viernes, 30 de julio de 2010

hongos en vinagreta

Esta es una sugestiva receta de vinagreta de hongos, que enciende paladares. Servida como un entrante, para acompañar bocadillos y hasta complemento de una ensalada.

Los hongos o champiñones tienen una forma de sombrilla, y justamente refleja la gran cantidad de propiedades que posee. Muy pocas calorías, contienen el doble de proteínas que los vegetales, posee los 9 aminoácidos esenciales e incluye una buena cantidad de minerales y vitaminas; además dado su contenido de fibra soluble, brindan sensación de saciedad. Ahora bien, combinados con vinagre y aceite lo convierte en un alimento muy completo.

Se requieren 500 gramos de hongos blancos, los que se lavan en agua fresca, se les retira la primera piel que les cubre, con un cuchillo se apoya en la base y se jala hacia arriba una delgada membrana. Se parten en 2 partes o bien en rebanadas.

Aparte se mezcla ½ taza de aceite de oliva extravirgen, ½ taza de vinagre balsámico y ½ taza de vinagre blanco. Se adereza con ½ cucharadita de sal, pimienta molida al gusto y se añaden hiervas secas como orégano y tomillo. Seguido se incorpora una cebolla partida en juliana, 1 chile dulce rojo picado (pimiento), hojas de albahaca frescas picada y los hongos.


Se pasa a un recipiente y se mantiene cerrado en refrigeración al menos 3 horas, lo ideal es 1 día para que absorba los sabores. Al servir lo puede hacer en una fuente y colocar palillos de madera

O bien, acompañar con tostadas, tortillas o pan suave.

Esta es una receta que se prepara en media hora, lo que lleva "esfuerzo" es poder contenerse o esperar el tiempo de marinado, pues una vez saboreado, se consume en unos pocos minutos...simplemente deliciosa. Haga la prueba.

Esta idea me la compartió mi amiga Sofía Mitjavila, herencia de su tesoro familiar. Gracias Sofia, fue todo un éxito.

martes, 27 de julio de 2010

maíz pujagua tamales

El maíz es uno de los alimentos más representativos de la historia gastronómica de toda América Latina. Cultivado desde tiempos precoloniales y en sus diferentes tipos, tamaños y colores, también son muchas las recetas que se preparan con el mismo.

Uno de los que más se cultiva y usa en Guanacaste, región norte de Costa Rica, es el maíz morado llamado pujagua. Con este destacan recetas como el atol y el chicheme (VER RECETAS)


Pero igual se pueden preparar otros platillos como los tamales que les ilustro a continuación. Se desgranan las mazorcas y se lava el maíz. Se deja remojando en agua por 2 días. Al tiempo se pone a cocinar en agua limpia por unas 2 horas hasta que esté suave. Se escurre y se muele para obtener la masa.
Asì se observa el maíz ya cocinado:


Se pone a cocinar costilla y posta de cerdo en agua, con cebolla, chile dulce, apio, tomillo, orégano, ajos, se condimenta con sal, cominos y salsa tipo inglesa. Se puede cocinar a presión o en olla normal hasta que la carne suavice, se retira la misma, se deja enfriar y luego se desmenuza.

El caldo se cuela y se va añadiendo a poquitos a la masa, al tiempo que se le puede agregar más condimento. La masa debe tener una consistencia suave, pero no muy líquida. Conforme se revuelve la masa el líquido se va absorbiendo, por eso es importante rectificar sabores, dado que al cocinarse se pierde algo del mismo.

Para armar el tamal, sobre cuadros de hoja de plátano verde soasada, se coloca una cucharada de la masa preparada, se añade una cucharada de arroz blanco cocinado, pedacito de carne y algunas verduras como zanahoria, papa o vainica cocinadas apenas al dente.


Se cierran en la forma tradicional del tamal con doble hoja, se amarran con hilo en parejas y se cocinan en agua, que hiervan unos 45 minutos. Se escurren y se dejan enfriar antes de abrir para que se reafirme su consistencia. Para recalentar se puede hacer en microondas o en agua en una olla.



Nada tan rico para los que disfrutamos del café, que acompañarlo con uno de estos tamalitos morados.



Es un plato típico de nuestra provincia Guanacaste, justo para rendir homenaje en los 184 años de la Anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica.

domingo, 25 de julio de 2010

almuerzo típico de la Anexión

Tan linda es mi Costa Rica
que la Virgen de los Ángeles bajó,
y cuando la vió tan bonita
al cielo jamás regresó ....

