refrescante típica de España, normalmente consiste en vino, fruta picada, un endulzante y algún licor. Si deja macerar un par de horas, la fruta le brinda un mejor sabor y si le gusta el efecto de burbujas, puede añadir un poquito de refresco gaseoso antes de servir.  

Por igual, suelen ser bebidas muy livianas, a las que se le puede dar un mayor cuerpo al añadir un licor adicional como vermut, brandy, triple seco. En Costa Rica, al menos, se consigue una preparación comercial de marca “Peñasol” que viene lista y se puede tomar fría. A mi me gusta combinarla y usarla como base de cocteles, como la sangría de “VERANO” (ver receta)

 Ahora les comparto mi versión rápida y al estilo de Cocina Costarricense de una sangría con fresas. Para un solo trago, requiere 1/2 vaso de sangría marca "peñasol", 1/2 taza de jugo de naranja (de cartón) y 4 fresas limpias. Simplemente licue todo y sirva con hielo. Si los ingredientes están previamente refrigerados no requiere hielo! 
En mayor cantidad licue 1 cajita completa de fresas limpias (1 docena aprox), con 1/2 litro de jugo de naranja. Vierta en un pichel y mezcle con 1 litro de sangría "peñasol". Añada hielo y sirva de inmediato! Si desea una bebida más fuerte añada 1 onza de guaro cacique a un solo trago, o bien ½ taza de “cacique” a la preparación completa.

jueves, 2 de enero de 2014

picadillo atún guineo


Los “guineos” son una variedad más pequeña del plátano verde. Siempre se le ha considerado de importante aporte nutricional, vitaminas, hierro, para ayudar a crecer y hasta se usa como papilla cuando los bebés inician el proceso de alimentos. Los guineos se cocinan y se comen simples, con mantequilla, en puré. Se añaden en sopas, se puede hacer ensaladas y muchas opciones en recetas, por su textura más suave que el plátano verde.  


Para esta receta también puede usarse “bananos verdes” por su sabor más liviano, por la textura y suavidad. Requiere de 1 manita de guineos (12 unidades aprox), 1 cebolla, 1 chile dulce, 2 ajos, 1 cucharada de aceite, 1 lata de atún con vegetales (o a su gusto), 1 taza de maíz dulce, 1 cucharadita de achiote (colorante natural) sal y comino, tomillo, culantro y tortillas para acompañar.

Pele y cocine los guineos en agua con sal, ajos y tomillo, hasta quedar al dente (no muy suaves). Escurra, deje enfriar y pique en cuadros pequeños. 


Aparte haga un sofrito con el aceite, cebolla, chile dulce, todo bien picado, añada el achiote y los guineos y el maíz dulce. Mezcle y condimente con comino y pizca de sal. Agregue el atún y mueva tan solo a integrar bien.  


Corone con culantro picado y sirva en gallos con tortillas calientes, o bien servido con arroz blanco y una ensalada verde. Livianito y sano para iniciar el año nuevo. 

miércoles, 1 de enero de 2014

Bienvenido 2014


Un nuevo día, un año que inicia. Sueños, metas, también rutina, tradición y costumbre. Tiempo para repasar lo vivido, pero mirando hacia adelante. Intentar, nuevamente intentar, plasmar proyectos, realizar una tarea, concluir la ya iniciada, poner en práctica una de las tantas recetas archivadas. Publicar lo que está pendiente.

Nuevos días, nuevos retos. Quizá no suceda nada nuevo. Pero serán nuevos días, nuevas oportunidades, tiempo para vivir. Para decidir y avanzar.

A quienes me leen y siguen mi blog, les extiendo mi saludo al iniciar este nuevo 2014, con la esperanza de un mejor mundo. Con Luz Suprema que nos ilumine nuestro andar.