lunes, 30 de septiembre de 2013

miel jalea de pejibaye

El pejibaye, conocido también como chontaduro, chotaduro,pupunha (pupuña), pijuayo, pixbae, cachipay,  tembe (Bactris gasipaes Kunth) es una planta de la familia de las  palmeras arecáceas.

Es un rico alimento que contiene carbohidratos y es una buena fuente de fibra dietética y vitaminas A y C. No es alto en grasa por sí mismo. Lo que lo puede aumentar la grasa es la carne o manteca que se añada al agua cuando se cocina. O bien la mayonesa o aderezo que le acompaña cuando lo servimos como bocas. 

Pejibaye también recibe el nombre el  pueblo del cantón de Jiménez, en la provincia de Cartago Costa Rica. Justamente en esta zona, junto a Tucurrique y alrededores se produce una de las mejores variedades de pejibayes en nuestro país.  Y en estos días están realizando la feria de esta fruta, donde se ofrecen muchos alimentos que se elaboran con los mismos. Sin embargo la producción se da casi a lo largo del año, por lo que es fácil salir de los antojos en cualquier momento. Aquí se consiguen frescos, también se exportan al extranjero, por lo que con suerte en algunos países pueda llegarles.
Una dulce y fácil receta es preparar esta miel, que puede usarse como tipo jalea o mermelada, para untar en el pan y galletas. También podría usarse de relleno de empanas dulces o usar como base para otra receta de su inspiración.
Simplemente requiere de 12 pejibayes ya cocinados, los cuales se pelan, se elimina la semilla y se pasan por la parte gruesa del rallador. Aparte se pone olla de fondo grueso (que no pegue) con 1 taza de azúcar blanca y 1 taza de mermelada de piña, a temperatura media, y se va moviendo hasta que se integren bien y se empiece a formar la miel.  Se añaden los pejibayes rallados, mezcle bien y mueva unos pocos minutos.

Retire del fuego y pase a otro recipiente y deje que se enfríe antes de usar, o bien guardar en algún recipiente. Creo que podría funcionar con piña fresca en vez de la mermelada. Originalmente así lo pensé, pero en el camino me pareció que era más rápido el proceso con la jalea. Es una tarea que me queda pendiente. Al final, una dulce recomendación para estos días.

chiliguaro

De la inspiración y el verso de Don Hernán Elizondo Arce, escritor Costarricense,  se leen las primeras frases del Himno al guaro:

El guaro blanco es un alimento
yo sólo jumo quisiera estar
Cuando me pasa por la garganta
como me encanta saber tomar…

Un texto y melodía que completa la gama de canciones típicas y forman parte de un folcklor musical, que dan sello de historia en la cultura e historia del país. El guaro es un licor, tipo aguardiente que se produce la caña de azúcar, que se consume solo o ligado a varios otros ingredientes entre refrescos, siropes o jugos.

Una curiosa combinación es mezclarlo con chile picante. De aquí nace el nombre del “chiliguaro”, al que se le adiciona jugo de tomate, sal y limón. Las presentaciones y sabor van a variar según el tipo de chile, que bien puede usarse jugo de chilera casera, chile jalapeño procesado, tabasco o alguna salsa picante comercial.  Por igual la base del jugo de tomate, puede alternarse con jugo de vegetales, que dará un extra de sabor intenso, dando también una presentación espesa en la bebida.

Para preparar una bebida requiere de 1 onza de guaro blanco (Cacique es la marca tradicional en Costa Rica), ½ taza de jugo de tomate preparado, el jugo de 1 limón ácido, 1 pizca de sal y 1 cucharadita de tabasco o bien jugo de chilera. Se mezcla todo y se sirve en una copa.  Esto puede semejar al conocido “Bloody Mary”, un cóctel de fama internacional, por lo que algunos dicen que el chiliguaro es el bloody mary tico!


