sábado, 6 de junio de 2009

mazamorra


El Dios del sol ofreció los rayos de luz y el calor necesarios para una adecuada temperatura. Luego el Dios de la lluvia alimentó con agua la tierra y fecundó las semillas del maíz para que los aborígenes lograran subsistir. El fruto generado se convirtió en piedra angular de la alimentación de pueblos indígenas en toda nuestra América.

Nosotros, hijos del maíz, herederos de tan glorioso grano, somos bendecidos de degustar del mismo en cualquier cantidad de recetas. Desde un elote de maíz hervido en agua y sal, barnizado con mantequilla, usado en picadillos y transformado en harina que luego se convierte en tortillas y tantas recetas más.

La Mazamorra es un postre derivado del maíz. Se considera proveniente de las variadas tradiciones culinarias de las culturas indígenas precolombinas en las regiones donde se consume, sobre todo en Latinoamérica y sus resultados son diferentes en cada pueblo y según también el tipo de maíz que se emplee.

Les comparto una versión con sabor a maíz de Costa Rica. Las cantidades rinden para 5 porciones aproximadamente. Se emplean 5 elotes semiduros, los cuales se desgranan. Se coloca una cuarta parte del mismo en remojo, durante la noche anterior, con una cucharadita de bicarbonato. Al día siguiente se mezcla todo el maíz y se muele en una máquina. Se va conservando todo el caldo que se genere. Se pasa todo el maíz molido por un colador, de preferencia una tela o manta rala y se deja reposar 1 hora para salvar todos sus líquidos.

Se pone todo el líquido obtenido en una olla al fuego, se le agrega ¼ de tapa de dulce o panela, previamente derretida en un poquito de agua, se añade 1 taza de azúcar, astillas de canela, clavos de olor y 1 cucharadita de vainilla. Se deja hervir mientras se mueve constantemente con una cuchara de madera, para evitar que no se pegue en el fondo de la olla. Debe tomar una consistencia de atol, por tanto debe espesar. Del grado de intensidad del color de la tapa de dulce, o de la cantidad que se le añada, también resultará el color final de la mazamorra. Cabe indicar que en cocina de leña y en olla de hierro, funciona mucho mejor. Pero bien se puede hacer en cocina eléctrica.






A este punto se sirve en un molde grande o varios pequeños. Hay quienes les gusta consumirla en este momento, algo tibia. Pero la mayoría prefiere degustarla bien fría. Puede incluso desmoldarse luego de varias horas en refrigeración.

14 comentarios:

[[Nutella]] dijo...

jamas me imagine que del maiz se pudiera hacer un postre tan bueno, solo lo comia en tamales de elote, que son dulces, bueno uno aprende siempre recetas nuevas...gracias

Dilman dijo...

Buenísima la introducción al tema ya que nos hace recordar la relación que como seres vivos tenemos con los demás elementos del universo y su cualidad divina. Gracias por mantener siempre la imaginación viva y mostrarnos ese vínculo indestructible entre el bienestar y el buen gusto.
Un gran saludo!!!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Es uno de mis atoles preferidos, sabes lo he comido de maíz pujagua (no se si se escribe así) que es de color morado.
Saludos

Jorge Fidel Castro Ruiz dijo...

Olle Capricornio, una mazamorra totalmente diferente a las que conozco en Colombia. ¡Que delicia!
Y con esas imágenes tan provocativas, se me antoja realizarla, ojalá logre un sabor parecido.

Jorge Fidel Castro Ruiz dijo...

Sabes a qué platillo de Antioquia, Colombia se parece? a la Natilla.
Ya te contaré mas adelante.

Marisa dijo...

Con todo lo que enseñas tú,
podrías ser el Dios de la Luz
y hoy te presento mi gratitud.
Que acompañado de los Dioses del Sol y la Lluvia,
tanto cocinas maíz como alubia.
Y con esta rica Mazamorra
haces que a la despensa corra.
Un biquiño Capricornio.
P.D.: Tienes unos moldes muy originales!!!! Je,je,je.

El panal de la Abejita dijo...

