martes, 9 de abril de 2013

té flores de poró


Las plantas medicinales tienen diferentes efectos en la salud de las personas. Algunas calman dolores, indigestión y otros males y muchas sirven como relajante para los nervios, el estrés, la hiperactividad y hasta la falta de sueño.

El perejil, es un calmante y además colabora contra el envejecimiento, la anemia, el mal aliento y la oxidación. También el Tilo (tila), lavanda y la manzanilla. Una de las flores que más se usaba en Costa Rica es la Amapola, que al hervirla en agua, deja una consistencia gomosa, se endulza y se le daba cucharaditas a los niños que no podían dormir.

Por su parte, la flor del árbol del poró, la variedad conocida como “cuchillitos”, por su forma de espada, es una flor comestible. Se prepara con huevo, en ensaladas y picadillos. Alguna gente dice que provoca sueño y por eso también aseguran que hacer un té con ellas sirve también como tranquilizante.

No tengo pruebas ni sustento para esto, pero quise hacer la prueba. Tan solo basta con hervir un puñado de pétalos de la flor de poró en agua y dejar unos 5 minutos a “que suelte”, es decir que el agua cambie de color. Se deja enfriar y se toma en copitas como agua de tiempo. En realidad tiene un sabor algo amargo. Por lo que se puede endulzar con miel o bien añadir unas tajaditas de jengibre al agua mientras hierve.

Los remedios caseros son parte de la historia, flores, hojas y plantas que además de embellecer, también muchas se lucen en platos y otras hasta nos curan. 

1 comentario:

Carmen dijo...

No sabía que se podía tomar en infusión.
Me encantó la casita de atrás, está preciosa.

abrazote