Si bien puede funcionar como un cálido aperitivo, antes de algún almuerzo o comida importante, la recomendación general que se hace del chiliguaro, es que es más efectivo como último trago de la noche, o bien, como restaurador del organismo, después una noche de tragos. Lo cierto, es que es una bebida muy diferente y que está presente en el menú de algunos bares del país; pero que bien si se anima, con facilidad lo puede hacer en su casa.
*El abuso de licor es nocivo para la Salud*

viernes, 27 de septiembre de 2013

Uchuva, espuma del amor

El aguaymanto o uchuva, (Physalis peruviana L.) es una fruta muy singular. Pequeña en tamaño pero cargada de muchos beneficios. Prefiere ciertos tipos de climas, sobre todo fríos. Es originaria de Perú, aunque ya se produce en muchas partes, incluyendo Costa Rica, sobre todo en la zona de “Los Santos”, donde el clima es propicio. Es considerada la fruta del amor, pues parece ser afrodisiaca, por lo que ilustra el nombre para este postre, espuma (mousse) de amor.
Como lo indica esta FUENTE, a esta pequeña y dorada fruta “se le atribuyen las características de agente purificador de la sangre y ayudante en la eliminación de la albúmina de los riñones. Por su alto contenido de vitamina A, se le considera como fortificador del nervio óptico, además de poseer cualidades antisépticas, y por lo tanto, es eficaz en el tratamiento de afecciones de la garganta. Consumirla frecuentemente destruye parásitos intestinales y amebas; se recomienda para diabéticos sin restricciones, favorece el tratamiento de las personas con problemas en la próstata, gracias a sus propiedades diuréticas y debido a ellas se considera muy eficaz para reducir de peso. También es utilizada como tranquilizante natural por su contenido de flavonoides”.

Aunque la conocía hace varios años, solo la había visto en pocos supermercados. El fin de semana pasado, visité la Feria Verde deAranjuez, una feria orgánica de productos frescos y con un ambiente muy completo. Ahí brillaron las pequeñas pero dulce ácidas fruticas y me traje unas cuantas para la casa. A decir verdad es una tentación, pues se disfrutan solas. Y quise aprovechar en uno de los más simples postres, como es la espuma (mousse) con leche evaporada. Podría hacerse con claras de huevo batidas también y gelatinas en láminas, pero siempre me voy por la receta más simple.

Requiere 1 taza de uchuvas enteras y lavadas, ¼ de taza de azúcar (o sustituto), 1 lata de leche evaporada (390gr) fría, 2 sobres de gelatina pura (2 cuch), ½ taza de agua.  Se remoja la gelatina en agua y se deja esponjar, luego de 5 minutos se lleva al microondas por 30 segundos para convertirla en líquido.

Mientras coloque en el vaso de la licuadora las frutas, azúcar y la mitad de la leche. Licue a baja velocidad y luego vaya añadiendo el resto de la leche, alternando con la gelatina. Pase a un molde y lleve a refrigeración por varias horas hasta que cuaje. Puede dejar caer algunas frutas dentro del molde antes de refrigerar, luego saldrán como “sorpresas” al partir el postre.


Disfrute de un dorado y sabroso postre. Visite esta feria y conozca muchos otros productos e ingredientes que a veces están por ahí escondidos. 

martes, 24 de septiembre de 2013

tortas de hongos

En Costa Rica el consumo de hongos silvestres comestibles no es una costumbre generalizada,  como si lo es otros países fuera del Continente. Hace varios años más bien se creyó que eran alucinógenos y venenosos, razón que no es falsa en el sentido que algunos sí lo son. Sin embargo, aunque se importan y se venden en el mercado, enlatados y deshidratados, también ya se cultivan los del género Agaricus, que son muy nutritivos como muchos otros alimentos vegetales. En los bosques del país existen variedades que crecen solos, pero sí hay que saber diferenciarlos.

La gran ventaja es encontrarlos frescos en las ferias del agricultor y en los supermercados y es que el sabor de un hongo fresco, blando, portobello, crimini o algunas de sus variedades, sabe muy diferente a un producto enlatado.  Como indico antes no era común de la cocina típica, sin embargo ya hemos ido aprendiendo a incorporarlo en algunas recetas, como arroz, guisos y carnes. 

