domingo, 4 de septiembre de 2011

tamal de maicena con pitahaya


Entre los panes tipo postre, el tamal de maicena siempre se luce, para acompañar un café o como dulce postre de cualquier comida.


Previamente les había compartido una forma de prepararlo en tres pasos (ver receta) y luego me compartieron otra forma simple de hacer la misma receta. No obstante, el mes pasado que tenía frutas de pitahaya, quise emplearla en alguna receta, más allá del tradicional refresco natural y como en la literatura se indica que se usa para dar color a confituras y postres, pues de inmediato lo apliqué en esta receta. Veamos.

Ingredientes 1 caja mediana de natilla liviana, 1 y 1/2 litro de leche, 4 huevos, 2 tazas de maicena (fécula de maíz), 125 gramos de margarina, 1 y 1/2 taza de azúcar (o Splenda) y 1/2 taza de pulpa de fruta de pitahaya.
 Preparación
1. Mezclar en un tazón huevos, azúcar y maicena hasta que no tengan grumos
2. Agregar la natilla, leche y margarina

3. poner a hervir la mezcla en una olla sin parar de revolver hasta que espese. Retirar del calor y añadir la pulpa de la fruta.
4. Verter en un pirex engrasado.

5. Hornear a temperatura media hasta que dore y el centro esté cocinado
6. dejar enfriar antes de desmoldar. 







Es interesante, pues además del color, sí se manifiesta un poquito del sabor tradicional de esta fruta, por lo que hace un producto final atractivo. Para efectos de comparación, les presento fotos con el resultado tradicional.



3 comentarios:

mariO dijo...

Woow, no había visto esta entrada y vaya que idea tan más original para usar la pitahaya, no se me hubiera ocurrido, se me antoja para las posaditas de diciembre prepararlas

Yamileth dijo...

Caramba, ahora si te luciste con el uso de la pitahaya, vale que todavía me quedan unas cuantas para probar esta receta... Saludos.

Noema dijo...

Muy interesante con la pitahaya. Me recuerda un poco al postre que llamamos "quesada" en el norte de España. Un saludo.