25 de Julio, Celebrando 186 años del Partido de Nicoya a Costa Rica

Región llena de cultura, costumbres, folcklor y gastronomía


Los almuerzos típicos no faltan en esta fecha, una de las versiones del almuercito campesino



Arroz blanco, frijoles a medio majar, carne picada, picadillo, ensalada y tortilla, todo sobre hojas de plátano, amarre con hilo un par y lleve más para disfrutar.


De la patria por su propia voluntad!

jueves, 22 de julio de 2010

miel fruta de pan


Del árbol del pan se obtiene su fruta, que se le conoce como pan del pobre, pan de palo, fruta de pan, yaca, Ñame de pan, Ñame de palo, Pan de ñame, Pan del Año. En primera instancia las recetas a términos salados predominan. Las entradas previas lucen las tortillas chips, picadillo. Por igual se puede hacer frita y estilo patacones.

Cuando está madura se vuelve suave y su aroma y sabor se intensifica como la guanábana. En Asia, de donde es originaria la fruta, la preparan ya madura quitándole el centro (aun con cáscara), la rellenan con azúcar, especias o leche y la ponen a hornear. Es algo que parece ser muy exótico. Los bulbos se pueden utilizar como ingredientes para refrescos, helado, caramelo, gelatinas y otros postres.

En Costa Rica, nuestra predisposición por comer mieles usando la tapa de dulce (panela, piloncillo) conlleva a elaborar una miel de fruta de pan con este ingrediente.

La miel se prepara poniendo en una olla al fuego una cucharada de margarina, con trozos de tapa de dulce y un poquito de agua, o bien puede usarse de la molida que venden en bolsas. Se aromatiza con clavos de olor, canela en astilla y vainilla. Se deja que la miel espese, moviendo con cuchara de madera en todo momento.

Entonces se añade la fruta de pan, la cual debe estar cuando esté MADURA. La parte más blanda del centro se puede añadir así mismo. Las partes exteriores (sin cáscara) que puedan estar aun algo duras, se pueden cocinar en agua por unos minutos para suavizar, se escurre, se pica y se añade a la miel.

Por integrarse la fruta a la miel, se obtiene un espesor muy sabroso y en muy pocos minutos. Se retira del fuego y se deja entibiar antes de servir. O bien puede enfriarse del todo y refrigerar para comer posteriormente. (Ya les daré otra idea).


Cuando la fruta se consume verde, su sabor se confunde entre la yuca y el plátano verde. Pero al estar madura y en esta miel, la sensación es de sabores entre guayaba, guanábana y banano… simplemente sabe a fruta tropical.

Aprovechando esta miel, se pueden hacer empanadas, con la misma pasta que hice las empanadas de chiverre

Ingredientes: 3 tazas de harina, 1 barra de margarina y otra de mantequilla (125gr c/u) , 1 caja de queso cream (220gr), 2 cucharadas de azúcar molida (opcional) y pizca de sal. Un huevo separado.

Se mezcla con la batidora harina y mantequillas hasta punto de borona, se añade sal y azúcar y luego el queso crema a cucharadas. Se saca y se termina de unir con las manos, hasta convertir en una bola, que se cubre con plástico y se lleva al refrigerador por 20 minutos. Mientras engrasa los moldes y los enharina. Saca la masa y forma bolitas pequeñas. Las puede aplastar entre dos plásticos, usando la tortillera o un plato. Otra opción en usar bolillo, aplanar y cortar círculos.

Se pone una cucharadita de miel, se pasa clara de huevo por los bordes internos de la pasta, para cerrar en medias lunas y se colocan sobre los moldes. Se barnizan con la yema y se llevan al horno precalentado, solo por 20 minutos, a 350 F, o hasta que empiecen a dorar. Se dejan enfriar en rejilla y se disfrutan tibias o frías.


martes, 20 de julio de 2010

fruta de pan frita y picadillo


Un par de recetas con esta singular fruta. La interesante historia de la misma, así como otros nombres como se le conoce lo puede leer en forma más amplia aquí: ENTRADA PREVIA.


