miércoles, 18 de febrero de 2009

papas rellenas

La papa o patata (Solanum tuberosum) es un recurso primordial para la alimentación de los pueblos de todo el mundo. Junto con el maíz constituyó la alimentación básica de los habitantes del mundo precolombino especialmente los del imperio incaico. Es originaria de América del Sur. Fue llevada a Europa por los conquistadores españoles más como una curiosidad botánica que como una planta alimenticia. Con el tiempo su consumo fue creciendo y su cultivo se expandió a todo el mundo hasta posicionarse como uno de los principales para el ser humano.

Es un alimento, muy nutritivo que desempeña funciones energéticas debido a su alto contenido en almidón así como funciones reguladoras del organismo por su elevado contenido en vitaminas hidrosolubles, minerales y fibra. Además, tiene un contenido no despreciable de proteínas, presentando éstas un valor biológico relativamente alto dentro de los alimentos de origen vegetal.

La mayoría de la gente considera que la papa es un alimento nutritivamente pobre. Pero en realidad, aporta más nutrientes que energía al organismo. Así entonces la papa es una fuente de vitaminas, proveyendo cerca del 40% de la dosis diaria recomendada para la vitamina C., también contiene vitaminas del complejo B., es rica en algunos minerales, como el potasio, constituye una fuente de fenoles, compuestos que pueden tener un papel importante en la salud, es virtualmente libre de grasa, casi libre de azucares solubles, de baja densidad energética, de fácil digestión.

El valor nutricional de la papa va a depender lógicamente de la forma de consumo. Las papas fritas, debido a que se encuentran impregnadas en aceite, presentan un valor calórico 4-5 veces superior al valor calórico de las papas guisadas o arrugadas. Además en el proceso de pelado se pierde gran parte de su valor nutricional, ya que la zona del cortex y piel es especialmente rica en minerales, proteínas, vitaminas hidrosolubles y fibra. Por eso debemos comerla completa. Una opción es acompañarla con carne.

Se lavan bien las papas y se cocina solo en agua con un poquito de sal. Al tiempo se escurre y se reservan.


Aparte se prepara carne molida, baja en grasa, con aceite vegetal, orégano, tomillo, sal y cominos y un poquito de jengibre rallado para darle un gusto diferente.

Se extrae algo del contenido de la papa para rellenar con la carne las mismas. Puede sustituirse la carne por hongos blancos cocidos para hacer la receta vegetariana.

Se acompaña con una salsa blanca liviana, o bien natilla o mayonesa. Sirve como entrante, bocadillo o guarnición de cualquier otro plato.

3 comentarios:

Madeleine dijo...

Que ricas se ven!! se me antojaron!!! :)

Oca dijo...

Realmente deliciosas, que caña de receta, nunca se me había ocurrido hacer patatas rellenas, aunque si las he probado, claro. Muy buena receta, si señor.

rio de sal dijo...

hummmm se ven deliciosas, voy a probar

Verónica
www.homohabitus.org/cocina