domingo, 1 de diciembre de 2013

queque de uchuva


La uchuva es una dorada fruta con un sabor muy propio. No es completamente dulce, sino que tiene un ligero grado de acidez. Puede leer sobre otros nombres y más datos en este ENLACE
Se le conoce como la fruta del amor, pues parece que tiene cierto poder afrodisíaco, y no es lo mismo que fruta de la pasión (maracuyá), pero ambas inspiración pasión. Si bien la conocía desde algunos años, no le había encontrado la química para disfrutarla más que como fruta fresca. Aquí en Costa Rica se produce en clima frío y tiene un valor económico más alto, por lo que solo se ofrece en algunos supermercados. Recientemente con la apertura de las ferias orgánicas, me volvió a topar en mi camino y he dado rienda suelta a probarla en recetas. Es muy versátil y se logra integrar en salsas, ensaladas, jugos y repostería.  
Hoy la he integrado en un queque, donde el color y sabor final me motivan a estrenar este Diciembre. Bien puede hacerse en molde redondo, tipo chimenea o en moldes para pan. Es una receta muy sencilla y he utilizado como base una receta de "queque de cerveza", añadiendo la fruta y funcionó muy bien. Podría experimentarse a su criterio con otras frutas – o bien omitirla de la receta y tendrá un queque sencillo y también gustoso. 

Requiere 1 y 1/2 taza de azúcar granulada,  1 barra de mantequilla a temperatura ambiente (120g), 3 huevos separados, 1/2 taza de cerveza,  1 taza de uchuvas licuada, 1 y 1/2 taza de harina, 1 cucharadita de polvo  de hornear (royal) y azúcar glass (polvo) al gusto.

Prepare un molde engrasado y enharinado. Precaliente el horno a 180°C. Licue las uchuvas apenas con 2 cucharadas de cerveza para formar un puré.

 Batir el azúcar con la mantequilla hasta que esté cremosa, añadir las yemas de huevo y seguir batiendo. Agregar la cerveza, uchuvas  y mezclar. Añadir la harina con el polvo de hornear y por último, batir las claras de huevo a punto de nieve y mezclar en forma envolvente a la mezcla. No use batidora.
Vierta la mezcla al molde y hornee por unos 40 minutos, o hasta que haya dorado y se compruebe que el centro está firme. Deje refrescar antes de partir. 



Luego decore con azúcar en polvo y uchuvas frescas. Aproveché la ocasión de estrenar mes y le he dado un aire navideño. Es cosa de inspirarse y pensar en alguna presentación diferente. Espero sea de su agrado. 

5 comentarios:

recetas para dos dijo...

Esa inquietud, que me deja al leer recetas novedosas para mí, es lo que me hace llevarlas a la realización, para satisfacer mis ganas de aprender y poder saborear algo cuando tengo la certeza que debe ser una delicia (esta es una de esas). Me complace que se omita la leche y se reemplace por cerveza, no puedo imaginar su sabor, es algo que tengo que probar, en lo visual el queque se mira delicado, húmedo y de miga muy suave (es algo que me gusta en los queques).

Saludos y felices fiestas.

Monserrat Alvarado dijo...

Siempre me sorprende con sus recetas, muy ticas y muy originales! En este momento tengo el queque en el horno... Estoy cruzando los dedos!! Mis compañeras del trabajo tendrán mañana el veredicto final!

Luis González dijo...

Vanessa espero que tengas la experiencia de disfrutar su sabor y seguir en la aventura de la cocina!
Monserrat, espero que hayas tenido un buen resultado en unión de tus compañeras.

Valeria Amaya Gallo dijo...

mi queque lleva en el horno más de 40 minutos a 180 grados y no quiere endurecer :(
sigue blanditico y amarillo, solo una parte se puso un poquito cafe :/
me ayudan por favor? quiero que si se haga

Luis González dijo...

Valeria, espero que hayas terminado de hornear bien el queque. Los hornos varían a veces según marcas, tamaños o potencias. En principio los 40 minutos deberían empezar a ser suficientes.
Un detalle importante es no abrir el horno antes de los 20 minutos para que no entre aire y altere el cocimiento.