martes, 9 de diciembre de 2014

tamales de verduritas


Los tamales constituyen una de las recetas más versátiles, pues una vez que se alista la masa de maíz, aliñada con caldo y especias naturales, se le puede añadir el relleno al gusto. La carne de cerdo es característica que prevalece para la mayoría de la gente. Pero también se pueden hacer con pollo para que sean más livianos y el resto de los ingredientes.

Sin embargo, presentarlos solo con verduras tiernas, integradas en un solo picadillo, le permitirán lucirlos en cualquier momento y ser del gusto colectivo. La masa no requiere manteca ni margarinas, pero si es importante que contenga un mínimo de grasa que se lo puede proporcionar un caldo de carne, siendo el pollo la mejor recomendación.

Aunque si desea reducir completamente el nivel de grasa, si es importante añadir puré de papas,  y caldo de verduras, para garantizar que la masa tenga suavidad y textura para formar el tamal. Con estas consideraciones les comparto mi receta de tamales de verduritas.

Requiere 1 y ½ de masa de maíz, ½ kilo de papas, 300 gramos de verduras:  vainicas (ejotes, judías),  zanahorias y papas. Agua la necesaria, sal, comino, salsa tipo inglesa (Lizano) y especias naturales (ajo, cebolla, chile dulce, orégano, tomillo, culantro, apio). Y 2 kilos de hojas de plátano soasadas (ablandadas al fuego) para envolver.


Para el picadillo, pele las papas y las zanahorias. Pique en cuadritos y mantenga en agua. Las vainicas las despunta y las pica en pequeñas rodajas.  Coloque una olla al fuego, cristalice con 2 cucharadas de aceite las especias naturales, añada 1 cucharadita de achiote (colorante natural), incorpore primero la vainica, mezcle y deje un par de minutos a que se ablande un poco. Seguido añada papa y zanahoria escurrida. Mueva a integrar todo y añada ¼ de taza de agua. Tape y deje que empiece a hervir.

Condimente con sal, comino, ajo en polvo y cocine sin tapar a fuego medio, moviendo ocasionalmente y añadiendo poquitos de agua, sin que las cubra. De manera que se vayan cocinando casi al vapor. Conforme se seca se añade más agua, hasta comprobar la suavidad de las verduritas al dente (no muy suaves). Estando así, retire del fuego, añada la salsa Lizano y el culantro picado. Reserve.

Cocine en una olla un muslo completo de pollo (o una pechuga pequeña) sin piel, con agua suficiente a formar el caldo, sal y especias naturales frescas. Una vez que esté suave la carne, cuele y reserve el caldo, que obtenga al menos 3 tazas. La carne la puede usar para otra receta.

Cocine el ½ kilo de papas peladas y partidas, en agua y sal, hasta que estén suaves. Maje a formar un puré y mézclelo con la masa. Vaya añadiendo poquitos de caldo tibio y amase al mismo tiempo, hasta darle el punto a la masa. No debe quedar demasiado húmeda. Si no lo suficiente blando como para lograr tomar cucharadas sin derramarse. Rectifique la sazón de la masa, añadiendo más condimento o salsa inglesa a su gusto.

Para armar los tamales, coloque sobre un cuadro de hoja de plátano una cucharada de masa y encima una cucharada de picadillo mientras se hace presión. Estos tamales no es necesario que sean grandes. Con esta cantidad de ingredientes sale un aproximado de 30 piñas (60 tamalitos). Doble la hoja cerrando la envoltura típica del tamal y forre en una hoja extra. Amarre con hilo de dos en dos (piñas) y una vez listos, los cocina en agua caliente, por unos 45 minutos.


Retire de la olla y escúrralos. Deje enfriar antes de abrir, para garantizar que la masa corte en la forma deseada. Luego se pueden volver a calentar con agua caliente, al vapor, en microondas y hasta fríos en un paseo pueden se pueden disfrutar.

10 comentarios:

Agnes Sánchez dijo...

La masa es una maravilla. Gustosa, sobrosa, con una textura más que agradable, suave y consistente.
Y el relleno de picadillo, tan sutil y tradicional, les confiere un aspecto tan cotidiano, que cualquier época y cualquier hora es buena para acompañarlos con una deliciosa taza de café.

Provecho!

Luis González dijo...

Gracias Agnes por el comentario, por el disfrute, por la visita!

Edwin Viquez dijo...

Simple y sencillamente deliciosos, hasta dan ganas de hacerlos pero mejor esperar al siguiente paseo

Luis González dijo...

Don Edwin, en el siguiente puede que sean de frijol. No deje de aprovechar la experiencia decembrina para preparar unos cuantos.

SEBR dijo...

Siempre he querido saber algun truquito p q los tamales me queden blanquitos y suaves.

Luis González dijo...

Don Edwin, tomaré en cuenta su solicitud!

Luis González dijo...

Sebr... el puré de papa le da suavidad al tamal, aunque no se garantiza que quede completamente blanco. Lo que usa la gente (yo no) es añadir manteca de cerdo a la masa de maíz "cascado" y eso suaviza y mantiene color blanco.

Anayensi Villalta dijo...

Exactamente cuanto es la cantidad de agua por kilo.por favor me urge. Yo los hago y me quedan un poco duro con masadoñarepa maiz blanco.

Anayensi Villalta dijo...

Exactamente cuanto es la cantidad de agua por kilo.por favor me urge. Yo los hago y me quedan un poco duro con masadoñarepa maiz blanco.

Luis González dijo...

Anayensi, el agua que se usa en la receta es para cocinar los vegetales, es una cantidad apenas que cubra los mismos mientras se cocinan y estén suaves. Y luego se usa agua para poner a cocinar los tamales, igual receta, suficiente para cubrir y estar añadiendo conforme se va evaporando, de manera que siempre tengan agua.
La suavidad de la masa para mí, depende de añadir puré de papa y algo de grasa que aporta el caldo para aliñarla