Pero también se lucen como ingrediente principal de otras recetas como esta de tortas de hongo. Una receta que leí en el blog de FromMaria’s kitchen, así que me decidí y las probé. De verdad que tienen una presentación similar a una torta de carne, pero es toda una opción vegetariana, que puede servir de acompañamiento o como plato principal.
Requiere entonces de  1 caja de hongos blancos picados finito (2 tazas aproximadamente), 1 cebolla, 1 chile dulce pequeño, 2 ajos, 1 huevo, polvo de pan, sal y condimento al gusto. Cristalice en poco aceite, la cebolla, chile dulce y hongos, todo bien picadito, añada los ajos picados y salpimiente. Pase este sofrito a una tazón grande y deje enfriar.

Añada entonces el huevo, mezcle bien y añada el polvo de pan en cucharadas para formar una pasta moldeable. Una opción sin gluten es añadir fécula de maíz en vez del pan. Forme las tortas (yo hice barritas también) y selle de nuevo en sartén barnizado de aceite hasta dorar por ambos lados.

Ahora sí, disfrute a su antojo. Solas, con café, acompañadas de arroz y ensalada, o bien servidas como en el típico “gallo” servidas en tortillas con tomate y salsas. Se las recomiendo. 

lunes, 23 de septiembre de 2013

buñuelos de banano

Los bananos son la fruta más popular del mundo. El nombre científico es Musa paradisiaca y los nombres comunes banano, plátano, cambur, topocho y guineo, que al verlos en vivo o en fotografía no habrá duda de su dulce sabor y de qué fruta estamos hablando.

El banano no es un árbol sino una hierba alta y se cree hay casi 1000 variedades de banano en el mundo. De ahí que la gente prefiera unos pecosos, chiquitos, más largos, sin machas y bueno nunca faltó como fruta para que cuando uno era chiquillo, después de bañado, lo pusieran al sol, con una banano en la mano, mientras te secabas, o como merienda en los recreos escolares. Por igual como fruta fresca, en batidos, helados, postres y repostería también existen miles de recetas. Una es hacer los tradicionales buñuelos. De hecho yo había encontrado la receta original así y lo que tenía en casa eran plátanos maduros y con ellos hice la receta que compartí en esta ENTRADA.

Me parece que se prestan para un postre tibio, pero son especiales para terminar en la tarde de un café. Es como hacer arepas al estilo Costarricense, rellenas de banano. Fácil y rápido, puntos a favor. Requiere unos 3 bananos mediados, pelados, partidos en rodajas y bañados con jugo de limón.

Aparte en un tazón mezcle 1 taza de crema dulce (la que se usa para montar – chantilly, bien puede usar leche evaporada o común), 1 huevo, 1 taza de harina (con o sin gluten), pizca de canela en polvo, 1 cucharadita de polvo de hornear (royal), ¼ de taza de azúcar. Use un batidor globo (o batidora a baja velocidad) a integrar todo bien.

Pase cada tajada de banano por harina, luego por la mezcla y fría en aceite no muy caliente, a dorar por ambos lados. Muy rápido se cocina. Luego escurra en papel para quitar el exceso de grasa.

buñuelos con azúcar
Ahora viene lo bonito. Se los puede comer así, de una vez. O bien pasar por azúcar granulada; rociar con azúcar en polvo (glass) o bañar con miel de abeja o jarabe de maíz). Espero se animen a probarlos y disfruten de tan sencilla y dulce receta. 
buñuelos con azúcar en polvo
buñuelos con miel

viernes, 20 de septiembre de 2013

croquetas de yuca camarón

Lo bonito de compartir un “bocadito” entre vecinos, compañeros o amigos, que prueben lo que hiciste y recibir el premio de disfrutar del sabor de la cazuela ajena. Aunque en la realidad es muy grato, en la virtualidad también he logrado experimentar ese noble sentimiento. Cuando me comparten una fotografía y mejor aún cuando me envían la receta y sale uno del antojo y terminas poniéndola en práctica.

