martes, 7 de septiembre de 2010

tamales con chorizo


El término TAMAL del vocablo náhuatl tamalli, (que significa envuelto) es un nombre genérico dado a varios platillos americanos de origen indígena, preparados generalmente con masa de maíz cocida, envuelto en hojas de la mazorca de la misma planta de maíz o de plátano. En toda América Latina hay tamales, con otros nombres y con tanta variedad como cambie su relleno.

En Costa Rica hasta fábricas de tamales hay, los que se venden en supermercados y se distribuyen cuando hay ferias o turnos en los pueblos. No obstante, los tamales caseros siempre cobran mejor sabor, por su técnica y esmero al prepararlos.

Ahora que estamos en el mes de la Patria, celebrando la “independencia” los platos típicos son los más solicitados y los tamales cobran vida. Esta es una opción diferente de la receta tradicional, por el uso de chorizo como ingrediente estrella.

Una primera opción consiste en mezclar 1 kilo de masa de maíz blanco (ya sea fresca de molino o en harina de paquete) con ½ kilo de puré de papas, caldo de pollo o de carne (el necesario para ir amasando y dar una mezcla espesa pero firme), salsa tipo inglesa (Lizano) y condimento a su gusto.


Colocar sobre cuadros de hojas de plátano soasadas, una cucharada de la masa, encima una cucharadita de frijoles cocinados (algo majados) y una cucharada de chorizo, el que ha sido frito previamente hasta tener una textura crujiente.

Cerrar el tamal en la forma tradicional, con doble hoja, amarrar en parejas y cocinar en agua hirviendo por unos 45 minutos. Dejar enfriar o al estar tibios, antes de abrir. La combinación de ingredientes ofrecerá un delicioso tamal, como siempre para disfrutar con café o su bebida caliente.


Una segunda opción y muy especial, es mezclar el chorizo crudo con la masa de maíz. Intente hacerlo boronas con sus manos, luego mezcle los otros ingredientes (puré, caldo y condimento).


Arme el tamal, colocando una cucharada de esta masa, añada una de arroz cocinado, verduras cocidas al dente, en tiras (zanahoria, vainica) y un pedacito de huevo duro. Cierre, amarre y cocine los tamales.

Verá que presentación y sabor más exquisito. Si le gusta el picante, use chorizo picante y el resultado será aun más encendido.

9 comentarios:

Gabriela, clavo y canela dijo...

Esto debe estar exquisito, sin lugar a dudas..
saludos
Gaby

foodtravelandwine dijo...

Como me ha gustado este tamal.....comi hace poco y creo lo incorporare mas seguido en mi cocina...gracias por tus amables palabras....Abrazotes, Marcela

STORCH dijo...

Que delicia de plato, de receta y de foto.

Carmen dijo...

Tienes un compendio enoooorme de tamalitos, a cual más de sabrosos todos.
Y yo con hambreee.

Recibe un abrazo mi querido Capricornio

maggitta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
maggitta dijo...

Hola Luis, como siempre unos tamalitos deliciosos, te invito una taza de cafe de olla, tu solo trae los tamales jii jii.

Alvaro Reyes A. dijo...

Otra vez tengo que felicitarte por tu buena receta! Creo, no obstante, que se debe tener cuidado con el chorizo porque no siempre es bueno; yo siempre frío un pedacito para probarlo antes de ponerlo como ingrediente. Es solo un comentario!

Capricornio dijo...

Pues es una de las versiones de tamales más interesantes y salidas de serie que he conocido. SE la aprendí de una Señora de Cartago. En la primera versión el chorizo está cocinado antes de poner en el relleno y asi se garantiza el buen sabor del mismo.
En la segunda, pues aunque crudo, podria verificarse friendo un poco antes, e incluso pienso, que igual podría freirse e integrarse a la masa...Gracias D. Alvaro por la idea!

Pilar dijo...

No conocía el origen de la palabra tamal. Gracias. Yo los comería muy a gusto con chorizo picante. Besos