Hola Capricornio!! Llegué a ti por un comentario que hiciste a un post del Club Venezuela Artesanal. Que bueno encontrarte, así aprenderé de tu cultura gastronómica y segurísimo que también realizaré algunas de tus propuestas. Luego te contaré. Felicitaciones por tu espacio, comida y deseos de enseñar. Te espero de visita en mi blog. Saludos y abrazos desde Venezuela. Marisela:)

Carmen dijo...

Bueno, yo te comparto esta mazamorra poética, muy diferente pero igual de buena que la tuya:

Digo la mazamorrra

La Mazamorra, ¿sabes?, es el pan de los pobres,
la leche de las madres con los senos vacíos,
yo le beso las manos al Inca Viracocha
porque inventó el Maíz y enseñó su cultivo

Sobre una artesa viene para unir la familia,
saludada por viejos, festejada por niños,
allá donde las cabras remontan el silencio
y el hambre es una nube con las alas de trigo.

Todo es hermoso en ella: la mazorca madura,
que desgranan en noches de viento campesino,
el mortero y la moza con trenzas sobre el hombro
que entre los granos mezcla rubores y suspiros.

Si la prefieres perfecta busca un cuenco de barro,
y espésala con leves ademanes prolijos
del mecedor cortado de ramas de la higuera
que en el patio da sombra, benteveos, e higos.

Y agrégale una pizca de Ceniza de jume,
la planta que resume los desiertos salinos,
y deja que la llama le transmita su fuerza
hasta que asuma un tinte levemente ambarino.

Cuando la comes sientes que el Pueblo te acompaña
a lo largo de valles, por recodos de ríos,
entre las grandes rocas, debajo de cardones
que arañan con espinas el cristal del estío.

El Pueblo te acompaña cada vez que la comes,
llega a tu lado, ¿sabes?, se te pone al oído
y te murmura voces que suben a tu sangre
para romper la niebla del mortal egoísmo.

Porque eres uno y todos, comiendo el alimento
de todos, en la fiesta del almuerzo tranquilo;
la Mazamorra dulce que es el pan de los pobres,
y leche de las madres con los senos vacíos.

Cuando la comes sientes que la tierra es tu madre,
más que la anciana triste que espera en el camino
tu regreso del campo, la madre de tu madre,
su cara es una piedra trabajada por siglos.

Las ciudades ignoran su gusto americano,
y muchos ya no saben su sabor argentino,
pero ella será siempre lo que fue por el Inca:
nodriza de los pueblos en el páramo andino.

La noche en que fusilen canciones y poetas
por haber traicionado, por haber corrompido
la música y el polen, los pájaros y el fuego,
quizás a mi me salven estos versos que digo ...

de "Un hombre dice su pequeño país"


Antonio Esteban Agüero
San Luis, Argentina, 1917-1970

William Barquero dijo...

Que rica voy a probar a ver sí yo puedo acerca igual gracias

William Barquero dijo...

Que rica voy a probar a ver sí yo puedo acerca igual gracias

Anónimo dijo...

Me gustan todas las recetas que publicas, sobre todo me agrada ver el seguimiento que les das a través de fotografías, esta de la mazamorra me parece genial, me recuerda a mi abuelita, sólo ella la hacía en mi casa. Gracias por el aporte que brindas a nuestro país a través de este blog y tu página en facebook, te sigo desde hace bastante tiempo y he aprendido mucho.

Luis Gonzalez dijo...

Anónimo 2 febrero.
Gracias por su atento comentario. Este es un pasatiempo gratificante al recibir mensajes como el suyo.
Saludos

ana dijo...

Hola mi mamá la hace desde que yo estoy chiquita y ahora me esnseno a hacerla para mis hijos son de esas recetas que espero que no se pierdan ya que casi nadie las hace y tampoco las conocen.

ana dijo...

Hola mi mamá la hace desde que yo estoy chiquita y ahora me esnseno a hacerla para mis hijos son de esas recetas que espero que no se pierdan ya que casi nadie las hace y tampoco las conocen.