El asunto con la yuca (mandioca) que tiene tantos usos y de los cuales he preparado varias recetas dulces y saladas, la vi lucirse en la página SABOR GOURMET de mi amigo Pablo Chacón, como unas empanadas rellenas con camarón. De inmediato empecé a trabajar la mente en esa combinación de sabores y el producto ya listo. De ahí que le dejo a Pablo los créditos de la idea, a mi la satisfacción del resultado y es probable que pronto se la ofrezcan por ahí en algún menú de Restaurante Típico. Quién sabe!! 

En esos rápidos impulsos de querer hacer las cosas sin tener todos los ingredientes a mano, pues inicié según la receta. Pero en el proceso, dos cosas no terminaron igual. Primero manipular la yuca cocinada siempre se me hace difícil por ende no resultaron en forma de empanadas y de ahí que les bautizara con el nombre de croquetas. Segundo el relleno si bien cuenta con camarón, terminé adaptando a lo que tenía en la despensa y salieron las mías también con palmito.

Los ingredientes son para la base 1 kilo yuca pelada, Sal, 2 yemas de huevo, 60 grs. margarina derretida, 4 cucharadas de queso blanco rallado, 1 cucharada de consomé pollo, harina (la  necesaria) Huevo batido y Polvo de pan. Salen unas  12 unidades.

El relleno original incluye 125 grs. camarones picados y cocinados con mantequilla y ajo, 2 huevos duros picados  finos, ¼ de taza aceitunas, ¼  taza pasas. Todos los ingredientes mezclados.

Mi relleno: ½ kilo de camarones, 1 lata de trocitos de palmito (1 y ½ taza aproximadamente), cebolla y culantro. En aceite sofreí la cebolla, añadí los camarones, condimenté y deje que se cocinaran. Se retira el exceso de líquidos y se añaden el palmito. Finalmente se añade el culantro picado. Es mejor usar tibio o ya frío como relleno.
Para la pasta se cocina la yuca  en agua y sal a no quedar demasiado suave. Escurrir muy bien y batir con yemas de huevo, margarina, queso y consomé pollo. En este momento agregar harina si fuera necesario, formar tortillas. Colocar 1 cucharada relleno. Doblar y cerrar orillas. Pasar por  huevo batido y  polvo de pan. Luego freír en aceite no muy caliente hasta dorar por ambos lados. Escurrir y servir. 

Mi amigo Pablo me contó después, si después, que él se había ayudado con plásticos para formar las empanadas. Yo usé harina extra en un plato y con las manos formé las tortas que rellené y cubrí con más pasta. Me parece que dejar la pasta un rato en refrigeración ayuda a manipularla mejor.
Una vez listas y siendo la hora del almuerzo dimos con la brillante idea, de que acompañarlas con un pico de gallo era el complemento ideal. Y se convierte así en una comida super completa. El “pico de gallo” es solo mezclar cebolla, chile dulce, tomate, culantro y apio tierno, todo bien picado, bañar con jugo de limón y bendecir con sal y unas gotas de salsa inglesa. Si ha estado en refrigeración unos minutos previos mejor aún! 

lunes, 16 de septiembre de 2013

pan queque de guapinol

El guapinol es la fruta del árbol que se usó principalmente por los aborígenes como alimento. Y es que de verdad su contenido nutricional es bastante elevado, méritos suficientes para tolerar un  extraño pero interesante sabor entre dulce, seco y amargo.
Del árbol se aprovechan ramas, troncos que se cocinan como remedios naturales para el asma, se hace infusión e sus hojas para la diabetes y también se prepara té de hojas y la corteza para problemas digestivos. 

Previamente en ESTA ENTRADA les había dado indicaciones generales de su uso completo.

Hoy les regalo una receta en la que me atreví a incursionar. Siguiendo los pasos simples de un pan o queque tradicional, pero añadiendo el polvo o harina del guapinol, para fortalecer su contenido y disfrutar de su sabor. Curiosamente oscurece la preparación final pero el sabor es muy bueno. 

