lunes, 10 de junio de 2013

sopa blanca de frijoles

El frijol es una leguminosa, cuyo grano es fuente de alimentación rico en proteínas e ingrediente básico, junto al arroz, en la dieta de la gran mayoría de población de bajos recursos económicos. Las diversas variedades de tamaño, color y sabor hacen que cada uno sea muy versátil en la elaboración de recetas.
Una de las más clásicas, son los frijoles frescos servidos como sopa, acompañada de plátano verde, cocinado en el mismo caldo de los frijoles y servidos con huevo duro (ver receta). Algo más elaborado es la típica “SOPA NEGRA”, que resulta del mismo proceso de cocinar frijoles negros, licuar una parte, preparar una salsa de tomate y servir también con guineos y huevo duro.  
Sopa NEGRA
Por lo general cuando vemos recetas en la web, terminamos ajustando según nuestros ingredientes, de lo que se dispone, o de lo que consideramos sería a nuestro gusto, a mi manera como dicen muchos. A veces en esa prueba, también surgen ideas y ocurrencias. Así caí en razón de creer que si la sopa es “negra” por tener frijoles negros, entonces si usan blancos, será una “sopa blanca”.

Considerando que el frijol blanco es más suave al cocinar, requiere menos tiempo para dejar en reposo con agua un par de horas antes. Luego se lavan bien, se ponen a cocinar en agua suficiente para tapar, se añade ramita de orégano, tallo de apio, ajos, cebolla, chile dulce, tomillo, un poquito de sal y algún condimento extra si así lo decide. Se puede hace en olla de presión por apenas 10 minutos, o en forma convencional vigilando el grado de cocimiento del frijol, hasta suavizar al gusto.
Luego se puede servir como una sopa. Un poquito de frijol, algo del caldo y se le complementa con guineos cocinados aparte, con cáscara y una ranura en la misma, e integrando un chorrito de leche en el agua una vez que empieza a hervir para que cuando se pelen los guineos mantenga un color más claro. También se acompaña con huevo duro, arroz blanco, aguacate, tortillas y la clásica “picadura de olores” Es decir, cebolla, chile dulce, culantro, sal y jugo de limón. Otra opción sería licuar una taza de los frijoles y volver añadir a la sopa, para que de un tipo de crema en el caldo. 
No es negra, es blanca, lo mismo pero diferente! 

1 comentario:

NORMA RUIZ dijo...

Que rica se ve, yo quiero un poquito.