jueves, 1 de diciembre de 2011

mousse embrujo de café


La Navidad en Costa Rica está determinada por el espíritu de su pueblo, que en su mayoría mantiene la religión católica y sus tradiciones, la decoración de las casas y edificios, los portales o nacimientos, los vientos fríos de la época, la transición climática del invierno a verano, comidas típicas para los días festivos y la época de recolección del café. Uno de los productos de mayor exportación, por lo que se le ha considerado el “grano de oro”.  Y la Navidad en mi blog se estrena con el Calendario de Adviento que organiza Noema, del blog Intercultura y Cocina, donde cada día una ventana nos asoma a un país diferente, y hoy con gran emoción los recibo en este segundo día aquí, con este postre donde el ingrediente que sobresale es el café.

En Costa Rica la excelencia de su café puede disfrutarse de formas distintas, pues son ocho las zonas productoras de café, cuyas características especiales son famosas en todo el mundo, producidas en este país de apenas 51.100 km2. Por lo privilegiado de su clima, este país produce diversidad para satisfacer todos los gustos.

Nuestro país, ubicado en la cintura de América, tiene una precipitación y humedad relativa, al igual que la temperatura tienden a disminuir con la elevación, factores climáticos que afectan el tamaño y la dureza de la semilla e influye, además, en ciertos componentes de la calidad de la bebida. Las regiones productoras están en zonas bajas a menos de mil metros, donde el café es más liviano, y otras en zonas altas, arriba de 1.200 metros, de origen volcánico, donde el café es más fuerte o más ácido y también más aromático. Para ampliar la información del café pueden disfrutar de este video: 


Fueron los cafetaleros y los impuestos a la exportaciones del café, hace muchas décadas atrás, quienes aportaron el capital inicial para construir el Teatro Nacional, joya arquitectónica en la Capital San José; por igual el desarrollo de la actividad cafetalera se ha impulsado en muchos sentidos, no obstante, la experiencia de estar en vacaciones académicas y la dinámica misma de la recolección del café encierra una tradición en muchos de nosotros. Todo un día en el cafetal, merendar y almorzar rústicamente bajo la sombra de un árbol es una de las mejores experiencias de vida a recordar, al mismo tiempo que coincide la Navidad.
La industria ha contribuido en la elaboración de niveles de calidad del café, diferentes marcas y formas de presentación. Grano entero, molido, instantáneo, golosinas, licores y cremas. Una de las empresas nacionales más reconocidas es “Lizano”, que tiene una gran variedad de ésta línea.  
Uno de ellos es la crema llamada “Embrujo de Café”, una combinación de licor, con esencia de café y un volumen de 20% alcohólico, presto para disfrutarse en pequeñas dosis como un sabroso digestivo. Aunque la tradición costarricense por excelencia en la gastronomía navideña nos conduce a los tamales, el rompope, el queque o torta navideña, los postres siempre se hacen presentes y he querido compartir aquí esta receta de “mousse o espuma de café”, participando en el Calendario de Noema, del cual me enorgullece participar y estar en el inicio del mismo, por la gran aventura de convivir la navidad y aprender de otras culturas.

Los ingredientes son pocos y la técnica sencilla. Una lata de leche evaporada y una de leche condensada (390 grs c/u), 2 cucharadas de gelatina pura sin sabor (3 si se quiere más firme) y 1 ½ taza de embrujo de café. (Podría sustituirse por otra crema o licor de café –liviano y dulce). 
La leche evaporada se coloca en un recipiente alto y se lleva al congelador por una hora, para que forme cristales, al tiempo aumentamos su volumen con la batidora, de preferencia que las tenazas también estén frías. Se añade la leche condensada lentamente, la crema de café y la gelatina diluida (la gelatina se hidrata en ½ taza de agua, se lleva al microondas por 25 segundos a volver líquida y la añadimos en forma de chorrito al batido, con la batidora encendida).  Se pasa un molde y se lleva a refrigeración por al menos 6 horas. Perfectamente se puede hacer desde la víspera.

Desmoldar con cuidado y decorar al gusto. Servir como postre en la cena de noche buena o de almuerzo de navidad. Espero sea de su agrado y gracias por su visita. Desde ya Feliz Navidad a todos!




24 comentarios:

Ivana dijo...

umm! que rico! feliz navidad!
besitos

Ajonjoli dijo...

Hola, aquí la "chica del 1 de diciembre" :)
La verdad que aprender sobre diferentes culturas es lo más interesante del calendario de adviento. ¡Muy interesante tu entrada sobre el café!

Cuinera dijo...

¡Que delicia!, un postre exquisito, Feliz navidad!

Kako dijo...

Tiene que estar delicioso, me encanta el sabor del café, sumado a la leche ideal y la condensada, una maravilla.
Muy linda entrada, cariños.

Neus dijo...

Ujn placer poder conocer tu blog, gracias de la mano de Noema vamos a disfrutar estos días, descubriendo gastronomía y costumbres de otros lugares.

Yo hago algo parecido pero con turrón, asi que estoy segura que con el café ha de ser delicioso, una buena forma de terminar una comida.