Para hacer este pancito con una consistencia esponjosa de queque, requiere de 2 huevos enteros, ¼ taza leche común, ½ taza jugo naranja, 1 taza harina (la fibra) de guapinol, ½ taza harina trigo (u otra sin gluten), 2 cucharaditas polvo hornear, ½ taza azúcar, 1 cucharadita vainilla, 60 gramos (1/2 barra) mantequilla liviana.
Cremar margarina con azúcar, añadir vainilla y huevos y leche. Añadir ingredientes secos, alternando con jugo de naranja, siempre en la batidora hasta integrar bien. Pasar a un molde engrasado y enharinado. Hornear hasta que esté dorado, aproximadamente unos 30 minutos a temperatura media de su horno. 

jueves, 12 de septiembre de 2013

bolitas de guineo rellenas

Entre la variedad de plátanos, uno que se luce bastante en la Cocina de Costa Rica son los guineos. No son ni plátanos ni tampoco bananos. Cuando están tiernos se usan en ensaladas frías, tipo escabeches o ceviches. Ideales para añadir en sopas, hacerlos puré simple con mantequilla, o añadir más ingredientes y transformar en el conocido ANGÚ.

Entre las varias recetas, que de este sencillo ingrediente se aprovecha, está el arrollado. Que se rellena con un atún arreglado con queso crema (VER RECETA). Cuando ya empecé a prepararla para gastar una “manita” de guineos que tenía ahí, se me ocurrió darle un final distinto. Pensé inicialmente en albóndigas frías, (que bien puede ser en lugar del arrollado) pero luego caí en probar hacerlo caliente. Así que el paquete de masa de maíz en polvo me ayudó.
Tan solo se requiere de cocinar lo que llamaríamos una “mano” de guineos pelados, unos 12 aproximadamente, en agua con sal y condimento; una ramita de tomillo y ajos. Cuando ya suavicen se pasan a un tazón y se majan a convertir en puré. Se les puede añadir cucharadas del caldo donde se cocinaron, un poquito de mantequilla, salsa tipo inglesa o lo que guste para dar sabor al puré, que ha de tener una consistencia espesa.
Aparte yo mezclé 1 lata de atún con vegetales (*hay algunas picantes si gusta) con 1 lata pequeña de atún sencillo.  Se toman cucharadas del puré, con ayuda de la masa en polvo forme una bolita que luego aplasta para hacer como una pequeña torta. Coloque una cucharadita de atún, vuelva a cerrar  y pase por más masa.


Cuando estén todas las “albóndigas” listas, las fríe en aceite, cuidado dorar parejo. Escurra en papel absorbente y estarán listas para disfrutar, con café, como acompañante de la comida o por ganas de golosear algo caliente! 

martes, 10 de septiembre de 2013

sopa fría de remolacha

Si bien es cierto que en Costa Rica nuestra alimentación es muy rica en vegetales, frutas y verduras, históricamente se ha seguido una línea tradicional en sus preparaciones. Integrar vegetales en platos calientes como sopas y picadillos. Pensar en sopas frías no es común. Pero les cuento que a veces es bueno refinar el gusto y dada la gran influencia de la globalización y el intercambio de información via internet, pues ahora se adaptan recetas en casi todas las regiones del mundo.

Como bien lo indica la Wikipedia, “se conoce como gazpacho a un tipo de preparación culinaria consistente en la elaboración de una sopa fría con ingredientes como el pan, aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas: generalmente tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo.  El gazpacho ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de la historia culinaria española, pero en la actualidad pertenece a la comunidad mediterránea y se ha expandido por todo el mundo como un plato nacional español”.

El salmorejo a su vez, es una crema que se elabora mediante una combinación de miga de pan a la que se le incluye ajo, aceite de oliva, vinagre, sal, y tomates.  Debido al empleo del pan, su consistencia final es la de un puré, o el de una salsa, se suele servir con pedacitos de otros alimentos en su superficie como jamón, tostadas o trocitos de huevo duro.
 Así que adaptando estas recetas a nuestro terruño y con términos más a nuestro diario vivir, el resultado es una sopa fría. El detalles especial es el integrar remolacha, lo que dará un sabor y color más que especial. Creo que es una buena idea, para servir en porciones pequeñas, que sirva como entrada a un almuerzo.

