martes, 19 de agosto de 2014

sopa de guineos de Doña Rosa

Son chiquiticos sí, pero muy nutritivos los ricos guineos. Una variedad de plátano, que se produce mucho en Costa Rica y que se sirve en nuestras mesas de diferentes formas. Desde un puré, añadido en caldo de frijol,  hervido y hecho ensalada, en rollos con atún y enteros entre la sopa. 
 De lo bonito de interactuar en las redes sociales, está la gente especial que comparte sus recetas y hasta me envía sus fotografías. Doña Rosa María Sanabria, nos comparte esta receta de sopa de guineo muy propia, que combinando pocos ingredientes termina un plato nutritivo y sabroso.

Las proporciones que me cuenta, uno las puede personalizar, pero aquí le cuento como ella misma dice, sin cantidades exactas de ingredientes, ni para cuántos comensales. Pero gasta todo un racimo de guineos tiernos, un buen poco de huevos duros y muchos olores (especias). Con eso hace 2 ollas, invita a la gente, llegan, comen, repiten y hasta pueden llevar un poquito si gustan.


Yo la hice para probar y no quedarme solo con las fotos y la historia, con una manita de guineos (unos 10), 3 huevos duros y el mínimo de especias (1 cebolla, 1 chile dulce, 2 tomates, apio, culantro). Las fotografías son crédito de Doña Rosa que tomó a todo su proceso. Luego les comparto mi resultado. 

Se empieza por pelar y partir en tajadas los guineos. Se fríen en aceite de inmediato, dorando por ambos lados y se escurre en papel servilleta. Cocine los huevos en agua hirviendo hasta estar duros. Enfríe, pélelos y pique de forma gruesa.
Aparte se licuan las especias y tomate. Esto se cocina como una salsa y se condimenta con sal y salsa tipo inglesa. Luego se pone a hervir media olla de agua con un vaso de leche, cuando está hirviendo se va incorporando todo lo preparado, comenzando por los guineos, huevos y la salsa. Se deja hervir bien para que se unan los sabores.  Está listo para servir y disfrutar de una sopita nutritiva y diferente.