martes, 30 de octubre de 2007

chicasquil con papa




El chicasquil (Cnidoscolus aconitifolius), se trata de un noble árbol de veloz crecimiento y de hojas comestibles y nutritivas tanto como las espinacas. Las antiguos pueblos indígenas mesoamericanos lo cultivaban y aprovechaban muy sabiamente. Si en las zonas rurales tropicales se plantara un árbol de estos en cada casa, nadie moriría de hambre durante las épocas de carestía. Este picadillo lo sirven en fiestas muy importantes como matrimonios, bautizos y fiesta patronales. Incluso es famoso en el pueblo para cuando un ser familiar fallece, en nueve días se da este plato con tortillas recién palmeadas, arroz blanco, sopa de mondongo y algunos dulces como el arroz con leche, cajetas y otras delicias.

Primero hay que lavar muy bien 2 kilos hojas de chicasquil, ponerlas en una olla con suficiente agua y cocinarlas por una hora, estas deben de estar muy bien cocinadas. Elimíneles las venillas, para que no queden duras. Aparte se cocina 1 kilo de papas con una pizca de sal. Y en otro recipiente se cocina 1 kilo de falda o posta de res con ajos, apio, cebolla, pimiento, tomillo y especias que desee.




Estos 3 ingredientes una vez cocidos se pican. Se pone al fuego con aceite un poco de cebolla picada, chile dulce (pimiento), apio y se mezclan los ingredientes anteriores, bañándolos con pocos del caldo donde se cocinó la carne y condimentándolo. Para servir se le pone culantro bien picado y se sirve en gallos (con tortillas).


lunes, 29 de octubre de 2007

tamal de maicena


Puede ubicarse entre la categoría de panes, aunque también es un sabroso postre, lo más similar es un “pudín”. Pero no hay duda que es del gusto de todos y como muchas recetas también tiene sus variantes entre ingredientes adicionales y la misma confección, pero su principal elemento es la Maicena (fécula de maíz), de manera que es como un atol que luego se hornea y así se convierte en nuestro “Tamal de Maicena”.

Se hace en 3 partes, que luego se unen. Primero se pone a calentar 6 tazas de leche con 1 y 1/3 de taza de azúcar. Por aparte se disuelve 250 gramos de maicena en un poco de leche fría. En otro extremo, se baten con la mano 4 huevos con una pizca de sal y se le incorpora la maicena diluida. Esta mezcla se une a la leche caliente y se deja espesar moviendo con cuchara de madera para que no se pegue y se quita del fuego.


En este momento se le agrega 1 caja de natilla (nata - sour cream) y 1 barra de margarina. Se pasa a un pirex ligeramente engrasado y se hornea hasta que dore. Se deja enfriar completamente antes de partir en cuadritos. Otras variantes son agregar pasas o coco rayado.

jueves, 25 de octubre de 2007

vino de nance



El fruto del árbol de Nance (Byrsonima crassifolia L) también es conocido con diferentes nombres en América Latina: Changuguo, Nance Agrio; Nancito; Peralejo de sabana; en Tapal, Nanche. Es nativo del Sur de México y Centro América, se encuentra en Perú, Brasil y en las islas del Caribe. Se encuentra silvestre y muy raramente en plantaciones comerciales. Crece en el sotobosque de pinares, encinares y bosques secos.

Cuando están bien maduros tienen un sabor dulce, pero también los puede haber un poco ácidos. Una característica de este fruto es el fuerte aroma que despide. Se utiliza para fabricar vinos, cremas, helados; otra forma de consumirlo es en almíbar o en salmuera como si fueran aceitunas. Son en definitiva: ¡deliciosos! Aquí he preparado días atrás, este vino.

Se toman nances bien maduros. Se lavan bien y luego se pasan rápidamente por agua tibia y de inmediato se colocan en un recipiente con licor. En Costa Rica el guaro tradicional es el “Cacique”, así que para medio kilo de nances, un litro de guaro. Puede utilizarse aguardiente u otro licor claro. Se tapa, sellándolo bien y se deja fermentar por espacio 15 días. Durante ese tiempo, semanalmente se agita el recipiente. Debe estar en un lugar a temperatura ambiente, oscuro de preferencia.

