jueves, 6 de diciembre de 2012

mazamorra de arroz y plátano maduro


En varios países de América Latina, la “mazamorra” corresponde a una receta tipo atol, generalmente a base de maíz, pero aunque sencilla en su técnica e ingredientes, curiosamente es diferente en cada región.

Puede pensarse que por ser a base de maíz, tiene raíces indígenas. Cuando se cocina y muelen los granos, para convertirlos en un tipo de sopa espesa, que luego se endulza y aromatiza con especias. En Perú también se hace con maíz morado y da una presentación exclusiva; en Chile se usa un tipo de frijol y en Panamá se prepara con fécula de maíz. Algunas regiones también incluyen frutas en la preparación. En Costa Rica también se hace con maíz y el resultado es más amarillo por la inclusión de tapa de dulce.(VER RECETA) 

Manteniendo el principio de preparación espesa, como el atol, también se encuentra esta receta de origen Colombiano, que se elabora con arroz y plátanos maduros. Sencilla, con resultados muy rústicos, pero de grato sabor a quienes disfrutamos de las texturas de una mazamorra.  Requiere 2 plátanos maduros, 1 taza de arroz crudo, 1 taza de coco rallado, 2 litros de agua, pizca de sal y 1 cucharada de azúcar. Canela en polvo opcional.
Parta el coco, pélelo y ralle finamente. Licue 1 taza del coco con 1 taza de agua caliente, pase por un colador y reserve esta “leche de coco”. Licue de nuevo el coco del colador con ½ litro de agua, cuele y reserve.
Pele y parta los plátanos en cuadros, póngalos en una olla a fuego medio, con el arroz y 1 litro de agua. Puede añadir unas astillas de canela. Deje hervir hasta que el arroz reviente y los plátanos estén bien suaves. Conforme se va secando el agua, vaya añadiendo el líquido resultante del segundo licuado. Mueva constantemente y agregue la sal y azúcar.

La idea es dejar que todo se cocine hasta que se deshaga por sí mismo si le gusta una consistencia gruesa. Retire las astillas de canela. También puede licuar la mezcla para que sea más fino. Antes de servir incorpore finalmente la taza de leche de coco del primer licuado.

Sirva caliente en tazas individuales. Puede decorar con canela en polvo, rueditas de plátano maduro hervido y/o coco rallado. 
Funciona muy bien como postre o para disfrutar de las frías tardes de Navidad