sábado, 29 de marzo de 2014

marañón pasa


El marañon (Anacardium occidentale), conocido como anacardo, nuez de la India, castaña de cajú o merey, es un fruto con excelentes propiedades medicinales y nutricionales. Con un sabor dulce y cítrico, brinda sus mejores cosechas en los primeros meses del año, en el verano de Costa Rica. Se aprovecha sus componentes desde la elaboración de dulces y cosméticos, hasta la creación de medicamentos para tratar diferentes enfermedades. El fruto principal es la nuez,  lo que nosotros llamamos semilla. Y el seudofruto, parte carnosa la disfrutamos como fruta fresca.
Además de secar la semilla y disfrutarla de varias formas, también se usa la falsa fruta en miel, conserva, refresco, añadida en salsas y carnes y una singular preparación es secarla luego de haberla preparado como miel. El término “pasa” se le asigna también a otras frutas deshidratadas, que aunque dulce, no contienen líquido o poseen el mínimo. Así hay uva y banano pasa, que tienen un principio similar en su preparación.

Para la receta del marañón se seleccionan las mejores frutas ya maduras y jugosas. Se punzan y se exprimen lo más que pueda, conservando su jugo. Se llevan a cocinar ambas cosas y se le puede añadir un mínimo de agua, para que la fruta se cocine en su propio jugo. Hay que estar atentos, la idea es esperar que seque, pero moviendo suavemente y lo mínimo para que mantengan su forma.

Al secar el líquido la fruta se habrá cocinado. En ese momento  se le añade tapa de dulce molida o picada (que es azúcar de caña, panela, piloncillo, papelón), la cual al disolverse al calor formará la miel que terminará de compactar los marañones. A nivel industrial el primer paso se hace majando en forma hidráulica los frutos y una vez lista la miel se le incorpora benzoato de sodio y el ácido cítrico como preservantes.

Esto se pasa a un colador, para lograr escurrir el excedente de miel y humedad. Lo mínimo serán unas 4 horas, pero es común en las zonas calientes, como Guanacaste y Alajuela, llevar al sol sobre zarandas o cedazos especiales, para que se terminen de secar; un proceso que se hace hasta por un par de días.

El producto final será una fruta deshidrata, pero dulce, donde sigue primando el sabor cítrico del marañón. Un postre para disfrutar en cualquier momento, siendo uno de mis antojos personales acompañarlo de helados de vainilla. Invitados a disfrutarlo. 

3 comentarios:

Rosendo Hurtado dijo...

Cómo me gustaría probarlo! Genial!

maureen munoz dijo...

Gracias Luis, muchas veces intente hacer el marañon pasa pero no me quedaba bien, ahora con su guía voy camino a que me quede bien, compre una maquina para deshidratar y los tengo escurriendo para mañana ponerlo en el deshidratador unas 24 horas.

Luis González dijo...

Hola Maureen. Ojalá le resulte.
Le agradecería mucho si le toma fotografías al proceso y quiera compartirlas.
Así al menos nos ilustre mejor la nota.
Puede enviarlas por mensajería en mi página de facebook
www.facebook.com/cocinacr
Gracias y saludos