La receta es simplemente licuar todos los ingredientes y servir. Tampoco es necesario llevar a refrigeración, considerando que algunos ingredientes puedan estar previo fríos. Licue 1 tomate grande, con 2 ajos pelados (o 1 cucharadita de ajo en aceite), 2 cucharaditas de aceite de oliva, ½ taza de vinagre balsámico, 1 pizca de sal. Cuando esté bien integrado, añada a la licuadora 2 remolachas pequeñas cocinadas y peladas partidas en cubos y 1 pedacito de pan (1 bollito salado) que es lo que dará una consistencia espesa. *Como dato personal, yo añadí 1 porción de pan de especias*. Rectifique el sabor, a mí me gusta el sabor del vinagre balsámico y le pongo un poquito más!

Esto alcanza para 4 porciones. Decore ya sea con queso rallado, tortillitas tostadas, pedacitos de huevo duro, croutones (pan tostado), tocineta tostada, perejil o a su gusto. 

domingo, 8 de septiembre de 2013

atol de elote

El maíz ha sido uno de los ingredientes que han acompañado la historia de América y que seguimos disfrutando hoy en día en miles de recetas. Entendemos por elote (del náhuatl elotl) a la mazorca de maíz que se mantiene en la planta que la produjo o recientemente cosechada, donde sus granos mantienen la humedad natural, así al hacer presión sobre ellos, brotará un tipo de leche.

Los elotes así tiernos, tienen un sabor dulce por lo que son especiales para hacer chorreadas y atoles y cuando ya está el grano maduro es necesario cocinarlo antes de emplearlo en recetas, como las típicas tortillas.
Curiosamente el atol, (que se refiere a una preparación espesa de leche junto a otro ingrediente, como avena, fécula de maíz, vitamaíz o algún polvo espesante) en esta combinación no requiere, pues el mismo maíz tierno  cumple esta función.  
Aquí la receta: Para cuatro porciones requiere de 4 elotes grandes tiernos. Desgránelos (se puede usar el filo de un cuchillo, raspando el elote) y licue con 1 taza de agua. Pase por un colador y el líquido resultante lo pone en una olla a fuego bajo y mueva en todo momento. Verá que rápido empieza a espesar, añada 1 taza de leche a poquitos, vainilla o canela en astilla  y deje que vuelva a hervir. Ponga 2 cucharaditas de azúcar y deje que tome consistencia de atol.

Sirva en tazas pequeñas y decore con canela en polvo. Tibio es una delicia. Igual lo puede mantener en refrigeración y servir de postre.

Cocine aparte en agua unos granitos de maíz, para que use de decoración. También puede añadir azúcar moreno o unas gotas de "amarillo vegetal" para dar un tono algo más encendido. Una receta que no toma mucho tiempo y nos regresa al sabor de nuestras raíces. 

jueves, 5 de septiembre de 2013

arroz arreglado

Es común entre el diario vivir, que cuando se elaboran los alimentos a veces nos quedan sobrantes. Pequeñas porciones de un solo ingrediente o varios. Lo que procede es guardarlos en tazas dentro del refrigerador.
Son justamente estas pequeñas porciones los elementos básicos, cuando necesitamos luego preparar de una comida rápida, pero que al mismo tiempo nos satisfaga visualmente y gustosamente.
A veces son las circunstancias, de cocinar para uno mismo, solo uno en función de comensal, máximo dos. A veces no queremos complicarnos mucho. Otras se hace tarde o bajo la excusa de ir gastando esos pequeñas dosis ahí guardadas.
Un ingrediente que casi siempre sobra es arroz. Añejo, de un día para otro. Blanco o con achiote. No importa. Este se convierte en el favorito de mezclar algo más y punto. Así de simple podriamos poner una sartén, echar un huevo, medio batirlo y añadir un par cucharadas de arroz frío. Dejar tomar calor y listo.

Si se tiene algo más, como embutidos (mortadela, salchichón, jamón) se parte en trocitos y se añade a la mezcla anterior. Le damos color quizás con unas hojas verdes de culantro, espinaca, pero sin que el plato demande mayor tiempo en su preparación y ejecución. Si es del caso, se le añade salsa de soya (china) o tipo inglesa (Lizano) para dar un sabor personalizado.

