jueves, 16 de febrero de 2012

repollo con huevo


Cuando estaba pequeño no me dejaban mucho meterme en la cocina, y menos meter mano; si acaso me dejaban ponerle frijoles crudos sobre el pan casero antes de hornear y más grandecillo me ponían a pelar la verdura, vigilar el arroz que no se secara, o que moviera una masa, pero nada más.

En unas vacaciones de fin de año cuando estaba a mitad del colegio, me ofrecieron atender una pulpería y ahí mismo en la parte de atrás cocinaban. La muchacha que lo que hacía era muy práctica y muchas veces la vi preparando el salteado de repollo con huevo, y siendo tan fácil pues me aventuré a prepararla yo solo en mi casa, lo que luego sería la receta salva tandas, cuando tenés hambre y querés comer pronto. Luego descubrí mezclar garbanzos de lata, una tomatina y picar unas salchichas, que junto al atún en lata serían mi salvación. Pero este repollo fue quien me tituló y me animó a seguir intentando aventurarme y experimentar en la cocina.




Tan sencillo como picar un poquito de repollo (col) - 1 taza, poner el sartén a calentar con una cucharada de aceite, añadir el repollo picado, en un minuto se ablanda y entonces se le añade un huevo entero, una pizca de sal, mezclar bien y dejar que se cocine. En cosa de 3 minutos está lista la receta.

Lo puede disfrutar servido en un par de tortillas y hasta con un café.
O bien, servir con arroz fresco y ensalada y ya está la comida.

Siendo más creativo, se le puede añadir atún, quizás culantro o una salchicha picada! Es menú para una persona… con hambre, así es como se inventan las cosas!!

2 comentarios:

Walkiria dijo...

Hola mi amigo precioso, Mira y te cuento que anoche fue exactamente eso lo que le prepare de cena mi esposo, eso sí, sin el huevo, el un fanático del repollo. Aparte te cuento que esta receta tuya me trae muy buenos recuerdos de mi infancia también, Mi padrastro solía prepararnos eso de comer cuando mi madre andaba trabajando, a ninguno de mis hermanos y a mi nos gustaba el olor del repollo cocinado, pero el invento un juego para nosotros de manera que nos gustara el bendito repollo sudado como él lo llamaba. Y desde entonces como tú bien has dicho es un plato salva tanda cuando se tiene hambre. Yo más bien lo cocino así cuando tengo antojos de comerlo, como anoche, Y lo he acompañado con un par de salchichas gigantes a la parrilla.
Te dejo un fuerte abrazo mi precioso amigo

Maetiare dijo...

que rico... yo utilizo mucho el repollo, sobre todo en ensalada y también salteado con cebolla y bacón, pero con huevo nunca se me hubiera ocurrido.. te pillo la idea por facilita y por antojo jajajaja