jueves, 31 de mayo de 2012

pizza de coliflor

La coliflor siempre ha estado presente en el menú de los costarricenses. Pero no puedo negar que básicamente la usamos envuelta (rebozada) en huevo, hervida en ensaladas y encurtidos o una torta con huevo. Para algunas personas no es de mucho agrado por el aroma que desprende al cocinarse, para minimizar esto se puede añadir un chorrito de leche en el agua, o un pedazo de pan (baguette) al hervirse. O simplemente porque su sabor no sea muy cautivador. A mi en lo personal me gusta mucho. Yo la cocino en agua con un cubito y listo para usar en cualquier cosa.

Como la gastronomía avanza y los resultados se comparten, la he visto lucirse en otras formas, como cremas, mousse combinada con brócoli, salsas y ahora recién descubro esta pizza que aquí les comparto.

Ingredientes para la base: 2 tazas de coliflor procesada o rallada, 1 taza de queso blanco rallado, 2 huevos, sal y pimienta y especias secas al gusto (orégano, tomillo, romero), opcionalmente 1 ajo majado.
Además requiere de salsa de tomate (la necesaria) puede ser comercial para pizza o bien casera al gusto, y para la cobertura sus ingredientes preferidos, ya sean embutidos o vegetarianos y queso tipo mozzella o para derretir.
Se lava bien la coliflor y se parte en ramitos pequeños sin tallo, los pasamos crudos a un procesador de alimentos (o rallarla) que dará forma de granos de arroz, pero que no se haga puré, de aquí se miden las 2 tazas. Se colocan en un recipiente cubierto de plástico, se le hacen agujeros con tenedor o un palillo y se introducen al microondas por unos 5 minutos al 100%, retirar y dejar enfriar.
Al estar frío se mezcla con el queso, huevo, condimento y especias. Se unen bien a formar un tipo de masa y en sobre papel aluminio o molde de horno, se esparce y se cocina en horno precalentado, a unos 230°C por espacio de 15 minutos, estará cocinado midiendo que las orillas ya estén doradas. Puede incluso colocarse en la rejilla más baja del horno, pues esto será la base de la pizza.
Cubrimos con la salsa de tomate y rellenamos con los ingredientes que más nos gusten. En mi caso probé con 2 formas, embutidos y vegetariana. En la primera coloqué la salsa, los embutidos, se cubre con queso y se lleva de nuevo al horno por unos 5 minutos a gratinar.
Dejamos refrescar apenas unos pocos minutos para que tome la consistencia y disfrutamos de la pizza.
En el otro relleno, coloqué la salsa de tomate, hojas de espinaca lavadas, tomate, orégano y queso. Al horno a gratinar y listo.

Una opción para suprimir la harina y disfrutar de una forma especial de la tradicional coliflor.

4 comentarios:

Nina Maguid dijo...

La espera ha valido la pena: qué idea tan bonita! Veganizarla será arduo pero lo intentaré :)
Gracias y felicitaciones, tú siempre me sorprendes.

From Maria´s Kitchen dijo...

Excelente idea bajísima en carbohidratos!!! tengo que probarla!

Capricornio dijo...

Nina, sabes que esta receta está dedicada a vos. Compartiendo ingredientes y plasmando ideas. Nos ajustamos según los gustos, pero también haciendola funcionar.
Es clave el queso y/o huevo para amarrar la base, otra opción que imagino (solo imagino) es como hacer una torta con ella, en un sartén y poner la cobertura, queso y llevar al horno a gratinar.

Milagro, ya ves que primero salió esta pizza antes de las aprendidas en tu clase, pero son ideas buenas para intentar también.

NORMA RUIZ dijo...

Algo totalmente diferente y fuera de lo normal, que rica se mira, saluditos Luis.