miércoles, 5 de mayo de 2010

picadillo de vela


La cultura de un pueblo se vive y se expresa de muchas formas. Sin duda, en la cocina es donde más me gusta. Y hasta la espiritualidad interactúa con la misma. Si bien es cierto en cada región y según la religión, la muerte de una persona conlleva a determinados rituales.

Es común luego de que un familiar fallece hacer un velorio. En este nuevo siglo ya se ofrecen los “paquetes completos” casi como un “todo incluido” de los hoteles. No obstante en Costa Rica, se acostumbra tener al difunto por lo menos durante una noche en su casa, sobre todo en las zonas rurales. Y por supuesto que para mantener despierto a quienes asisten, lo ideal es estarle ofreciendo café fuerte bien caliente y algún “bocadito”.

El pan casero, arrocito con algo, biscochos y este tradicional picadillo de chayote, que es original de la zona de Cartago. Aunque su preparación puede ser sencilla, la presentación lo destaca entre otras recetas.

Los ingredientes para prepararlo son 4 chayotes grandes, que estén sazones, 2 elotes tiernos, ½ kilo de posta de res, 1 cucharadita de achiote, 1 cebolla, 2 cucharadas de manteca, 1 cucharadita de azúcar, sal, pimienta y comino al gusto

Se pelan los chayotes y se pican bien finos y se mantienen en un recipiente con agua. Se desgranan o rallan los elotes y se reserva.
Se pone a sudar la carne con agua y hierbas, y cuando está suave, se muele. Luego se pone una olla grande al fuego medio con la manteca, cebolla picada y achiote, y se le agrega el elote y se deja unos minutos. Se añade chayote escurrido y se condimenta, además la cucharadita de azúcar, teniendo cuidado de moverlo con frecuencia para que no se pegue. Cuando está suave se retira del fuego.
(la carne y el maíz son ingredientes opcionales, bien se puede hacer sin ellos)


Seguido viene la parte interesante. Se pasa a un recipiente para hornear, y se cubre con una “cara de masa”. Esto es hacer una tortilla con masa de maíz, que se mezcla con sal, achiote diluido en aceite y poquitos de agua tibia. Se mezcla con las manos, se forma la tortilla, se cubre el picadillo y se lleva al horno a temperatura media (unos 300ª) hasta que la tortilla se dore.


Para servir se hace una tapita, al centro de la tortilla, por donde se saca el picadillo que se va a repartir en la vela. Por lo general se sirve acompañado de tortillas. Queda tan rico, que a cualquiera le dan ganas de revivir…no creen?

10 comentarios:

Norellys dijo...

Wow... Me quedé sin palabras :)
Se ve maravilloso el Picadillo de Vela.
Besos

Norellys

Ana Powell dijo...

Una delicia, tremenda receta x

Curra dijo...

Estupenda receta este "picadillo de vela".
Buen día

J@y dijo...

Se me hace la boca agua.

Carmen dijo...

Felicidades por el dominio, qué bueno.
Y por lo visto en esa feria chayotera se ven platillos excelsos, me gustó este picadillo, y el rompope, tan singular.

Espero que nos sigas sorprendiendo con recetas tan singulares de Costa Rica.
un abrazo fraterno

aandara dijo...

Luis como siempre se ve exquisito, te felicito
feliz fin de semana
Amalia

Pilar dijo...

¡Picadillo de Vela!, como aprendo...

Dora Valverde dijo...

No hay nada mas rico que el chayote sazón, de todas formas riquísimos. Esta para los velorios asi se ve también. Lástima acá consigo chayotes pero todos son tiernos. Asi que espero a junio cuando este por allá para probarlo.

Anónimo dijo...

Hola Don Luis en mì familia se prepara parecido solo que el chayote se muele en una màquinita parecida a la de moler maìz. Un vez molido se cocina con sal y pone en un saco de manta y se le pone algo bien pesado encima para escurrirle el agua al màximo. Al dìa siguiente se condimenta con carne mechada y bastante olores se pone en molde o una cazuela se le pone la tortilla de masa encima y se lleva la horno hasta que la tortilla estè cocinada y un poco tostada. En gallos con tortilla es una delicia...

Luis Gonzalez dijo...

Dora Valverde: Ojalá puedas saborear la receta entonces o cualquiera con chayotes, que por aquí sobran.

Anónimo 3 de febrero:
Gracias por su comentario. El saber de técnicas en cada casa nos da la opción de repetir la receta y cambiarla en cada ocasión. Saludos