lunes, 22 de julio de 2013

carpaccio de remolacha

El carpaccio, según dice la Wikipedia, el origen exacto del plato se ignora, pero se suele afirmar que data de mediados del siglo XX y que procede de la invención de Giuseppe Cipriani en el Harry's Bar de Venecia, donde habría sido preparado a pedido de una cliente, Amalia Nani Mocenigo, a quien su médico le había prescrito comer carne cruda. Por su similitud cromática con las obras del pintor Vittore Carpaccio, cuyas obras se caracterizaban por la profusión de rojo y amarillo, habría sido bautizado de ese modo.
La receta consiste en una preparación en finas láminas de una carne o pescado, crudo. Se adereza con aceite de oliva y algunas gotas de limón, todo ello decorado con queso en borona. Esta es la idea primaria, origen para hacer “carpaccio” de otras carnes, pescados, mariscos, setas, quesos, frutas y vegetales. 

Entre las variaciones extremas, he conocido esta opción con remolacha y le encontré un gusto particular, por la fusión de sabores de los ingredientes.
La remolacha (betabel, beterraga) es un alimento muy energético recomendada en casos de anemia, enfermedades de la sangre y convalecencia, debido a su alto contenido en hierro, azúcares, potasio y vitaminas C y B. Se aprovechan tanto sus raíces, que tradicionalmente las consumimos en ensalada, la versión de la ensalada rusa en Costa Rica, también como ingrediente de pan, su jugo y hasta las hojas tiernas se pueden preparar en picadillos. Pero esta opción de “carpaccio” es fácil y rompe los sabores tradicionales.

Requiere de 2 remolachas lavadas, partidas en mitades y cocinadas en agua y pizca de sal hasta que suavicen. En olla convencional o de presión que agiliza el proceso. Luego se escurren, se dejan enfriar, se les quita la cáscara y se parten en rebanadas muy delgadas. Use una cebolla grande, morada de preferencia (o varias pequeñas). Pártalas en rodajas finas.  Su sabor fuerte natural es aceptable en esta receta. Si quiere disminuir el mismo puede bañar las rodajas con el jugo de 1 limón.
Acomode en un plato las rebanadas de remolacha. Sobreponga las ruedas de cebolla. Aderece con un leve rocío de sal, chorrito de aceite de oliva y otro de vinagre balsámico. Si le gustan los sabores extremos, puede añadir una pizca de ajo triturado mezclado en el aceite. Una receta muy simple, pero estoy seguro que los sabores le robaran el gusto sobre otros acompañamientos.

7 comentarios:

Vanessa Carvajal dijo...

Toda una delicia, una de las maneras que más me gusta comer la remolacha, esa explosión de sabores entre lo dulce de la remolacha y el acidito del aceto es fascinante.

Hattori Hanzo (el sartenista) dijo...

La verdad me encanta la remolacha, pero, no es de mi agrado la cebolla. Que problema Capricornio

Maheba dijo...

Hola! hace tiempo alguien me comentó que con aceite balsámico la remolacha tomaba un sabor completamente diferente y rico (para los que no gustan del sabor natural de la remolacha)....

Por eso compré aceite balsámico y aún no lo pruebo! esto me anima a hacerlo, gracias!

Luis Gonzalez dijo...

Vanessa, cierto es una combinación interesante de sabores. Yo recién la descubro y seguiré en ese camino.

Hattori. Puedes omitir la cebolla que el resultado sigue siendo especial. Remolacha y vinagre balsámicos se unen muy bien.

Maheba. El balsámico es para paladares más refinados. En gotas, cucharaditas y más. Para mí gusto personal la mejor receta probada es la vinagre de hongos que se luce este balsámico. Puedes verla en este enlace
http://recetasdecostarica.blogspot.com/2010/07/hongos-en-vinagreta.html

Vanessa Carvajal dijo...

Supongo que te ha sucedido lo mismo que a mí cuando descubrí esos sabores, ahora es algo casi adictivo…. Me ha encantado la receta de hongos en vinagreta, sencillamente amo los hongos y mi hierba favorita es la albahaca, de seguro esta receta la probaré pronto en uno de esos viernes sociales.

Pilar dijo...

Luis me apunto a esta receta, adoro la remolacha e cualquier forma. Mirate una que yo publiqué hace ttiempo que es como la hacemos en casa.

http://cazuelicas.blogspot.fr/2011/10/copa-de-remolacha-de-mi-huerto.html

Un beso

Luis Gonzalez dijo...

Pilar, gracias por la referencia. Me gusta tu propuesta y es bastante cercana en sabores. Ya me la he copiado para hacerla pronto.
saludos