La opción con atún no pierde figura. En aceite caliente se critaliza una cebolla, chile dulce, añadimos el arroz añejo y finalmente una porción de atún enlatado. Una fácil receta que en cosa de 5 a 10 minutos estará lista.
Cuando se hace con intensión y contando con unos minutos más, el arroz con molida es otra versión, conocida también como "salvatandas". Se trata aquí de cristalizar los vegetales, añadir un poco de carne molida (de res de preferencia), dejar cocinar, mientras se va soltando la carne con un tenedor. Cuando cambia el color se le añade una pizca de achiote (colorante natural), sal y condimento al gusto y se sigue moviendo para que la carne se cocine bien y quede bastante suelta. Una vez en su punto se le agrega el arroz frío y esperamos a que ambos ingredientes tomen su temperatura y combinen entre ellos.

Se acostumbra a poner un poquito de culantro picado antes de servir, para dar color y el aroma que este ingrediente sabe resaltar. Cualquiera de estas combinaciones de arroz "con algo" es lo que en la Cocina costarricense llamamos arroz arreglado.

lunes, 2 de septiembre de 2013

ensalada de plátano verde

En Costa Rica seguimos teniendo la bendición de encontrar tantos alimentos que se producen en nuestra propia tierra, en cosechas tales que tenemos que inventarnos una receta cada semana para no aburrirnos de comer siempre un ingrediente de la misma forma. Entre estos está el plátano verde, también conocido como “plátano macho” o “hartón” en otras regiones.

Su mayor aporte es el almidón, por eso se debe cocinar antes de ingerir, pues crudo causa indigestión; se usa como una hortaliza en picadillos, frito, en sopas, sirve de base para los tradicionales patacones, se puede cocinar con cáscara, la que algunas familias también la incorporan picada en sus preparaciones. Crudo es amargo y mancha la ropa y hace una especie de goma en la piel. Pero ya cocinado se hace blando, suave y cobra uno de los mejores sabores.
Si el plátano se cocina en leña, el sabor es aún más rico! 
Las hojas del vástago, donde nacen los racimos del plátano, se usan para forrar los tradicionales tamales, para envolver distintas carnes, como pescados o pollo, brindando un delicado sabor que caracteriza la Cocina rústica. Hoy les comparto una receta que gusta mucho en mi familia, es especial para acompañar otros platos y en lo personal la disfruto como boca o entremés en reuniones familiares, fiestas y paseos.

Se cortan los extremos a cada plátano (3 unidades), se parten en mitades y se les hace una ranura a lo largo de la cáscara. Se pone agua con sal al fuego, cuando hierve se añaden los plátanos, se tapan y se espera hasta que la misma cáscara se empiece a desprender sola. Es el momento para escurrir, apartar y dejar enfriar. La textura del plátano será firme, pero ya estará cocinado y del sabor ideal para la receta. La cáscara se cae sola o le ayuda con un tenedor mientras está caliente. Una vez frío los plátanos, los pasa por la parte gruesa de un rallador.

Aparte mezcle en un tazón 1 cebolla, 1 chile dulce, 1 tallo de apio tierno, culantro, todo bien picado. Bañe con jugo de limón ácido. Añada un poquito de sal, cucharada de mostaza, mayonesa, poquito de salsa inglesa (Lizano), mezcle bien e integre 2 latas de atún con vegetales con todo y su aceite. *También puede añadir tabasco o chile en hojuelas si le gusta el picante*

Agregue el plátano rallado y combine bien todos los ingredientes. Rectifique sabor, si le hace falta más jugo de limón e incluso un chorrito de vinagre blanco. Luego mantenga una media hora en refrigeración antes de servir.  Perfecto para servir sobre tortillitas de maíz tostadas.


O bien caliente tortillas de masa pequeñas y sirva en cucharadas. Así me gusta mucho, pero igual, vale para acompañar su almuerzo si a bien lo tiene.