viernes, 10 de abril de 2009

Arrollados de Frijol


Tener una dieta liviana para estos días, como lo es la carne blanca del pescado, hace que el organismo procese su digestión más pronto y de pronto surja la sensación de no estar del todo lleno, por ese sacrificio que se hace, y por ende algo de mortificación o molestia de un vacío exhibirá el cuerpo. Es quizá esa la razón de la “prohibición” de comer carnes rojas en Semana Santa. Darle un sacrificio al organismo, ofrecer este acto como señal de solidaridad con Jesucristo por sus ayunos y sufrimiento.

Llevar a cabo un ayuno, en señal de penitencia, de sacrificio, no es sinónimo de sustituir la carne por una cantidad elevada de manjares para hacernos sentir llenos. Pues no se estaría haciendo ningún tipo de sacrificio. Controlar el alimento es provechoso para la salud ya que lleva a la desintoxicación, no sólo del cuerpo sino del alma y eso es precisamente lo que busca el ayuno, buscar la conversión.

Comentaba en el post anterior, que para los que viven la Fe Católica, y sobre todo años atrás, ir a las procesiones de jueves y viernes santos es una obligación, por lo cual no hay mucho tiempo para cocinar. Por ende las comidas se dejaban listas desde la víspera. Otra de las razones es que el comercio estaba cerrado, así el pan y otros se tenían preparados. Uno de los platillos que se acostumbran aún hoy en Costa Rica son los tamales mudos, que es la preparación base de masa de maíz solo acompañado de frijoles (o bien solo papa), dado que no lleva ningún otro ingrediente como los tamales navideños, por eso se les denomina "Mudos". Esta es una receta que bien cumple el objetivo de hacer un ayuno, siempre y cuando no se excedan en la cantidad de tamalitos que se coman, por más ricos que estén...

Ahora bien, variando la presentación del típico tamal cuadrado, envuelto en hojas y amarrado con mecate o hilo, les presento esta otra opción, en forma de arrollado y con una presentación final diferente, bonita y muy práctica. Voy con la receta: Iniciamos "arreglando" frijoles negros o rojos, es decir en un sartén con poquito de aceite se sofríe cebolla, tomillo fresco, chile dulce (pimiento), apio y culantro picado, se añaden los frijoles y se condimenta con pizca de sal, cominos, ajo en polvo, pimienta blanca, salsa Lizano (tipo inglesa) y una cucharada de azúcar. Se mezcla y se deja secar un poquito de manera que quede una pasta manejable. Se reserva.
Por otro lado, se combina la masa de maíz (puede usarse en polvo como Masarica o Maseca), con puré de papas, unas cucharadas de manteca vegetal (derretida), se aliña con sal, consomé de especias, salsa Lizano. Se trabaja con las manos hasta que de la consistencia normal de tamales.

Listo ambos ingredientes, se extienden rectángulos de hojas de plátano (previamente suavizados con fuego), se hace una capa de masa y luego se cubre con frijoles. Se arrollan en forma de cilindro y se deja cubierto con la misma hoja. Luego este rollo se forra con plástico "film" de cocina, se le hace un nudo en cada extremo y se cocina en una olla con agua. Se deja hervir unos 50 minutos, se saca de la olla y se deja enfriar unas 2 horas para que la masa esté firme.

El rollo se parte en tajadas y es una gran opción para el café de la tarde, o bien como acompañante del almuerzo.






3 comentarios:

Venus dijo...

Esta excelente tu blog! Muchas gracias por compartir estas recetas con el mundo. Se lo voy a mandar a mis amigos en USA.

Y ya que estamos aqui y como veo que estas tan orgulloso de nuestra tikicia, aqui te dejo el link de la radio virtual de CR, 90% musica nacional: www.radiomalpais.com

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Pues antier comí de esos tamalitos de frijol son muy ricos, mi amiga adoba la harina de masa con queso rallado le da un toque rico, aunque los tuyos se ven geniales.
Saludos

Paola R. dijo...

Hola Capricornio, tienes razón, el pescado se "baja" muy pronto, jajaj, este tamalito caerá delicioso.
Saludos y felices pascuas!