Para el picadillo se requiere 1 fruta de pan verde pequeña, 500 gr de carne molida (o bien posta cocinada y picada), 1 cebolla pequeña, 1 chile dulce (pimiento), 1 diente de ajo, 1 tallo de apio, ramita de tomillo, 1/2 cucharadita de achiote (colorante), condimento al gusto, 3 cucharadas de aceite y un poquito de culantro.

La fruta se lava, se quita la cáscara con cuchillo, se parte en cuatro partes, se elimina el centro de la fruta y se pone el resto a cocinar en agua y pizca de sal por unos 20 minutos hasta que esté al dente.

Al tiempo se escurre y se deja enfriar. Se ralla con la parte más gruesa del rallador o bien la pica en cuadritos pequeños.

Aparte se sofríe en el aceite y el achiote, la cebolla, chile, apio, ajo, todo bien picado, con el tomillo. Cuando cristalicen se añade la carne y condimentos, se mezcla bien y se deja cocinar hasta estar lista la carne. Entonces se agrega la fruta rallada y se rectifica sabor, para añadir más condimento si hace falta.

En unos minutos estará lista para servirse. Es ideal para servir en gallos (con tortillas).


Otra opción para aprovechar los trozos de la fruta ya hervidos, es partirlos en tajadas, escurrir y luego freír en aceite barnizado con achiote (colorante natural), se dejan dorar por ambos lados, se escurren en papel toalla y se consumen así simples, acompañados de mayonesa, salsa rosada o bien, servir de acompañamiento del resto de la comida.


domingo, 18 de julio de 2010

chip de fruta de pan


Como indicaba en la entrada anterior (CLICK AQUI), la fruta de pan puede consumirse cuando está verde en diferentes formas. Esta es una receta inspirada en las tortillas chips.
Lave bien la fruta, limpie incluso con un cepillo. Luego con un cuchillo afilado, elimine la cáscara. Parta la fruta y retire el tallo central de la misma. El resto lo parte en rebanadas finas.

Bañe las rebanadas con jugo de limón, agregue sal y condimento en polvo (pimienta, complete, consomé o el de su agrado).

Fría en el mínimo de aceite cada rebanada por ambos lados, apenas a que alcance un bonito color. Quedarán crujientes. Tiene un sabor entre patacón (de plátano verde) y yuca.


Son ideales para “picar” como entrantes, o para acompañar cualquier tiempo de comida.

sábado, 17 de julio de 2010

fruta de pan


Reza una historia que en 1776 el buque Inglés, Bounty, al mando del capitán William Blight, transportaba la fruta de pan a las Antillas desde la Polinesia. Durante el viaje que duraba muchos meses, una tormenta frente a las costas de Tahití les obligó a tirar por la borda las plantas jóvenes que fueron a la deriva en el océano junto con el capitán y muchos otros marineros.

Tal parece que esta historia ha sido convertida en una película llamada "The Bounty ", con tres versiones: en 1935 con Charles Laughton y Clark Gable , en 1962, con Marlon Brandon y Trevor Howard , y en 1984 con Anthony Hopkins y Mel Gibson .

Un segundo intento de llevar la fruta de pan a las Antillas en 1793 fue un éxito y por fin las plantas llegaron a las Antillas, donde se adaptaron y se extendió a todas las regiones tropicales. Es así como en toda la zona Atlántica y caribeña de Costa Rica y países vecinos contamos con esta singular fruta. (FUENTE)  wikipedia.

Su nombre común es árbol del pan, pero igual se le conoce como pan del pobre, pan de palo, fruta de pan, yaca, Ñame de pan, Ñame de palo, Pan de ñame, Pan del Año; en otros idiomas se entiende como Breadfruit; fruit a pain; fruta pao. Su nombre científico es Artocarpus (heterophyllus Lam, altilis), del género Artocarpus, palabra derivada del idioma griego: artos que significa pan, y karpos que quiere decir fruta.

El árbol puede alcanzar alturas de 10-15 metros, y se aprovecha su madera. Asì como las raíces, hojas y flores tienen aplicaciones medicinales, pero destaca el uso de su fruto.
Cuando está verde es duro, con textura de protuberancias, puede medir unos 15 centímetros y pesar hasta 2 kilos. Cuando está maduro tiende a un color amarillo, se vuelve suave y se enciende su aroma como la guanábana.

