lunes, 31 de marzo de 2014

arvejas con camarón

Arveja, alverja, guisante, chícharo, arbeyu o guisantes (Pisum sativum) es una planta herbácea de la familia de las leguminosas (ver más información). Estas tiernas leguminosas que se disfrutan en tantas recetas. A veces le añadimos “cuatro” a un arrocito solo para dar color, otras seis a una ensalada para dar un poquito de alegría y a veces preparamos el kilo completo con alguna carne o en un caldito solo con otras verduritas.

En las ferias del Agricultor de Costa Rica disfrutamos encontrarlas casi recién arrancadas de las matas. Muchos de sus vendedores están ahí mismo, sacando las arvejitas de sus vainas. Peladas salen unos cinco colones más caras. Por la pelada y por que el peso no incluye el de las cáscaras. Es muy entretenido también hacerlo uno en casa; pero ya sea peladas o no, llevarlas siempre es una inspiración para ver que se hace con ellas.
En los supermercados se encuentran congeladas, enlatadas y esto las hace muy versátiles. Pero no encuentro comparación de su sabor, de usarlas así fresquitas. Es común hacerlas con costilla de cerdo, con alitas de pollo y hasta con carne molida. A veces tan solo se cocinan en buen caldo y se le añaden unas dos papas y una zanahoria para darle color y completar este guiso de verduritas.

Que se pone uno a cocinar y a ver de qué más dispones y lo que casualmente había en el refrigerador eran unos rosados camarones, que levantaron ceja y me propuse hacerlos bailar juntos. El resultado muy diferente, pero especialmente atractivo y combinaron muy bien sus sabores. Aquí les comparto la receta.
Se ponen a cocinar las arvejas con suficiente agua, se le añade cebolla, chile dulce, apio, tomillo, orégano y ajos. Un poquito de sal y se dejan cocinar tapadas hasta que suavicen. En olla convencional puede tardar una media hora. En olla de presión apenas 5 minutos será suficiente.

Aparte se sofríe una cebolla, ajo, cucharada de mantequilla y pizca de aceite y le añadimos unas 2 tazas de camarón limpio (gambas). Dele un poquito de sabor con sal, orégano seco y 1 chorrito de jugo de limón. Apenas en un par de minutos habrán tomado un blanco color bonito. Combine con las arvejas y deje a fuego apagado por otro par de minutos. Póngale un poquito de culantro picado y estarán listas para servir con arroz blanco o como una rica entrada.