martes, 10 de septiembre de 2013

sopa fría de remolacha

Si bien es cierto que en Costa Rica nuestra alimentación es muy rica en vegetales, frutas y verduras, históricamente se ha seguido una línea tradicional en sus preparaciones. Integrar vegetales en platos calientes como sopas y picadillos. Pensar en sopas frías no es común. Pero les cuento que a veces es bueno refinar el gusto y dada la gran influencia de la globalización y el intercambio de información via internet, pues ahora se adaptan recetas en casi todas las regiones del mundo.

Como bien lo indica la Wikipedia, “se conoce como gazpacho a un tipo de preparación culinaria consistente en la elaboración de una sopa fría con ingredientes como el pan, aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas: generalmente tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo.  El gazpacho ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de la historia culinaria española, pero en la actualidad pertenece a la comunidad mediterránea y se ha expandido por todo el mundo como un plato nacional español”.

El salmorejo a su vez, es una crema que se elabora mediante una combinación de miga de pan a la que se le incluye ajo, aceite de oliva, vinagre, sal, y tomates.  Debido al empleo del pan, su consistencia final es la de un puré, o el de una salsa, se suele servir con pedacitos de otros alimentos en su superficie como jamón, tostadas o trocitos de huevo duro.
 Así que adaptando estas recetas a nuestro terruño y con términos más a nuestro diario vivir, el resultado es una sopa fría. El detalles especial es el integrar remolacha, lo que dará un sabor y color más que especial. Creo que es una buena idea, para servir en porciones pequeñas, que sirva como entrada a un almuerzo.

La receta es simplemente licuar todos los ingredientes y servir. Tampoco es necesario llevar a refrigeración, considerando que algunos ingredientes puedan estar previo fríos. Licue 1 tomate grande, con 2 ajos pelados (o 1 cucharadita de ajo en aceite), 2 cucharaditas de aceite de oliva, ½ taza de vinagre balsámico, 1 pizca de sal. Cuando esté bien integrado, añada a la licuadora 2 remolachas pequeñas cocinadas y peladas partidas en cubos y 1 pedacito de pan (1 bollito salado) que es lo que dará una consistencia espesa. *Como dato personal, yo añadí 1 porción de pan de especias*. Rectifique el sabor, a mí me gusta el sabor del vinagre balsámico y le pongo un poquito más!

Esto alcanza para 4 porciones. Decore ya sea con queso rallado, tortillitas tostadas, pedacitos de huevo duro, croutones (pan tostado), tocineta tostada, perejil o a su gusto. 

5 comentarios:

doris dijo...

Deliciosa, sana y una pinta preciosa y colorida.Un abrazo

Pilar dijo...

Luis, me encantan las sopas frías de todo tipo, pero aunque me gusta muchísimo la remolacha nunca se me ha ocurrido tomarla en gazpacho. ¡Nunca es tarde para aprender!. Un abrazo

Pilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis Gonzalez dijo...

Doris, así es, el color enciende las ganas para comerla pronto!
Pilar esta es de las mejores recetas en sopas frías. Ojalá la pruebes pronto.