jueves, 18 de julio de 2019

pastel de papa



Una receta que les ofrece Cocina Costarricense para servir como entrada o plato fuerte. Disponga de unas 6 papas medianas. Cocine en agua y sal, enteras y con cáscara, en olla de presión por unos 20 minutos. O bien en olla convencional hasta que suavicen.

Pele y maje a convertir en puré. Añada mantequilla, sal y condimento al gusto.

Aparte cocine 1/2 kilo de carne molida, en un sartén con cebolla y especias de su elección (chile dulce, ajos). Aromatice con tomillo, orégano y sazón completa. Añada salsa de tomate y unas gotas de tabasco (opcional). 

En un pyrex, coloque una capa del puré de papa. Luego vierta la carne y extienda. Cubra con el resto del puré y rocíe con una mezcla de quesos (mozarella, pizzero) a cubrir toda la parte superior.
Lleve al horno precalentado, por unos 20 minutos (350°F/180°C) hasta que el queso gratine. Retire del horno, deje refrescar unos minutos y disfrute! ✌️

miércoles, 10 de julio de 2019

arroz con pollo

Fotografías cortesía de Carolina Céspedes

Desde la época de antaño, la población rural y campesina de Costa Rica, disponía de gallinas en sus patios. Aprovechando los huevos y siendo el recurso para elaborar y compartir los domingos, el almuerzo de intercambio familiar. Por la facilidad, disposición, economía y exquisito sabor del pollo combinado con arroz, casi siempre se preparaba éste, por lo que popularmente también se le dice “arroz con siempre”!.

Se considera que la carne del pollo es más suave que la de la gallina, tanto para cocinar, como ya preparado. Pero a su vez, la de la gallina aunque tarde más en cocinarse, tiene mejor sabor. Aún así lo tradicional es hacer el arroz con pollo!

Primero se parte en piezas un pollo entero. Se ponen dentro de una olla y se cubre con agua. Se le agrega una cucharadita de sal y 1 cucharadita de achiote, el colorante natural e ingrediente precolombino, que además de su color, también le brindará ese sabor dulce y particular. También 1 cebolla, 1 chile dulce, 1 tallo de apio, ramita de tomillo, 4 ajos, unas hojas de culantro de coyote y un par de cucharadas de salsa inglesa (en Costa Rica la marca Lizano). O bien los condimentos al gusto.
Cuando la carne está suave se retira y estando tibia se desmenuza. Puede usarse la pechuga y la carne de los muslos. El caldo se cuela y se reseva.

Aparte entonces se alista el arroz, con cebolla picada, chile dulce, vainicas en rodajitas y zanahoria rallada que se pone todo a sofreír. Se añade el arroz, se mezcla y se deja tostar levemente y entonces se añade el caldo reservado. Se tapa y se deja hasta que el arroz reviente y el líquido se haya consumido.

En este momento se puede integrar el pollo desmenuzado, y otros vegetales como arvejas (petit pois) y/o maíz dulce. Otra forma si se prefiere, es hacer un sofrito aparte, con salsa de tomate preparado, añadir vegetales extras, y el pollo. Cuando ya está el arroz se une a este sofrito. Esta segunda opción funciona mejor, cuando el arroz se ha preparado previamente y esté casi frio y por ende “suelto”.
Una tercera opción, que es menos común, es poner a cocinar el arroz y añadir ahí la carne ya cocinada, que se vuelva a cocinar con el arroz. De alguna forma también aporta sabor, pero la textura del arroz no será tan suelta como en las otras opciones.

Foto: Carolina Céspedes 
El arroz con pollo es muy rendidor. Se usa en todo acontecimiento social, de fiesta, familiar. Sirve incluso para llevar de paseo, comer al aire libre. Es común en Costa Rica acompañarlo de frijoles molidos, papas tostadas y ensalada (rusa o la clásica de caracolitos con atún). Un plato internacional con sello nacional!.


chilera de mimbro




El mimbro (Averrhoa bilimbi ), es un simpático fruto que nace de un corto árbol (5 a 10 metros de altura) y se genera del tronco mismo. No de las ramas como la gran mayoría.

Su color es verde y tiene familiaridad con la carambola. Se le conoce también como bilimbina, calamias, bilimbi, pepino de indias, grosella china o vinagrillo. Su alta acidez es lo que le caracteriza. De los más tiernos a estar maduros, tomando un tono amarillento conforme madura, así como la acuosidad y sabor.

Se disfruta solo con sal estando verde o tierno y maduro puede hacerse en refresco. Hoy Cocina Costarricense les invita a disfrutarlo en una chilera.


Requiere de unos 10 mimbros verdes (tiernos), que estén firmes y de piel bien lisa, que se parten en rebanadas y se cubren con jugo de limón.
Aparte disponga de 2 cebollas, 1 chile dulce, los parte en tiritas y los pasa 1 minuto por agua hirviendo. Se escurren y se dejan enfriar. En un recipiente de vidrio, coloca el mimbro y las especias. Integre también 2 chiles panameños picados y 2 chiles "aji" (o alguno picante), considerando que las semillas son las que más pican. Le añade vinagre blanco hasta la mitad y el resto con agua que haya sido hervida. Una cucharadita de sal y otra de azúcar. Se tapa y se deja en reposo en refrigeración al menos 24 horas. Lo ideal son 2 días para empezar a degustar.

Opcionalmente puede añadir otros vegetales como coliflor, zanahoria, vainicas.

lunes, 8 de julio de 2019

budin de pitanga


Siempre he considerado la receta del budín, como una de las más básica y esa ideal para iniciarse en el mundo de la cocina, por la facilidad de mezclar todos los ingredientes y hornear.
También creo que tan versátil, que acepta la inclusión de varios ingredientes extras, o uno solo para darle un sabor especial en cada ocasión. La receta básica del budín consiste en disponer de 1 bollo de pan salado, tipo baguette y dividir en trozos. Remojar en leche (menos de 1 litro) y dejar que se impregne bien. Luego añadir una barra de mantequilla (margarina) 120 gr, 2 huevos y 1 taza de azúcar. 

Ahora que en la casa tengo una cosecha de pitangas, he estado realizando varias recetas. Entre ellas jalea. En un recipiente se coloca 1 taza de agua y se añaden 3 tazas de la fruta. Se presiona cada una, para eliminar la semilla y que la pulpa quede en el agua. Luego se licua y se cuela. 

Se pone al fuego una olla con la pulpa licuada y 1 taza de azúcar. Se mueve constantemente por al menos 30 minutos hasta que tome la textura deseada. Cuando se enfría se espesa un poquito más. Esta jalea la usé para el budín, por lo que añadí la misma y solo 2 cucharadas extras de azúcar, que se mezclan con todos los otros ingredientes mencionados. 

Se vierte en un molde o varias pequeños engrasados de mantequilla y se lleva al horno precalentado, a temperatura media (350°F / 180°C) por unos 40 minutos, hasta que dore y esté firme al centro. Se deja enfriar para cortar en cuadritos y disfrutar.