Contiene hidratos de carbono, proteínas, vitamina B1, hierro, niacina, ácido ascórbico y ácido fólico. Contiene además sildenafil en su forma natural que es el ingrediente activo de la viagra, por lo que se le atribuyen propiedades para ayudar en casos de impotencia sexual debido a que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos e incrementa el flujo de sangre, por lo que también se le ha denominado la "viagra natural".


Se puede comer fritos, tostados, hervidos y hasta en postres. Las próximas entradas serán de 4 recetas con esta sabrosa y nutritiva fruta de pan.
Consultar www.recetasdecostarica.com

jueves, 15 de julio de 2010

arroz del mercado

Esta es una receta de arroz con muslos de pollo y especias. Le he puesto este título dado que el ingrediente estrella lo ha de conseguir con facilidad en el mercado.
En cuanto a las especias o condimentos para sazonar las comidas existen muchos. La industria ofrece cada uno por separado, en su forma original, molido y en polvo. Por ejemplo el orégano, que se compra en ramitas frescas, seco triturado y completamente en polvo. Muchos tienen aromas bastante predominantes, por lo que el uso se debe hacer con discreción.

Se puede adquirir cúrcuma, curry, comino, ajinomoto y muchos otros más. Algunos son muy naturales. Otros parece que pueden contener químicos. Pero en Costa Rica al menos, se consigue en el Mercado Central y otros regionales, la famosa “bomba”. Esto no es más que un poquito de cada polvo dentro de una bolsa plástica. Y la gente lo usa para sazonar las carnes, y para resaltar el sabor de las comidas ya casi preparadas.

Justo unos días antes me obsequiaron un “especiero” con 16 botellitas. Así que me fui al Mercado, compre 1/8 de varios condimentos y rellené las mismas. Además de adorno de cocina, me sobró bastante de cada uno. Así que me hice mi propia “bomba” y compré todos los demás ingredientes en el mercado para el arroz y así va la receta.

El arroz y el pollo se preparan por aparte y luego se unen. Para el arroz: se sofríe cebolla picada, chile dulce, apio y culantro en aceite, se integra el arroz precocido, se mezcla bien, se le añade agua con una cucharadita de bomba y se tapa. En olla arrocera es más práctico, sino, controle cuando se seque el caldo y rectifica si necesita más para terminar de reventar el arroz. Reservamos.

Pollo: se usan muslos de pollo deshuesados; desde la víspera o unas 2 horas antes, se condimentan con bomba y salsa tipo inglesa. Al tiempo se pone aceite a calentar en una olla, se sellan los muslos y se le agrega agua apenas que lo tape y se deja cocinar al menos unos 30 minutos hasta que estén suaves. Se escurren y se desmenuzan (o lo pica).

En otra olla con aceite y 1 cucharada de margarina, se sofríe cebolla picada, chile dulce (pimiento), apio picado, zanahoria cruda rallada, un par de tallos blancos de puerro en rodajas, hojas de cebollino (o las mismas del puerro) y 1 cucharadita del condimento “bomba”. Cuando se ablanden estos elementos se añade la carne, se mueve por unos minutos para que se seque el líquido generado y entonces se añade el arroz. Se une todo bien y estará listo para servirse.

Lo puede presentar tallado en tazas de medida, decorado con rábanos y hojas de espinaca o albahaca.


O bien lo acompaña de una ensalada de repollo y unos chips de fruta de pan (receta en la próxima entrada). Cuidando las cantidades de condimento no es muy fuerte su sabor, y le dará ese "toquecito" del arroz con pollo que también venden en el mercado.


martes, 13 de julio de 2010

plátanos maduros asados


La fácil accesibilidad de los plátanos en Costa Rica, da pie para cocinar uno todos los días. Y en muchos hogares así sucede. Se compran por racimos en fin de semana y en la forma más simple se fríen en aceite en tajadas y se acompaña en cualquier tiempo de comida y café.

Saliendo de la tradicional receta, se pueden integrar otros ingredientes como jugo de naranja, canela, sirope, chocolate, crema dulce y preparar de diversas maneras.
Una de las formas más llamativas es cocinarlos al horno y entero.
La receta dicta pelar los mismos, barnizarlos de mantequilla y llevar al horno por unos 45 a 60 minutos, dándoles vuelta constantemente para que doren por todo lado. Al estar suaves se hace una incisión al centro y se rellenan con queso molido y se regresan al horno para gratinar.

