martes, 19 de marzo de 2013

buñuelos flor de itabo

Hace ya algunos años, en el 2009 para ser exactos, me encontré con una entrada en un blog de una Catalana, una entrada más que especial. Una receta que se acompaña con el texto de una conversación entre una Salvadoreña y ella. El tema, las flores de itabo o flor de izote como se le dice también en El Salvador, justo donde se luce como la Flor Nacional de este país. El disfrutar de tan rústico diálogo lo pueden leer EN ESTE ENLACE.
Los Salvadores le dieron el trono como su símbolo nacional, pero también la sirven en la mesa, al igual que lo hacemos en el resto de países del área de Mesoamérica donde también se luce. En este hermano país se preparan mieles, picacillos y tamales cocinados al vapor, con masa de maíz, salsa de tomate y rellenos de carne y flores.

Entre la variedad de recetas que conocía hasta esa fecha, siempre las ví como platos salados, en picadillos, tortas y encurtidos. Desde entonces me quedó la "espina" del combinar a un sabor dulce. Luego vi cajetas a base de azúcar rellenas de flores, otra receta que tengo que probar. No sé porque tardé tanto en ponerla en práctica, pero me animé. En cosa de 30 minutos se preparan y se saborean estos buñuelos, nombre que reciben las preparaciones de harina, cocinadas en aceite (fritas) y rebozadas con azúcar.

El toque como siempre para quitar el excedente de amargo siempre será añadir las flores en agua hirviendo, pizca de sal y dejar cocinar unos 3 minutos. Escurrir y dejar enfriar.Si, las flores tienen un amargo, es parte del encanto de sabor. Algunos consideran que son los pitos, o centros de la flor, otros que los pétalos más maduros o las que nunca abrieron. Yo pienso que tan solo cocinarlos en agua que esté hirviendo es lo justo para reducir su amarguito, para disfrutar del característico sabor. 
 Mientras mezcle en una fuente 1 taza harina, 2 cucharadas de azúcar, 1 huevo,  pizca de sal y vaya añadiendo poquitos de leche hasta formar una pasta ligera (como si fuera hacer arepas - pancakes). Haga puñitos de flores (3 o 4), páselas por esta mezcla y fría en aceite a fuego medio.  No debe estar muy caliente, sino se queman por fuera y no se cocinan por dentro. Puede incluso tapar, mientras se dora por un lado, dar vuelta y cocinar por el otro lado.

Póngalas sobre papel de cocina para eliminar el excedente de aceite y de inmediato hágalas girar por un plato que tenga azúcar blanca granulada. Ahí mismo empiece a comerse estos buñuelos. Servirlas a la hora del café es una gran opción, o bien como postre caliente para estos días de Semana Santa, cuando los itabos están tan floreados y se lucen en el menú de la época. 

3 comentarios:

Gabriela, clavo y canela dijo...

No la conocía Luis! que interesante, que ganas de probarlo!
saludos

Pilar dijo...

Yo no he probado nunca la flor de Itabo, creo que en españa no hay, imagino el sabor de esos buñuelos, ¡qué receta más interesante....! Un abrazo Luis amigo

Luis Gonzalez dijo...

Como flor comestible, sí sé que en México se aprovecha, al igual que en Centroamérica. Por comentarios en la página de facebook, sé que se luce como planta ornamental en algunos lugares de Europa.
Ojalá algún día puedan disfrutarlas. Saludos.