Un saludo

Laube dijo...

Qué estupenda entrada desde esa maravilla de país que es Costa Rica (y que por cierto posee la mayor biodiversidad del mundo).
El Teatro es una preciosidad. Qué tejado!. Y lo que comentas sobre el café, muy interesante.
Me alegra mucho que esta ventanita del calendario se haya abierto a nuestros hermanos en Latinoamérica y que hoy participes tú, Luis.
Por cierto, esa mousse de café ya la estoy copiando.
Un besote desde las Islas Canarias

EL CLUB DE LA PUCHERA dijo...

Interesante "mousse", enhorabuena por tu espacio y nos adherimos incondicionalmente a seguirte.


un saludo desde el norte de España.

Noema dijo...

Esa mousse tiene una pinta espectacular. Muchas gracias por prepararla con tanto cariño y por toda la interesante información que nos traes sobre el café. Es siempre un gusto pasarse por tu blog y aprender cosas.
Un abrazo y ¡pura vida! ;-)

Victoria dijo...

Soy una apasionada del café así que tengo que probar tu receta sí o sí.
Una entrada muy interesante, me ha gustado mucho saber algo más de tu país.
Saludos desde Valencia- España. Vivi

Carolina dijo...

¡Que rico!. provoca cortar un trocito de la fotografía y comérselo.
¡Feliz navidad!

Hattori Hanzo (el sartenista) dijo...

Mi estimado Capricornio, este postre me va a hacer ganar puntos extra con mi familia esta Navidad, cuando se los haga van a quedar como locos, como decimos en estas tierras, pero creo que voy a hacer unos 3 para probar cómo me quedan je je.

Le puedo agregar el doble de crema de café, digo para que esté más "bautizado"?

Hattori
Sartencaliente.blogspot.com

Alvaro Reyes A. dijo...

100 puntos para esta receta!

mavele dijo...

Lo que me encanta del calendario de Noema es la posibilidad de descubrir las tradiciones de otros países, muy interesante tu entrada y tu historia sobre el café. La receta ni hablar, las fotos hablan por si solas.

Un saludo!

Marona dijo...

¡hola! una de las cosas que más me gustan del calendario de Adviento de Noema es poder conocer otras maneras de vivir la Navidad, y esa de ir al cafetal me ha parecido muy bonita, ¿qué se almuerza en el cafetal? ¡me has dejado intrigada con eso! :-) ¡besos!

Erika dijo...

Un postre que presumo debe ser delicioso. El café me encanta y en un postre más aún. El corte es impecable. Muy lindo haber pasado por aquí
Cariños

Carmen dijo...

¿Así que la marca Lizano no sólo incluye la salsa inglesa que tanto me gusta y sirve para sazonar "el gallo pinto"?

El café de Costa Rica es buenísimo, y supongo que ha de estar buenísimo esto, querido Luis.

Recibe mi cariño y aprecio.

Capricornio dijo...

GRacias a todos por sus visitas y sus atentos comentarios.
Sin duda el fusionar un licor para convertirlo en postre es una buena opción, y el café aporta el efecto digestivo, justo para las comidas de estas fechas.
La recolecta del café es una gran experiencia, se inicia desde muy temprano (6a.m) o antes si hay claridad, así que se toma café con pan ya temprano. El almuerzo va a eso de las 10am mucho 11am y es sencillo: arroz, frijoles, huevo, un picadillo y quizá carne. Pero más que los ingredientes es que se lleva en recipientes metálicos, envueltos en hojas de plátano y luego forrado en "limpiones" o mantas para mantener su calor. Y se hace obviamente ahi mismo, debajo de la sombra de un árbol o una planta frondosa...sea lo que fuera sabe glorioso!

con Ka dijo...

¡Qué rico! La decoración de las fotografías son frutos de café, ¿verdad? Parecen ramas de acebo ;)

Capricornio dijo...

La marca "Lizano" es tradicional para la elaboración de la salsa para condimentar tipo inglesa, también ha innovado en otros productos como frijoles molidos, y saborizantes de comida.
Lizano está en la línea de los licores y cremas nacionales.
Con K: sí, la decoración son "bandolas" o ramas de café. Estamos en plena cosecha, así que fue perfecta para lucirse.

A.S. Olivier dijo...

Pura vida!!!!!!!

Sazón Boricua dijo...

Que deliciosa receta he preparado postres con cafe pero este mousse tiene muy buena pinta... el molde lo tengo y hace tiempo que no lo uso, jajaja! Te feliz navidad amigo!!

Núria dijo...

No conocía tu blog y me ha encantado al igual que la mousse...besos

epa! dijo...

Hola! De acuerdo con lo dicho antes, lo mejor del calendario es conocer blogs, recetas y culturas diferentes. Me encanta el café, así que seguro que me gustaría esta mousse, gracias!
B*

Ruqui dijo...

Hola Luis: he conocido tu blog por medio de Walkiria y me ha gustado mucho. Veo que aprenderé muchas cosas contigo.
Un saludo