miércoles, 2 de febrero de 2011

cuchillitos del poró


Costa Rica es un país que destaca por su naturaleza. Las actividades agrícolas han sido fundamento de la historia, las siembras de productos siempre se hicieron paralelas con la inclusión de árboles que sirvieran de sombra, para el café y demás productos.


El árbol llamado Poró (Erythrina berteroana), ha sido una de las especies más abundantes, su época principal de floración se da en los meses de enero a marzo, por lo que en estos días es la especie que más sobresale. Se usa para dar sombra, para cercar terrenos y como base de cultivo de algunas plantas como orquídeas. En el país hay otras especies de árboles del género Erythrina, que también reciben el nombre de poró.



La flor del poró se da en racimos, con pétalos envainados. Es decir, es una vaina alargada en forma de cuchillo (o machete), que nacen en forma cerrada y luego se alargan y se abren, al tiempo que van tomando un color rojo encendido. Dado su forma es que se les conoce popularmente como “cuchillitos”. En mi época de infancia, eran de los juguetes más rústicos con que contábamos. Para combates de espadas, y hasta para sonar como pitos.


Los pétalos carnosos de estas flores son totalmente comestibles, y se pueden consumir crudos -saben a repollo o espinaca- en ensaladas, o cocinados en platos calientes como cualquier otra verdura. Cualquier receta en la que se utilicen flores de itabo u hojas de chicasquil puede ser preparada con estas, al igual que las conocidas como gallinitas que se originan en las otras especies del poró, que son más gruesas y en colores naranjas.

Los cuchillitos se abren, se elimina la base y su interior y se dejan solo los pétalos. Se lavan y se pican, para luego incorporarlos en picadillos, rellenar albóndigas de carne, mezclar con vegetales y carne picada. No obstante, la receta típica por excelente en la zona rural ha sido mezclarla con huevo (quizá por práctica, fácil y por el mínimo de ingredientes).
Basta con sofreír en aceite una cebolla picada y añadir los pétalos picados, dejar un par de minutos y añadir huevo medio batido y condimentar al gusto.


No hay duda que también lo más popular es servir esto en gallitos, es decir, acompañado de tortillas. Bien puede acompañar cualquier otro plato de comida.

Rústico, de campo, como quiera llamarlo, pero sabroso y muy alimenticio!


12 comentarios:

Pilar dijo...

Capricornio te voy a contar en Barcelona la plaza principal es la Plaza de Cataluña y allí delante del "Corte Inglés", los almacenes más conocidos en toda España hay plantada una Erythrina, hace unos cinco años se murió y ahora han plantado otra que aún es muy pequeña, cuando vaya por allí me acercaré a mirar las flores, nunca pensé que se pudieran comer. Has dejado una receta muy, muy original

Hice tus garbanzos y como tu decías estaban riquísimos, tuvieron mucho éxito, o sea que los repetiré muchas veces. Gracias, un beso

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Impresionado con esta flor, solo he comido flor de Itabo, esta no sabía que era comestible.

Saludos

Nina Maguid dijo...

Esta flor se parece ligeramente a la del ceibo sudamericano. No la conocía pero, con lo que ha dicho Pilar, la próxima vez que pase por la Plaza de Cataluña me fijaré. Prometo no coger flores, por lo menos hasta que crezca.
Tus fotos me dejan siempre con la boca abierta (y tus recetas también pero de hambre).
Un beso.

viku dijo...

Gracias por rescatar esta autóctona receta, que ya creía que formaba parte del "Cementerio de las Recetas Olvidadas".

El poró es un árbol que ha sufrido las consecuencias de la urbanización acelerada que está sufriendo el
Valle Central. Ya que es un árbol que se utiliza como sombra en las plantaciones de café, y desgraciadamente los cafetales se están convirtiendo en urbanizaciones.

sheny dijo...

se ve rico lastima que no tenemos ese arbol aqui en guatemala para probarlo gracias por compartir

Yamileth dijo...

Perfecta la receta y la información del poró, una es esas especies de árboles que con su sencillez ha sido fundamental en el desarrollo de la cultura y las familias rurales. Una especie que se encuentra desde México hasta Costa Rica... Hay muchas especies de árboles que dan grandes aportes a la nutrición de las familias, ya sea con sus hojas, frutos, flores y semillas. Gracias por ese gran rescate que estás haciendo...

Gustavo Figueroa V. dijo...

Luis:

Esta receta es bastante exótica y debe de ser muy deliciosa. Eso de poner en conocimiento de la gente, en general, todas estas recetas es algo que no te podemos pagar. Eres increíble!
Gracias Luis por tu mensaje en mi blog con motivo del primer año de vida de mi página y por tu exhortación a que yo la publicara.
Mil y mil gracias.

Capricornio dijo...

Gracias por sus comentarios.
Recetas como ésta, justamente es el objetivo de mi blog, sencillas, verdaderas, de rescate y para compartir.
Aliñadas con algo más de información y sello cultural muy tico.
Siempre estoy agradecido de sus visitas y atentas palabras.

Trini Altea dijo...

Me gustaría entregarte un premio qué me hace mucha ilusión que tengas, es el Indalo de Platino, después se lo puedes entregar a otro blog que sea relacionado con la cocina y que tenga más de 400 seguidores. Que tengas feliz fin de semana.
Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.
http://cocina-trini.blogspot.com/search/label/Premios%20Platino%20y%20Diamante

Claudia Hernández dijo...

Qué belleza de planta, y qué generosa que se pueda comer. Es magnífica-
Saludos

ANGELICA BERTIN dijo...

Esas son las recetas que me gusta conocer aquellas que para mi son originales
Gracias por darlas a conocer
besos

Carmen dijo...

Capricornio, ya volví, ya estoy mejor y precisamente ahora que estoy por acá se encuentra mucho estas flores.
Acá les dicen de muchas formas según la región del país:
Colorines
pichojos
zompantles
gasparitos
espaditas
y otras que se me escapan.
Yo la hice y me quedaron deliciosas de verdad.
Lo que sí confiezo que me gusta hacerlas pero no tengo paciencia para limpiarlos, por fortuna acá las venden peladas.

Un abrazo