El mismo resultado pero de una forma más ágil es freír primero el plátano entero en aceite, dorar por todos los lados, escurrir y colocar en un pirex. Hacer la incisión a lo largo pero sin partirlo, colocar una pizca de margarina, otra de queso crema y rociar con queso blanco rallado. Así se llevan al horno y en unos 10 minutos estarán listos.

Opcionalmente se les puede agregar canela en polvo al hornear o al momento de servir.

Esto si es todo un postre y una de las opciones más apetecibles en restaurantes típicos, turnos o ferias rurales y en cualquier comedor para acompañar el cafecito de la tarde.

domingo, 11 de julio de 2010

almuerzo campesino


Costa Rica históricamente ha sido un pueblo de actividad agrícola. Su historia y desarrollo conlleva siempre las prácticas de producción de una gran diversidad de productos alimenticios, que en otras épocas era pleno de auto abastecimiento.

En décadas anteriores, las familias contaban con su propia siembra de productos; los hombres se dedicaban a las actividades de animales domésticos y cultivos. Las mujeres preparaban los alimentos en las tradicionales cocinas de leña y ellas mismas o los hijos, llevaban el almuerzo a los trabajadores hasta los campos.
Dado las condiciones de la época, la forma más fácil y práctica, era cubrir la comida con hojas de plátano soasadas, las que se amarraban con tiras de cáscara de vástago o de hojas de itabo y luego se envolvían en limpiones de tela.


El contenido podía variar, pero en principio contenía arroz, frijoles apenas majados, una torta de huevo, un trozo de carne, un pedazo de queso y plátanos maduros fritos. Todo entre 2 tortillas palmeadas de masa de maíz.




A falta de recipientes térmicos, la bebida caliente, café o aguadulce, viajaba en botellas de plástico o vidrio, con tapones de corcho o de hule. Estas también se cubrían de tela para mantener el calor.

Este es el mismo almuerzo que se puede llevar a los cafetales para las épocas de recolección de café. Y dado que las faenas iniciaban desde madrugada, ya a las 10 de la mañana era una hora perfecta para degustar de estos deliciosos almuerzos. Si estás en la recolecta del café y se tiene la suerte de que alguien te lleve un almuerzo al cafetal, sentarse a la sombra de un árbol y saborear el mismo, es de lo mejor que te puede haber pasado.

Sobreviviendo a la nostalgia de otros tiempos, algunos restaurantes de corte típico, aun hoy en día pueden sorprender y servir un almuercito campesino para su disfrute. Y sino, pues prepárese uno usted, cúbralo en hojas de plátano, o llene una taza, la envuelve en un limpión y vaya al lugar abierto más cercano que tenga. Verá que almorzar rodeado de naturaleza es una de las mejores experiencias de vida.

sábado, 10 de julio de 2010

tortillas mundialistas


Esta semana que termina he estado de vacaciones. Eso es el equivalente a no ir a mi trabajo diario de oficina. No ha sido para pasear. El fin de semana anterior fui a la zona sur de Costa Rica, a Golfito. Es un puerto libre para comprar. Un viaje que exige la permanencia de una noche de hospedaje. El primer día te entregan una tarjeta por el monto a gastar, se visitan todos los negocios, seleccionas tu mercaderìa, pero la compra se hace efectiva hasta el dìa siguiente. Toda una experiencia.

Luego, desde el día lunes cedì mi tiempo para la casa, cortar las plantas que crecieron de más, las ventanas que pedían mayor transparencia, reordenar los closet, los papeles que se amontonan, barrer las esquinas más difíciles y así se me ha ido toda la semana.

Justo la misma cuando se decide quién será el campeón de futbol! Holanda o España! Justo cuando pensé que tendría tiempo extra, de sobra, para atender mi blog, hacer más visitas, agradecer a quienes vienen a mi espacio,.... ese tiempo me faltó. Pasaron hasta 3 dìas sin encender la compu siquiera; espero poder reinvertir mi tiempo en sus respectivos espacios. He disfrutado de mis días. Me gusta sentirme en casa, me gusta el tiempo que le invertí, me siento "nuevo", cansado, pero reanimado.

Este ha sido un tiempo para descansar, para invertir, para aprovechar. Entre mi tiempo, el mundial y la amistad, he disfrutado mis desayunos. Ha sido un tiempo, que hasta las tortillas se vistieron de futbol. Así que tenía que aprovecharlo. Un par de gallos de salchichón, huevos revueltos, buen café, pejibayes con mayonesa y una emoción que solo el futbol desata.