A este tiempo, se calienta 1 taza de agua y se diluye una taza de miel de abeja, se retira del fuego y se incorporan clavos de olor y una astilla de canela. Al enfriar se incorpora a los nances y se vuelve a tapar por otros 15 días. Como otros vinos caseros, entre más tiempo se dejé mayor sabor tendrá. Pero este es un tiempo para dar con un vino tierno y de buen gusto. Se sirve en copas pequeñas, con un nance adentro. Salud!

viernes, 19 de octubre de 2007

queque de higos

 Ya con el fin de semana vienen los antojos. Así que para rematar con algo dulce les dejo esta receta a base de higos. En el jardín de la casa mi arbusto apenas empieza a dar sus primeros frutos, así que los compré en el super. Otra opción es añadir fruta picada.

Los ingredientes son: 2 1/2 tazas de harina cernida, 2 cditas de polvo de hornear, 1 ½ taza de azúcar, 100 g de mantequilla, 4 claras botidas a punto de nieve, 4 yemas de huevo, 1 taza de leche, 2 cdas de queso rayado, 1 cdita de canela en polvo, 1 cdita de jengibre rayado, 10 higos confitados o en almibar, picados finos, ½ taza de pasas picadas, 1 pizca de sal y azúcar en polvo para decorar.

Primero precalentamos el horno a 350 F. Se Bate la mantequilla con el azúcar hasta quedar cremosa, agregue las yemas de huevo. Luego agregue poco a poco la harina cernida junto con el polvo de hornear, la pizca de sal y alterne con leche y el queso. Se incorporan suavemente las claras batidas a punto de nieve, agregue la canela, el jengibre, los higos y pasas.
Al estar bien mezclados se vacía en un molde engrasado y enharinado y lleve a horno (350°) por 40 minutos aproximadamente. Se desmolda y espolvoree con azúcar en polvo para decorar. Al final lo saboreamos con helados de vainilla y unos botones de chocolate. Así de fácil de preparar, así también se acabo rápido.

jueves, 18 de octubre de 2007

Chop Suey seco

Una receta fácil, con  pasta tipo shop suey, ojalá de supermercado chino, que son más rizada y más blanca, pero muy rica y le agregamos nuestra salsa tica.


Cocine trocitos de carne de res, posta de cerdo y pechuga de pollo, un poquito de todo, se suda con especias como chile dulce, cebolla, ajos, tomillo y poco condimento y se le va incorporando poquitos de agua para reparar un caldo.

Retiramos la carne, pique o desmenuce  y en el caldo cocemos  trocitos de zanahoria, chayote, brócoli y coliflor, que quede al dente.

Incorporamos de nuevo la carne y puede espesarse (opcional) con una cucharada de maicena (fécula de maíz). Añada un poquito de salsa de soya, para dar color y sabor.. Aparte en una sartén o wok, se coloca mantequilla de derretir y se saltea la pasta escurrida (la que ha sido remojada en agua caliente).
Sirva una porción de pasta y cubra con un par de cucharadas de la mezcla de verduras y carne.

Coctel de Pepino



Un trago que como aperitivo o acompañante de las comidas es muy refrescante, Se coloca en un vaso alto una onza de vodka, una rodaja de pepino, una de naranja y otra de limón ácido. Le agregamos hielo y llenamos el vaso con Ginger Ale (o una gaseosa dulce).

El toque del pepino le da un sabor inmediato al trago. En otra presentación podría utilizarse los jugos respectivos, pero en imagen se vé mejor así. Salud!

martes, 16 de octubre de 2007

pescado empanizado

El aire, el ritmo de vida y la latitud son diferentes en las regiones de Costa Rica, Japón, Cuba, España, Islandia, pero, según los endocrinos todos tienen en su menú básico, el pescado, base principal de la dieta atlántica. Precisamente en noviembre del 2007, endocrinos y médicos se reunirán en Galicia para profundizar en el conocimiento de la dieta atlántica y preparar una definición adaptada a la vida habitual en el siglo XXI, teniendo en cuenta la industria de la alimentación, el ritmo de vida y las condiciones actuales. De ahí que destaquen que la definición de dieta mediterránea se hizo en los años cincuenta y desde entonces todo ha cambiado.

Por ejemplo, a pesar que la dieta atlántica sea más calórica, los especialistas coinciden en que el ritmo de trabajo y clima, lleva a que la ingesta de calorías sea necesariamente mayor. En lo que sí están todos de acuerdo, es que el futuro se dirige hacia la nutrigenómica, en la que la alimentación jugará un papel esencial para la prevención de enfermedades.

