viernes, 21 de marzo de 2014

chiverre azucarado

Para todos hay gustos. Y el chiverre cada quien lo disfruta a su manera. Se hace deshilachado en miel y también en trozos cristalizado. La miel es típico hacerla con tapa de dulce, una receta que recién publiqué; también se hace con sirope y hay quienes disfrutan de esta blanca versión solo con azúcar.
Fotografia en pasos
Usted elige cúal le gusta o si prefiere comprarla ya hecha en el super. Si se le antoja esta manera, aquí les cuento como se hace. Lo bueno es que en Costa Rica para estos días, hay más chiverres que chayotes, así que disponga de su chiverrito y como siempre, sáquelo al sol varios días, así la cáscara se va quebrando y será más fácil manipular. Aquí también va otro detalle. Sabemos que es más fácil quitar la cáscara si se pone al horno, o lo pasa por las brasas. Pero igual, también después de asolearlo varios días, se golpea con martillo o mazo y luego se pela con ayuda de un cuchillo.

Luego se parte en trozos y se eliminan la mayor cantidad de semillas. Se ponen los trozos en una olla con suficiente agua y se ponen a cocinar por media hora al menos. Cuando ya suaviza, se escurre. Una vez frío se deshilacha con las manos. De nuevo es importante, que entre más seco, mejor queda la miel. Entonces recurra al mejor de sus métodos, entre una bolsa de tela la exprime, la expone al sol o la lleva a la secadora de ropa!
Viene lo bonito. Lo que nos llega en tradición es que se ocupa igual cantidad de azúcar, que del peso de la pulpa de chiverre. Pero es mejor que sea menos dulce, yo diría usar la mitad de azúcar, pero que se vaya a su gusto!. De aquí nada más falta, poner una olla grande al fuego, con la pulpa del chiverre, el azúcar, astillas de canela, clavos de olor y unas tiras de cáscara de una naranja (sin la parte blanca).

La vaina es mezclar todo junto, moviendo de “cuando en vez” con cuchara de madera a fuego medio, y dejar que se vaya haciendo la miel. Le tomarán unos 45 minutos, pero tampoco la descuide, es parte de lo bonito que le caliente a uno el estómago ese ratico mientras menea la miel y ver cómo se va convirtiendo aquel poco de pasos e ingredientes en este bonito y apetitoso postre del soleado marzo-abril en Tiquicia.
Fotografía miel 
Tentación de Reyes cacharse una cucharada así caliente. Y ponerla encima de un pedazo de pan blanco ni me diga. Pero mejor déjela que se enfríe y la guarda en frascos en la refri. Luego ya le da rienda suelta a sus placeres y su modo de disfrutarla, que es tan propio suyo como su forma de andar! 

1 comentario:

Pamela Gómez Bonilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.