Con todo y más, la cocina y mi cámara han estado productivas. El tiempo dejará su huella en el blog. Que viva el deporte y la salud! que viva el Mundial y la Amistad!

martes, 6 de julio de 2010

flan de ayote

El ayote, también conocido como Auyama, Calabacín, Pipián, Purú, Sapuyo, Vitoriera, ó Zapallo, es un vegetal rico en vitaminas y de gran beneficio para la salud. Todo alimento, entre mayor sea su intensidad de color, más nutritivo es.

Esta receta me la compartió Doña Rita González Delgado, en el pasado certamen de comidas de Heredia. Por lo sencillo y práctico de su preparación, lo convierte en un postre muy recomendado, al tiempo que degustamos de tan sabroso vegetal.

Requiere como ingredientes 1 kilo de ayote sazón, 2 cucharadas de margarina, 2 huevos, 1 taza de leche, 2 tazas de azúcar, 1 taza de harina, 1 cucharada de vainilla y 1 pizca de sal.

El ayote se lava bien, se parte en trozos y se cocina con su cáscara solo en agua, hasta que esté suave. Se escurre y se elimina la cáscara. Se deja enfriar.

Luego se licua el ayote con el azúcar, se añade la harina y los huevos uno a la vez, se incorpora la margarina suave y el resto de ingredientes.

Se pasa a un molde engrasado y se lleva al horno a 350ªC por unos 25 minutos hasta que dore, y el centro esté cocinado. Se deja refrescar antes de desmoldar. Lo ideal es llevar a refrigeración, para servir frío. Puede decorarse con las mismas semillas del ayote.

jueves, 1 de julio de 2010

chira de plátano


En Costa Rica se le denomina “chira” a la flor de la planta de plátano. Las cuales pertenecen a la familia Musaceae. Su producción se da en beneficio de obtener los frutos, en sus variedades de plátanos verdes y maduros, los guineos y los bananos.


El tronco o vástago también se aprovecha como alimento de ganado y las hojas para cocinar alimentos envueltos, como lo son los tamales. Hay quienes deciden tener una planta solo como adorno ornamental, pero la historia de la gastronomía costarricense nos remite a la preparación de esta receta, que nos compartió Graciela Azofeifa en el certamen de comidas de Heredia.

Se trata de un picadillo de chira ó flor del plátano. Esta nace en la cima del vástago, entre sus hojas y tiene una forma ovalada, compuesta por pétalos gruesos y de color morado. Conforme va madurando, sus “pétalos” se van abriendo. Dentro de cada uno se encuentran los futuros plátanos o bananos, de una forma muy tierna, agrupados. En su estado inicial se forma una pequeña capa gelatinosa, que resulta muy dulce en su sabor, por lo que es común chuparlas así no más.

Los detalles de cocina están presentes en esta receta. Si bien se puede consumir en cualquier momento, lo importante es hacerlo cuando la flor esté a medio abrir y con el calendario de la luna. Lo recomendable es hacerlo cuando la luna esté en cualquier estado, que NO sea creciente, pues si se corta en éste, dará un color más oscuro a la receta. Vea usted!

Lo que se utiliza entonces son los platanitos tiernos dentro de los pétalos. Estos se lavan y se ponen a reposar en agua con bicarbonato, para eliminar la mancha. Luego de un rato, se escurren y se ponen a cocinar en agua limpia y sal, por unos minutos mientras suavizan. Se escurren nuevamente.

La receta original consiste en picar cebolla, sofreírla con tomate e incorporar la chira picada. Sazonar, dejar unos minutos que se tomen los sabores y servir. A partir de esto, puede variarse para combinar a su gusto, carne molida o picada, añadir papa u otro ingrediente y finalmente agregar culantro picado. La idea es tener una consistencia sólida, no muy líquida. Se disfruta en los típicos gallitos, es decir, servido en tortillas, o bien como acompañante de otra comida.

Ya conocía la existencia de la receta, pero no había tenido chance de probarla. No es algo que se pueda pedir en un restaurante, soda o ventas. Esto sí que es típico y su sabor es algo que no puedo describir, no tiene punto de comparación, pero déjame decirte que sabe muy bien!