La función protectora de las células de productos como los pescados o el vinagre (en pequeñas cantidades) y el aceite de oliva, ya está demostrada. Incluso, los estudios van más allá e indican que estos componentes bioactivos pueden tener efectos capaces de frenar enfermedades degenerativas como el Párkison o el Alzhéimer.

La región de Nicoya en la provincia de Guanacaste (Norte de Costa Rica) ha sido estimada con grupos de personas de mayor edad en el planeta, seguida de Japón, Cuba y España. Así que les recomiendo para los que disfrutan del buen vivir, unos gallos (alimento contenido en una tortilla) de pescado!
Primero marinamos el pescado con un poco de pimienta blanca, orégano, tomillo, pizca de sal y lo dejamos reposar unos 30 mits. Luego lo pasamos por huevo y por harina de trigo con pan molido.
Los freimos y los escurrimos en papel toalla y finalmente, hacemos nuestro "gallo" con tortillas de trigo, lo acompañamos de verduritas cocidas al vapor, con unas gotas de vinagre y unas aceitunas rellenas! Provecho y larga vida.

lunes, 8 de octubre de 2007

tortillas caseras y palitos de maíz

Sin duda alguna en la región mesoamericana, tener la harina de maíz en forma comercializada es una gran alianza. Cuantos platillos nos ayudan a crear, “amarrar” las albóndigas, para espesar nuestros panes y hasta pasta para pizza se puede hacer. Pero algo sencillo para tomar café son las tortillas y los palitos de queso.

Antes cuando se tenían en las casas cocinas de leña, y se usaba “comales” (tipo sartén) para hacer tortillas era mejor. Claro entonces se hacían palmeadas, es decir a pura mano, ahora existen tablitas y otros medios que nos ayudan. Se mezclan unas 2-3 tazas de harina de maíz, 1 taza de natilla, 3 oz de mantequilla derretida, 1 taza de queso molido y un poquito de sal (dependiendo lo salado del queso). Se le incorpora cucharadas de agua tibia, (bien puede ser leche) hasta forma una masa suave y manejable. De aquí hacemos bolitas y utilizando plásticos las majamos para formar la tortilla y se cocinan en un sartén barnizado de aceite. Primero por un lado y luego por el otro. Cada vez que tenga una cocida la guarda en bolsa plástica para mantener su suavidad, pero es difícil tenerlas a la vista y no comérselas.
La otra opción es amasar y formar palitos con la misma masa preparada anteriormente. Se cocinan fritos en aceite o se pueden llevar al horno hasta que doren.

lunes, 1 de octubre de 2007

picadillo de olla de carne

Cuando era pequeño casi siempre por las tardes para la "comida" como decimos aquí (y no cena) se preparaba olla de carne. Esta es la preparación de carne con un buen caldo y luego añadir todo tipo de verduras, incluso repollo y en algunas zonas hasta plátano maduro. Normalmente siempre sobra de esta comida. Y queda para el día siguiente. Así que se aprovecha lo que sobra, se pica y se arma un picadillo como el que recién preparé. En este caso utilicé plátano verde picado, yuca picada, maíz y posta de carne.
En un sartén se fríe en aceite cebolla, chile dulce, apio. Se le incorpora achiote para darle color y la carne picada. Se agregan poquitos del caldo reservado para no dejar secar, se condimenta al gusto y se le añaden las verduras picadas. Cada vez que se va secando se pone caldo hasta dejar en una consistencia no muy seca. Al final se cubre con un poquito de culantro picado y listo para servir como acompañante de arroz o en gallos (con tortillas).

Vinos Teber



El consumo moderado de vino, el equivalente a un vaso o dos al día, puede mejorar la memoria humana, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Auckland difundido por la prensa neozelandesa. El estudio advierte también que el exceso en el beber, por el contrario, impide que se desarrollen las células del cerebro y podría dañar la memoria, aunque en momentos emotivos sí refuerza el recuerdo. Según se explica “en contra de la creencia popular, encontramos que una cantidad excesiva de alcohol impulsa el recuerdo de estímulos altamente emotivos, lo que implica que el concepto de beber para olvidar es poco probable que sea cierto”.

En Costa Rica aunque no es un país conocido por la producción de vinos, si existen pequeñas compañías, una de ellas elabora uno llamado TEBER. Tiene uno tinto pero dulce, es toda una delicia. Yo lo degusté en estos días y lo acompañé con una pasta con atún! Un sabor para no olvidar!